Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/27 20:01

Alejandro Ordóñez se queda con 16 vehículos y 48 escoltas

Crece la polémica por cuenta del nutrido esquema de seguridad del exprocurador. A pesar de haber dejado el cargo hace más de un mes, la Procuraduría confirmó que puede quedarse con este por cuatro años más.

Alejandro Ordóñez junto a algunos de sus escoltas. Foto: Archivo SEMANA

La forma como Alejandro Ordóñez logró quedarse, aun después de dejar su cargo de procurador, con un abundante esquema de seguridad tiene al exprocurador en el ojo del huracán.

A través de un comunicado de prensa, la Procuraduría General confirmó que Ordóñez introdujo cambios en el reglamento que regula los esquemas de protección y de seguridad de la entidad en el 2009 y en el 2013.

Dichos cambios establecieron que quien fuera exprocurador o ex viceprocurador, y sus familias, podría mantener los esquemas de seguridad hasta por cuatro años después de la salida del cargo del funcionario. Dichas disposiciones lo tienen hoy dando explicaciones. Esto en razón de que ante su salida de la entidad el 19 de septiembre, se cumplió al pie de la letra la normativa existente y por lo tanto se mantuvo intacto su esquema de seguridad.

La directiva también establece que sólo un nuevo estudio de seguridad que sea ordenado por el jefe de seguridad, cargo que hoy ostenta el coronel Héctor Cruz, puede llevar a modificaciones en el esquema. Sin embargo, como el estudio no se ha realizado, el esquema se mantiene.

Según el presidente del Sindicato de la Procuraduría, William Millán, hay un “claro conflicto de intereses”, ya que Ordóñez modificó una resolución que lo terminó beneficiando.

“Llevo 36 años en la Procuraduría y nunca habíamos asistido a descaro semejante”, indica Millán, quien además cuestiona que el esquema se podrá prolongar hasta cuatro años, mientras que Ordóñez adelanta su campaña presidencial. Según Millán, el exprocurador tendría asignados 16 vehículos, cada uno con dos escoltas y un conductor.

Para el presidente del Sindicato, de mantenerse este esquema dejaría al nuevo procurador, Fernando Carrillo, prácticamente sin seguridad. Y aunque los exfuncionarios pueden solicitarlo, Ordóñez no ha enviado ninguna petición de protección ante la Unidad Nacional de Protección.

Semana.com trató de contactarse con Alejandro Ordóñez pero no fue posible.

El hecho ha generado polémica y múltiples reacciones en redes sociales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.