Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/10/04 00:00

Por chuzadas, Procuraduría destituye e inhabilita a funcionarios del gobierno Uribe

Por espionaje a magistrados y a otras figuras de la vida pública, la Procuraduría inhabilitó por 18 años al ex secretario de la Presidencia, Bernardo Moreno; a la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado y al ex director de la Uiaf, Mario Aranguren. Y a Jorge Noguera por 20 años.

Bernardo Moreno, Mario Aranguren, José Miguel Narváez y María del Pilar Hurtado.

Por considerar que incurrieron en faltas disciplinarias gravísismas, el procurador general, Alejandro Ordóñez, destituyó e inhabilitó a varios funcionarios del gobierno del ex presidente Álvaro Uribe por el caso de las interceptaciones ilegales y seguimientos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, miembros de la oposición y periodistas.
 
Las decisiones
 
Las sanciones más drásticas del Ministerio Público fueron contra: 
 
Jorge Noguera, ex director del DAS, y Jose Miguel Narváez, ex subdirector del organimo, quienes fueron inhabilitados por 20 años; Bernardo Moreno, ex secretario de la Presidencia de la República, María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS, y Mario Aranguren, ex director de la Unidad de Análisis Financiero (Uiaf), por 18 años. 
 
Además de ellos, otros tres subdirectores del DAS fueron inhabilitados: Jorge Alberto  Lagos, ex subdirector de contrainteligencia; Fernando Tavares, subdirector de inteligencia; y Carlos Arzayús, ex subdirector de operaciones, por 15 años.
 
Andrés Peñate, ex director del organismo de inteligencia recibió una sanción de 8 meses de suspensión y una multa de $22´598.224.
 
La Procuraduría encontró responsable a Noguera por haber permitido, "de forma continua", que el G3 interceptara lllamadas telefónicas y correos, sin orden judicial, de diversas ONG, periodistas, activistas políticos, entre otros. A Narváez por haber ordenado a funcionarios del DAS interceptar a algunas personas, "en una clara extralimitación de sus funciones".  A Arzayús por los mismos hechos, pero también por "haber obtenido información de manera ilegal". A Tabares por haber permitido que funcionarios adscritos a su unidad participaran en tareas de seguimiento ilegal. A Lagos por haber ejecutado una orden, de Hurtado, de "realizar labores de seguimiento". A Hurtado haber dado órdenes en ese sentido. Y a Peñate por haber "omitido" su deber, pues no puso en conocimiento de las autoridades las irregularidades de las que tenía conocimiento.

César Julio Valencia, ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia y uno de los 'chuzados', dijo: “ojalá se continúe con esa tarea y que se llegue aún más arriba, para saber quién o quiénes fueron los determinadores de esta empresa criminal, como lo dijo ya la Fiscalía General de la Nación”, dijo a Caracol Noticias.

Estos son algunos de los elementos que la Procuraduría tuvo en cuenta durante la investigación:
 
Bernardo Moreno
Ex secretario general de la Presidencia
Llamado a interrogatorio por la Fiscalía General

En febrero de este año, la Procuraduría General abrió pliego de cargos contra Moreno dentro del escándalo por el espionaje del DAS. Está señalado de extralimitación de funciones por haber participado en una reunión en su despacho a la que asistieron funcionarios de Inteligencia del DAS y de la UIAF para recibir información sobre un viaje de un grupo de magistrados de la Corte a Neiva, datos que posteriormente fueron filtrados a la prensa con el fin de desacreditar a los togados.

Por el caso del DAS el escenario más complejo para Moreno está en la investigación que adelanta en su contra la Fiscalía General, en donde se indaga su posible responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir agravado y abuso de autoridad. El pasado 9 de julio, el ex jefe de inteligencia del DAS Fernando Tabares le dijo a la Fiscalía que: “el requerimiento (indagar sobre magistrados) hecho por Bernardo Moreno sí influyó en gran medida en lo realizado por la Dirección General de Inteligencia a partir de septiembre del 2007 y gran parte del año 2008 para la obtención de información de los tres temas de interés de la Presidencia de la República, tales como la ubicación de fuentes dentro de la Corte Suprema de Justicia y el incremento del esfuerzo de búsqueda de información sobre la senadora Piedad Córdoba. Es importante aclarar que el flujo de información de la misma, relacionada con los dos temas (Corte Suprema y Piedad) tenía como único destinatario el alto gobierno”.

La declaración del ex jefe de inteligencia comprometió seriamente a Moreno por haber supuestamente ordenado averiguar irregularmente sobre actividades de magistrados de la Corte y políticos de oposición. Además lo relacionó con el hecho de que el ex secretario general de la Presidencia también estaba al tanto de la infiltración por parte de miembros del DAS en la propia Corte, en donde se grabaron ilegalmente sesiones y reuniones privadas de los magistrados.

Pero Tabares no es el único que ha mencionado a Moreno.
El ex jefe de contrainteligencia del DAS Jorge Lagos, condenado por el caso de espionaje y quien aceptó los cargos y pidió perdón, ya había dicho que asistió a la sede presidencial en compañía de la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado y de Fernando Tabares, para reunirse con el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, con el fin de hablar del caso del viaje de los magistrados y el manejo que le darían. El ex director de la UIAF Mario Aranguren también había mencionado que entregó información financiera confidencial a Moreno y otros funcionarios del DAS y la Presidencia.

Lo que ha dicho:
Moreno ha argumentado en repetidas oportunidades que jamás se extralimitó, ni excedió los límites legales al haber solicitado información del viaje de los magistrados. Tabares afirmó también que aparte de las reuniones que tuvo en la Presidencia, acudió a un desayuno con Moreno en el Club Metropolitan de Bogotá en compañía de Hurtado, pero, a diferencia de lo afirmado por Tabares, Bernardo Moreno dijo que los temas que se trataron en esa reunión tenían que ver con el interés de la Presidencia por estar enterados sobre temas de orden público y narcotráfico.

El pasado 28 de julio, Moreno acudió a la Fiscalía para responder un interrogatorio. Al finalizar la diligencia, su abogado, Jaime Granados, dijo que “la reunión del club nunca se negó. Desde el primer día, el 9 de julio del año pasado, Moreno informó de la existencia de ese desayuno, que no tuvo nada ilegal (...) Confiamos en que la Fiscalía, al investigar, pueda establecer que Tabares mintió y le niegue el principio de oportunidad”, dijo Granados, quien también afirmó que Tabares miente y que instaurarán una demanda por calumnia en su contra.

Mario Aranguren
Ex director de la UIAF
Acusado por la Fiscalía de los delitos de concierto para delinquir agravado, prevaricato por acción y abuso de función pública.


A finales de mayo pasado, la Fiscalía presentó ante un juez un escrito de acusación contra el ex director de la Unidad de Inteligencia y Análisis Financiero (UIAF). De acuerdo con la Fiscalía, desde finales del 2007 y durante el 2008, Aranguren y funcionarios del DAS concertaron para realizar “conjuntamente y de forma ilegal una serie de actividades investigativas sobre algunos magistrados, encaminadas a establecer vínculos con agentes del narcotráfico o con cualquier persona o conducta al margen de la ley”.

El fiscal hizo énfasis en que el objetivo era generar una campaña de desprestigio y que dichas actividades habrían sido ordenadas por funcionarios del Gobierno. “El 16 de mayo del 2008, Aranguren Rincón hizo una reunión en su oficina con la directora del DAS (María del Pilar Hurtado), Jorge Alberto Lagos y Luis Eduardo Daza, con el fin de conocer los avances de las averiguaciones adelantadas contra Ascencio Reyes y los magistrados de la Corte... de manera permanente y sistemática con otros servidores públicos del DAS y otras instancias gubernamentales para la ejecución indeterminada de delitos. Como director general y subdirector de análisis de operaciones de la UIAF, dirigieron y organizaron la empresa criminal”.

El organismo investigativo estableció que la UIAF formó parte de la campaña de desprestigio que se elaboró en contra de la Corte Suprema de Justicia al entregar información, de carácter reservado, al parecer requerida y conocida por funcionarios del Gobierno Nacional.

La Defensa

Aranguren ha reconocido que el ex secretario general de la Presidencia Bernardo Moreno lo citó en Palacio y le entregó un sobre cerrado que contenía información sobre el viaje a Neiva de un grupo de magistrados, organizado por el empresario Ascencio Reyes. Le dijo: “Director, esto es competencia de la UIAF y tiene que ver con Ascencio Reyes y un vuelo chárter. Aranguren también ha reconocido que sobre ese caso entregó información al ex jefe de contrainteligencia del DAS Jorge Lagos, pero ha insistido en que nunca participó en un complot contra magistrados, políticos y periodistas, y se limitó simplemente a entregar información en virtud de acuerdos interinstitucionales.

María del Pilar Hurtado
Ex directora del DAS (30 de agosto del 2007-22 octubre del 2008)
Está a la espera que la Fiscalía diseñe el programa metodológico para iniciar investigación en su contra.

“Todo se inicia después de la posesión de la doctora María del Pilar Hurtado como directora del DAS, el 31 de agosto del 2007. Los días siguientes ella me invita a que la acompañe a un desayuno de trabajo que iba a tener con Bernardo Moreno en el Metropolitan Club de la ciudad de Bogotá. (…) Ella nos presentó y le indicó que yo era director general de Inteligencia del DAS. Moreno le manifestó a Hurtado que el interés del señor Presidente de la República era que el DAS lo mantuviera informado sobre cuatro temas o aspectos principales: la Corte Suprema de Justicia, la senadora Piedad Córdoba, el senador Gustavo Petro y el periodista Daniel Coronell... Terminado ese desayuno, yo me regreso con la doctora Hurtado y ella me pregunta que si nosotros tenemos cómo informar al Presidente sobre esos temas. Le dije que sobre los tres primeros temas, la Corte Suprema de Justicia, Piedad Córdoba y Gustavo Petro, no le veía ningún inconveniente porque están enmarcados dentro de nuestras funciones como proveedores de inteligencia para el alto gobierno, pero que en el de Daniel Coronell yo lo veía más como un tema personal y que no veía cómo el DAS podría adelantar labores de inteligencia sobre esta persona… Ella impartió instrucciones para que empezáramos a centrar lo más posible nuestras labores sobre ese requerimiento transmitido por Moreno, y al interior del DAS se inició la elaboración de documentos y la recolección de información correspondiente... En el caso específico del senador Gustavo Petro, la subdirección de Contrainteligencia desde tiempo atrás venía recopilando información al respecto… En el tema de Córdoba… se realizaron labores de inteligencia tendientes a obtener más información . Esta era entregada a la Dirección del departamento, para que, a su vez, la pusiera en conocimiento del Presidente de la República (...)”. Esta declaración del ex jefe de inteligencia del DAS Fernando Tabares es sólo una de las múltiples pruebas que tienen seriamente enredada a María del Pilar Hurtado en las investigaciones que se adelantan en su contra en la Fiscalía y en la Procuraduría por el caso de las “chuzadas” del DAS.

La Fiscalía y Procuraduría tienen también correos internos del DAS en los que la ex subdirectora de operaciones Marta Leal le reportaba a Hurtado unas actividades irregulares contra el abogado Ramiro Bejarano y el ex presidente de la Corte César Julio Valencia. “Me enteré por palabras de Leal que Hurtado le había ordenado esas diligencias en cumplimiento de instrucciones de la Casa de Nariño con el fin de apoyar la labor que realizaban los abogados defensores del Presidente...”, dijo Tabares a la Fiscalía al referirse a ese hecho específicamente.

De acuerdo con los correos internos cruzados entre la cúpula del DAS, es claro que, al menos durante las tres primeras semanas de abril del 2008, un numeroso grupo de detectives estuvo dedicado a escarbar en todas las notarías existentes en Bogotá con el único fin de buscar información sobre César Julio Valencia Copete, quien era en ese entonces el presidente de la Corte Suprema de Justicia, e hicieron lo mismo con su abogado, Ramiro Bejarano. “Los funcionarios encargados de la tarea continúan haciendo descartes, especialmente en las notarías del norte, pero a la fecha no han encontrado nada. Mañana continúan”, dice un correo enviado por un detective el martes 1° de abril del 2008 a la subdirectora de operaciones, Martha Leal. Al día siguiente, esta funcionaria le envió a las 12:15 un correo electrónico a la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, en donde le reporta los primeros hallazgos cumpliendo su orden: “Doctora, en relación con su requerimiento me permito informarle que el señor Ramiro Bejarano Guzmán c.c. (...) registra en catastro un inmueble en la carrera (...). Así mismo el señor Valencia Copete Cesar Julio c.c. (...) registra un inmueble en la calle (...). Continuamos con las labores de verificación en las diferentes notarías ya que son más de ochenta en toda la ciudad”.

Para las fechas de las pesquisas ilegales emprendidas por el DAS, el magistrado y su defensor estaban en el momento más difícil por cuenta del enfrentamiento con el presidente Álvaro Uribe, a raíz de la demanda por injuria y calumnia que el mandatario adelantaba contra Valencia. Esos correos demuestran además que, a diferencia de lo que ha argumentado Hurtado en su defensa, el espionaje contra miembros de la Corte no se había limitado al episodio de indagar sobre el viaje de unos magistrados a Neiva. Sobre este último hecho, Hurtado también aparece seriamente comprometida en la investigación de la Fiscalía, ya que no sólo participó activamente como directora del DAS en esos seguimientos al ordenar a sus subalternos ejecutarlos, sino que, como ella lo ha reconocido, participó en reuniones para recibir y cruzar información sobre ese caso con la UIAF.

Defensa:
Hurtado ha dicho que ella es “un chivo expiatorio” y en su defensa ha sostenido insistentemente que nunca siguió a magistrados o miembros de la Corte. Afirma que simplemente cumplió un requerimiento hecho por Bernardo Moreno encaminado a saber si un polémico abogado, presuntamente relacionado con la mafia, estaba infiltrando a la Corte Suprema. Sin embargo, más allá, Hurtado deberá explicarle a la justicia también por qué y para qué aceptó infiltrar funcionarios del DAS al interior de la Corte con el fin de grabar las reuniones privadas de los magistrados, hechos que ya han sido confesados por quienes fueron sus jefes de inteligencia y contrainteligencia y por aquellos que participaron en la infiltración.

Andrés Peñate
Ex director del DAS
(Octubre del 2005 a agosto del 2007)
Está a la espera que la Fiscalía General diseñe el programa metodológico para iniciar investigación en su contra


La Procuraduría General abrió el año pasado una investigación contra él, al considerar que: “de acuerdo con los resultados de la investigación, el señor Peñate Giraldo, al parecer, pudo haber incurrido en falta disciplinaria por haber omitido su deber de poner en conocimiento de las autoridades competentes, las presuntas irregularidades cometidas por funcionarios adscritos al DAS, consistentes en interceptación de comunicaciones y correos electrónicos, así como el seguimiento a diversas personas, sin el lleno de los requisitos legales, lo cual pudo ser constitutivo de conductas delictivas, disciplinarias y fiscales por parte de dichos funcionarios.”, dice el pliego de cargos en contra de Peñate.

Andrés Peñate fue quien nombró como jefes de inteligencia y contrainteligencia a Fernando Tabares y Jorge Lagos, respectivamente, funcionarios que aceptaron y confesaron (incluso Lagos aceptó condena) haber participado en el espionaje ilegal del DAS. Aunque la Fiscalía, por su parte, también abrió desde el año pasado una investigación en su contra, después de 18 meses ésta aún se encuentra en la etapa de diseño de programa metodológico para adelantar las investigaciones.

Defensa:
Peñate siempre ha negado que durante su administración se adelantara algún tipo de actividad ilegal de espionaje o seguimientos. Sin embargo, como testigo en el juicio que la Corte Suprema adelanta contra Jorge Noguera y en una declaración ante la Fiscalía, Peñate reconoció que cuando asumió la dirección del DAS encontró serias y graves irregularidades adelantadas por esa entidad antes de su llegada. Estas incluían el espionaje por parte del DAS a diversas personalidades del país, de las cuales él mismo y su familia fueron víctimas cuando se desempeñó como viceministro de defensa.

Jorge Noguera
Ex director del DAS
(Agosto 2002-octubre 2005)

Noguera tiene varias investigaciones en la Fiscalía y Procuraduría por presuntos nexos con paramilitarismo. En el caso que tiene que ver concretamente con el espionaje del DAS durante su administración, la Fiscalía ha encontrado abundante documentación sobre interceptaciones ilegales, seguimientos y amenazas por parte del miembros de ese organismo de inteligencia contra ONG, políticos de oposición, periodistas y sindicalistas.

Defensa:
Esas actividades ilegales fueron adelantadas por un polémico grupo conocido al interior del DAS como G-3. Aunque esos hechos ocurrieron cuando Noguera fue director el ex funcionario ha sido enfático en afirmar que el siniestro grupo G-3 operó sin su autorización o conocimiento y las actividades estuvieron coordinadas y orientadas de manera clandestina y paralela por quien fue su asesor y subdirector, José Miguel Narváez.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.