Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/02/29 19:50

¿Quiénes están detrás de las protestas de los ambulantes?

En Bogotá ya se han realizado al menos cinco manifestaciones por parte de vendedores. Varios políticos habrían encontrado campo fértil para captar apoyos.

La presidenta del Polo Democrático marchó con los vendedores ambulantes.

Las protestas de los últimos días por parte de vendedores ambulantes en Bogotá tienen un común denominador: detrás de los reclamos están algunos integrantes de los partidos de izquierda, es decir, las manifestaciones no serían espontáneas y estarían guiadas.

Según cifras del Instituto para la Economía Social (IPES), en la capital existe una población cercana a 50.000 vendedores ambulantes. Un dato significativo para quienes aspiran a crear una fuerza en contra de las políticas del alcalde Enrique Peñalosa.

Eso lo saben varios integrantes del Polo Democrático, como su presidenta, Clara López, y el representante a la Cámara Alirio Uribe. En el progresismo, el partido de Gustavo Petro, está el concejal Hollman Morris. En la Alianza Verde están los representantes: Ángela Robledo e Inti Asprilla. Todos han declarado abiertamente que respaldan a los comerciantes informales.

Los primeros pasos para que se consolidara el apoyo hacia este grupo de comerciantes se iniciaron el 3 de febrero, cuando en el Congreso se organizó una audiencia pública con 600 vendedores. Ese día se acordó instalar una mesa de concertación y realizar una movilización pacífica que tuvo lugar este lunes.

Por eso no fue raro ver este lunes a Clara López en la tarima ubicada en la Plaza de Bolívar defendiendo las propuestas de los vendedores. Desde la izquierda se asegura que esta decisión de apoyo al sector no es nueva y responde a su ideario. “No creo que la presencia mía sea politización de la marcha, toda la vida he estado respaldando la causa de los vendedores ambulantes”, señaló la dirigente.  

Pero eso no es lo que piensan en la Administración Distrital, que ha reclamado que se use a los vendedores para protestar.

El secretario de Gobierno, Miguel Uribe, manifestó que las últimas administraciones de la izquierda fueron permisivas en el uso del espacio público. “Desafortunadamente son ellos los que hoy reclaman soluciones y no hicieron nada por esta población vulnerable”, dijo Uribe.

En la izquierda consideran que la decisión de Peñalosa para desalojar a los vendedores ambulantes viola la Constitución y está a punto de crear “una bomba social en la ciudad de Bogotá”. Por eso exigen reubicación con concertación y que no se violen “sus derechos fundamentales al trabajo y al mínimo vital”.

Es cierto que el Consejo de Estado y la Corte Constitucional han señalado en varios fallos que cuando los vendedores ambulantes han ejercido su actividad por varios años sin que las autoridades se lo impidan, la decisión para desalojarlos no puede ser intempestiva. Debe establecer planes de reubicación y permitir que quienes ejercen esa actividad la puedan desarrollar mientras se materializa esa reubicación.

Tampoco suena descabellado concluir que las actuaciones de la izquierda en este caso sólo acentúen las inconformidades de este sector con la actual administración, sin que se propongan soluciones de fondo.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.