Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/14/1998 12:00:00 AM

POR CUENTA PROPIA

Según las autoridades, Gustavo Upegui recogió las bandas de sicarios que manejaba Pablo Escobar.

El miercoles en la noche El Parque Estadio de Envigado se llenó de aficionados al fútbol. El equipo de casa se enfrentaba al Independiente Santa Fe. El partido fue muy reñido pero los hinchas paisas estuvieron felices por el triunfo 1-0. Lo que nadie sabía era que en el estadio se encontraban, camuflados, cerca de 20 hombres del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía. Los agentes se pusieron la camiseta y la cachucha del Envigado y entraron al partido con banderines. Los investigadores permanecieron en las gradas durante los 90 minutos que duró el juego atentos a todo lo que pasaba en el palco del Envigado Fútbol Club. En el mismo instante en que el árbitro dio por terminado el partido los hombres de la Fiscalía abandonaron sus puestos y salieron tras el mayor accionista del club antioqueño, Gustavo Adolfo Upegui López. La unidad de derechos humanos de la Fiscalía lo solicitaba para que respondiera por varios delitos: la conformación de grupos paramilitares y el secuestro y desaparición de los captores de sus hijos. Su nombre también aparece relacionado con el grupo de sicarios sindicado de la muerte de Mario Calderón y su esposa, investigadores del Cinep. Según los fiscales que están al frente de la investigación, Upegui habría patrocinado bandas de sicarios que trabajaban para el antiguo cartel de Medellín. Quienes conocen el caso dicen que después de la muerte de Pablo Escobar estas organizaciones delincuenciales quedaron a la deriva y que fue Upegui quien logró reunirlas en una especie de confederación. Los agentes aseguran que una de las más temibles es la conocida como 'La Terraza'. Esta banda se habría encargado, por ejemplo, del robo a la empresa de valores Brinks, de donde fueron sustraídos más de 10.000 millones de pesos. En esa operación participaron 32 personas. Aunque en esta investigación no se encuentra relacionado, su nombre sí aparece mencionado en la abierta por el asesinato de los investigadores del Cinep. Las autoridades comprobaron que algunos de los sicarios que participaron en el homicidio formaban parte de la banda 'La Terraza'. Para las autoridades este hecho es muy relevante, pues el jefe de las autodefensas de Córdoba y Urabá, Carlos Castaño, está sindicado de ser el autor intelectual de ese homicidio. Además los investigadores tienen en su poder pruebas que revelan que estas bandas de sicarios bajo su dirección también trabajan para el grupo paramilitar de Castaño. Los investigadores también tratan de establecer si Upegui utilizó un grupo de sicarios para presionar a los secuestradores que tenían cautivos a sus hijos. A finales del 95 su hijo Andrés Felipe, campeón de bicicross, fue sacado violentamente de una iglesia en Medellín por cuatro hombres que pidieron una gruesa suma de dinero. Cinco meses después varios hombres fuertemente armados entraron a su finca en Sabaneta y se llevaron a su otro hijo, Juan Pablo. Según las autoridades, esto y una carta de su hijo Andrés Felipe que decía: "Trata de agilizar las cosas lo más ligero que se pueda, estos días están muy largos", desesperó al accionista deportivo. Los testimonios y pruebas que tiene la Fiscalía señalan que Upegui habría decidido actuar por cuenta propia. El grupo que organizó para lograr sus propósitos, según la investigación, es responsable del secuestro y desaparición de tres de los plagiarios de su hijo deportista. Este hecho provocó una guerra entre las bandas de sicarios y los secuestradores que ha dejado varios muertos, entre ellos algunos investigadores del CTI de la Fiscalía en Medellín. Para el abogado de Upegui, Gustavo Salazar Pineda, es absurdo vincular a su defendido en una investigación por secuestro. "Es decir, le secuestran a sus hijos y él termina respondiendo por todo", dijo. Los problemas para Upegui no paran ahí. Otro lío jurídico empieza a rondarlo, pues los organismos de seguridad tienen algunos informes que involucran a un hombre con el alias de 'Mayor Upegui' con los nuevos carteles de la droga de Medellín y a quien consideran el jefe de la organización. Los investigadores tratan de establecer si se trata del mismo personaje. Los hombres de la Fiscalía aseguran que la investigación hasta ahora comienza. En los próximos días se producirán otras capturas. Según las autoridades, están tras la pista de algunos jefes de bandas de sicarios, entre ellos uno que responde al alias de 'Don Bernardo'.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.