Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2006 12:00:00 AM

Por amor al arte

Los realizadores de cine y las editoriales están felices porque las leyes de fomento a la cultura se salvaron del ajuste tributario.

En medio del debate por el recorte que sufrió la reforma tributaria en el Congreso, pasó de agache una noticia que les cayó muy bien a los amantes de los libros y el cine.

Los ponentes del proyecto de ajuste a los impuestos entendieron la importancia que tienen las gabelas tributarias para fomentar estas dos industrias, y por eso, el texto final de la reforma dejó quietas las exenciones vigentes para la producción de libros y cine en Colombia.

Muchos representantes de las industrias editorial y cinematográfica se mostraron preocupados por la posibilidad de que desaparecieran estos beneficios, tal y como lo había propuesto el gobierno nacional. Sólo esa idea erizaba a más de uno, por las eventuales implicaciones de esa decisión, en dos sectores a los que esta clase de medidas ha impulsado en los últimos años.

El senador Gabriel Zapata, coordinador de ponentes de la tributaria, destacó que de haber prosperado la eliminación de estas gabelas, se habrían echado por la borda los grandes avances que se lograron en los últimos años.

"Fue un consenso general el que hubo acerca de mantener los beneficios. Y así lo entendieron hasta sectores más renuentes de la oposición, que estuvieron de acuerdo con que es necesario para incentivar estas actividades", comentó el congresista.

Hoy los beneficios con que cuenta la industria editorial se refieren a la exención de IVA para la venta de productos como textos escolares y otros libros, y la exención en el impuesto de renta.

Zapata explicó que, por su parte, la Ley del cine permite invertir en la realización cinematográfica y por cada 100 pesos destinados a promover esta industria, el contribuyente puede deducir 125 pesos en el pago de su impuesto de renta.

El senador conservador fue el coordinador de ponentes y quien canalizó las preocupaciones de la bancada uribista sobre los efectos que tendría la eliminación de estos beneficios.

Es claro que las exenciones de impuestos han sido importantes para ambas industrias. En los últimos tres años en que ha estado en vigencia la ley del cine, la producción cinematográfica nacional se ha disparado y ya van más de 20 proyectos de estreno en este período.

Básicamente lo que permite la norma es que más empresarios vean como una posibilidad rentable el negocio de financiar el séptimo arte.

En el mismo sentido va la Ley del libro, que tiene vigencia hasta 2013. Esta norma ha permitido en los últimos años aumentar las exportaciones de productos editoriales.

Así lo reconoce el presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana del Libro, Moisés Melo, quien afirmó que Colombia es hoy un exportador neto de libros. Sólo a junio, el país le vendió al mundo 72 millones de dólares en libros y la balanza comercial era superavitaria en más de 50 millones de dólares.

La reforma pasa ahora a su segundo debate en las plenarias de Senado. Tanto los libros como el cine mantendrán sus gabelas, una decisión que muestra cómo es posible sostener políticas de fomento para sectores culturales que son clave en la formación de identidad para cualquier país. Una decisión por amor al arte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.