Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2011 12:00:00 AM

¿Por qué un funcionario de la Procuraduría decidió demandar a Ordóñez?

Daniel Sastoque Coronado trabaja desde hace tres años en el Ministerio Público y hace apenas unos días interpuso una acción de tutela contra el procurador Alejandro Ordóñez. ¿Cuál es la razón?

Daniel Sastoque Coronado no cree que deba ser catalogado como un “valiente”, y ni mucho menos como un “rebelde”. Él dice que lo único que hizo fue intentar que en el lugar en donde trabaja (desde hace tres años) se respeten sus derechos. Se cumpla con la Constitución, agrega.
 
Él interpuso una acción de tutela contra el procurador Alejandro Ordóñez ante el Tribunal Superior de Bogotá. La razón que esgrime es que según “las creencias del Procurador, de la figura de poder que representa, y del proselitismo religioso que hace dentro de la entidad, se está imponiendo, de manera velada, que para ser buen funcionario público es necesario ser buen católico”.
 
¿De qué forma? “De muchas. Por ejemplo, con la presencia en lugares públicos de la entidad de imágenes religiosas. En el auditorio Antonio Nariño en donde se hacen diferentes actividades hay un crucifijo de gran tamaño. Lo mismo hay en la sala de audiencias disciplinarias. En la oficina de seguridad hay una figura de los caballeros templarios, que también hemos visto estampada en papelería de la misma oficina. Además hay unos calendarios que fueron repartidos al interior de la institución en las que hay frases que insinúan (ver galería fotos) que para ser buen empleado se debe ser buen católico”.
 
Daniel pide que se le proteja su derecho a tener libertad religiosa, tal y como lo contempla la Constitución del 91. “Pido que se ordene desmontar los objetos, el oratorio(...) mucha gente no tiene donde meter papeles, archivos, pero sí hay espacio para un oratorio”, señala, y advierte que la tutela sólo pretende hacer valer sus derechos. “La calificación de buen o mal empleado debe estar ligada exclusivamente al desempeño profesional, no a las creencias religiosas de las personas”.
 
Daniel ingresó a la Procuraduría por concurso de méritos, según cuenta. Estudió derecho en la Universidad Nacional, es especialista en derechos humanos de la Escuela Superior de Administración Pública y adelanta una maestría, también en derechos humanos con énfasis en litigio internacional en la Universidad Santo Tomás.
 
Él dice que desde la llega de Ordóñez al cargo como Procurador ha sido difícil la situación para las personas que piensan diferente a él. “Pero no todos lo dicen”, asegura Daniel y recuerda que fue cambiado de su cargo, según él, sin razón alguna.
 
“Cuando entré a trabajar en la Procuraduría lo hice en la Procuraduría delegada preventiva en derechos humanos, estuve hasta hace un año allí en donde trabajaba con grupos étnicos, LGTBI, afro (...) de ahí me pasaron a la Procuraduría regional de Cundinamarca a prestar un servicio diferente al que podría ofrecer con mi formación”, señala Daniel. Por ese hecho, él también interpuso una tutela, que está por resolverse en la Corte Suprema de Justicia.
 
Daniel dice que sus peticiones no pretenden generar escándalos ni controversias, simplemente “cumplir como institución y servidor público lo que dicta la Constitución. (El Procurador) es el principal llamado a cumplirla y a permitir que haya espacio para todos los credos. No debe haber imposición religiosa dentro de una institución como lo es la Procuraduría General de la Nación”, señala.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.