Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2011 12:00:00 AM

¿Por qué mataron a 'Yhiel', un rapero de la Comuna 13?

Van cinco jóvenes artistas muertos en ese sector de Medellín. Tienen en común que cantan hip-hop, quieren que más jóvenes se unan a sus 'parches' de no violencia, y que han pasado por "zonas prohibidas".

Cualquier joven de la comuna 13 de Medellín es susceptible de morir violentamente. Los que integran alguno de los combos que hay en esa zona pueden caer víctimas del disparo de un enemigo. Y los que no, a pesar de no representar una amenaza para ninguno de los grupos ilegales, también son blanco de los violentos.
 
Eso le pasó a Daniel Alejandro Sierra Montoya, un muchacho que, a sus 17 años y recién egresado del colegio, reconocían en la zona como un rapero de la agrupación Ruta Difusa. Su nombre artístico era ‘Yhiel’ y, de acuerdo con versiones de sus vecinos, no pertenecía a ninguna agrupación ilegal. Al contrario, sus canciones estaban llenas de mensajes de vida.
 
Sin embargo, recibió varios disparos el pasado sábado a las 9:30 de la noche. Según las informaciones conocidas hasta ahora, el muchacho salía a esa hora de hacerle la visita a una amiga en el barrio Antonio Nariño y pasó por una zona prohibida. Fue cuando dos hombres se le acercaron a pie y le dispararon. Daniel Alejandro murió.
 
Las calles de la comuna 13 de Medellín, como casi todos los barrios periféricos de la ciudad, están divididas por las llamadas fronteras invisibles. Se trata de límites que ponen los integrantes de combos para controlar el territorio e impedir que personas de zonas vecinas pasen por ellos.
 
La mayor hipótesis que se maneja, por ahora, respecto de la muerte de Daniel Alejandro es que, tal vez, él cruzó una de esas fronteras y eso llevó a su muerte.
 
El general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, ha dicho ante los medios de comunicación que aún no se puede asegurar si la muerte de este rapero se debe a sus pacíficos mensajes o a su actividad cultural.
 
Pero las coincidencias de su muerte con la de otros cuatro jóvenes de la misma comuna que se dedicaban a actividades similares, han generado sospechas al respecto.
 
Desde agosto de 2009, empezó una racha de muertes de muchachos artistas de aquel sector de Medellín. El 24 de ese mes, fue muerto Héctor Enrique Pacheco Marmolejo, un chico de apenas 20 años, que apodaban ‘Colacho’. En aquel momento, sus vecinos enfatizaron en que hablar de paz fue su sentencia de muerte.
 
Días antes de que lo asesinaran, él había hablado en un evento de la Alcaldía en el Parque Biblioteca San Javier. Tuvo la oportunidad de hablar ante el micrófono para invitar a los jóvenes a que expresaran mediante el hip-hop aquellas cosas que no podían decir “ni en la sociedad, ni en las familias”, fue su invitación.
 
El siguiente joven artista que murió en la comuna 13 fue Andrés Medina, de la agrupación Son Batá. El 3 de julio de 2010, a las 6:30 de la mañana, recibió tres disparos mientras se dirigía a la sede de su agrupación. Había muchas cuestiones logísticas qué organizar ese día, pues la entonces ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno, iba a visitarlos.
 
La labor de esta agrupación, que ya la conforman más de 100 muchachos, ha sido quitarles jóvenes a la guerra. Tal vez, por eso Andrés Medina también firmó su sentencia de muerte.
 
Apenas un mes más tarde, el 5 de agosto de 2010, Marcelo Pimienta Sánchez, de 23 años, conocido como ‘Mc. Chelo’, fue muerto en el sector La Floresta. Él era compositor e imporvisador de canciones de hip-hop y fundador del grupo Esk-lones.
 
También integraba la Red Cultural Élite Hip-Hop, desde donde se busca “debilitar el pie de fuerza de adolescentes y jóvenes de los que se alimenta la guerra”, según el lema de aquella agrupación. La idea es ofrecerles otras alternativas para encontrar un motivo para vivir, como las propuestas artísticas que desde su juventud puedan hacer.

Pero a ‘Mc. Chelo’ le acabaron pronto la vida, tal vez, los mismos que se alimentan del combustible que quiso quitarles a los violentos.
 
Con su muerte, no terminó la oleada de atentados contra estos jóvenes. El pasado 13 de marzo, la víctima fue David Fernando Romero Galindo, a quien apodaban el ‘Gordo’. Él también hacía parte del grupo Esk-lones y fue asesinado en su propia casa, cuando hombres armados llegaron y preguntaron por él. Cuando salía a la puerta, le dispararon varias veces.
 
Ahora, se suma la muerte de ‘Yhiel’, en un acto más de violencia contra los que, por medio de la cultura, quieren quitarles jóvenes a la guerra. Sin embargo, las hipótesis apuntan a que los motivos son, más que todo, el atrevimiento de cruzar por una frontera invisible.
 
En una de sus canciones titulada "Cuando me vaya", Yhiel y 'El Mono' cantaron: "No quiero que se pregunten: ¿volveremos a vernos? Ustedes estén tranquilos. Desde el cielo los iluminaré".
 
Vea el video:


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.