Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/2012 12:00:00 AM

¿Por qué protestan los transportadores caleños?

Los bloqueos de conductores y dueños de buses en Cali sirvieron para demostrar, entre otros, que sus vehículos sobran y que el MIO es capaz de atender la demanda de usuarios. Se abre el debate de si algunos empresarios del sector le hacen 'conejo' a la ciudad.

La salida definitiva de circulación de por lo menos 2.500 buses y busetas que en la actualidad le hacen paralelismo al sistema de transporte masivo de Cali conocido como MIO, fue el 'florero de Llorente' que desató el miércoles una protesta con marchas y bloqueos que paralizaron media docena de puntos estratégicos de la capital del Valle.

Para colmo, la protesta se dio justo cuando el alcalde, Rodrigo Guerrero, y el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, viajaron a Perú para explorar un nuevo sistema de semaforización. Es decir que el chicharrón le tocó ser afrontado a la secretaria de Cultura, María Elena Quiñones, alcaldesa encargada.

Pero irónicamente el caos que padecieron los caleños en algunos sectores puntuales se vio compensado con la tranquilidad y el buen flujo del tránsito en el resto de la ciudad. Dicho en otras palabras, la protesta sirvió para visibilizar un problema que todos reconocen: la sobreoferta de buses y busetas de servicio público que, en ocasiones, es la causante del problema de movilidad.

Ante los bloqueos la Alcaldía levantó de manera provisional el pico y placa, que en Cali aplica sólo durante seis horas al día, y ordenó a Metrocali, la entidad que gerencia el sistema de transporte masivo, incrementar la flota del MIO, la frecuencia de sus rutas y la gratuidad en algunos sectores.

Ese plan de choque puso en evidencia que el sistema de transporte masivo de Cali es capaz de atender la demanda de usuarios y que aunque se encuentra en 87 por ciento de cobertura, con las inversiones anunciadas es posible llegar a la meta. Según proyecciones, para el 2013 el MIO debe movilizar en promedio un millón de pasajeros al día, una flota compuesta por mil buses (hoy opera con 800) y su cobertura debe ser del 97 por ciento.

Muchos se preguntan: Si la fecha de corte para la salida de operación de los buses estaba anunciada para el primero de noviembre de este año, ¿por qué se llegó a los bloqueos? La respuesta es sencilla; los accionistas que operan el MIO son los mismos dueños de las empresas donde están afiliados los 2.500 vehículos que deben ser chatarrizados. Además, la chatarrización se aplazó varias veces debido a tutelas que interpusieron los transportadores.

Esa ambivalencia generó un choque de trenes que es visto con malos ojos y que incluso motivó al secretario de Tránsito a denunciar que tras los bloqueos están accionistas del MIO y en especial "el señor Ramiro Jurado, excandidato a la alcaldía y uno de los caciques del transporte público en Cali", dijo el secretario de Tránsito a Semana.com, tras precisar que el municipio no cederá en su obligación de sacar de circulación todos los buses y busetas que le hacen paralelismo al MIO.

Sin embargo, cuando esta revista confrontó al señor Jurado, él aseguró que, por el contrario, apoya al secretario Hadad y la medida de chatarrizar los buses: "Mi compromiso es con el sistema de transporte masivo", explicó tras recordar que si bien él y su empresa de transporte público Coomepal es una de las más grandes, en la actualidad sólo tiene pendiente por sacar de circulación 250 buses, "que equivalen sólo al 10 por ciento del total de la chatarrización pendiente".
 
En ese emparedado quedaron los conductores y dueños de los 2.500 buses que hasta la fecha lo único que exigen es que les garanticen el derecho al trabajo y una prima que compense las inversiones hechas en sus vehículos.

Miguel Ángel Victoria, presidente de la Asoprotrans, asociación que aglutina a esos pequeños transportadores, explicó a varios medios locales que sobre la mesa de negociación hay tres propuestas: que paguen cuotas acordes a las ganancias que iban a recibir en los próximos años y continuar con sus buses en servicio, que les paguen por sacar de circulación sus vehículos con cifras que incluyan el valor de los cupos, y que se rediseñen las rutas de buses para que cubran las zonas a las que el MIO aún no llega.

En su momento, el alcalde Guerrero anunció la posibilidad de analizar que algunos de esos conductores sean vinculados al MIO y para ello se concretó una mesa de diálogo para comienzos de septiembre, pero inexplicablemente se desató la protesta.

En defensa de los pequeños transportadores cabe recordar que la experiencia de su participación en el modelo empresarial dentro del Sistema de Transporte Masivo no ha sido el mejor. Prueba de ello son los problemas fiscales que padece la firma Unimetro, el único operador del MIO integrado por pequeños transportadores pero que por cuenta de sus líos de caja ha tenido que afrontar varios paros por deudas laborales de sus empleados.

Además, si bien el sistema de transporte masivo en Cali está funcionando, debe solucionar varios problemas como cobertura y frecuencia de sus rutas, que constituyen la mayor queja de los caleños.

Hasta el cierre de esta nota, los pequeños transportadores concentraron su marcha al frente de la alcaldía de Cali. Y si algo quedó claro en esta jornada de protesta es que salvo por los bloqueos y algunos desmanes, la movilidad caleña hizo su agosto.

Cifras para entender el sistema de Transporte Masivo de Cali, MIO

• Presupuesto inicial: 1,3 billones de pesos
 
• Presupuesto final: 1,8 billones de pesos

• El proyecto presenta un retraso en obras y operación de dos años.

• El sistema debió arrancar operación comercial en el 2007, pero eso sólo fue posible en el primero marzo del 2009.

• Todo el proyecto está planificado en tres fases de las cuales ya se culminó la primera y están en desarrollo de la segunda. La fecha para la entrega total de las obras es el año 2013.
 
• Sumado a ello, uno de los cuatro operadores del sistema, llamado Unimetro y que está integrado por 470 pequeños transportadores, puso en jaque el sistema debido a sus incumplimientos contractuales. Básicamente el lío consiste en que Unimetro entró en crisis de caja lo que causó el cese de pago de sueldos y prestaciones laborales a sus empleados, quienes en varias oportunidades han entrado en paro colapsando el sistema.
 
• Se calcula que para lograr el equilibrio de este operador se requiere una inyección de capital cercano a 5.000 millones de pesos. Por su parte, los socios de la firma culpan al sistema por los retrasos en las obras y la demora en el retorno de sus inversiones.
 
• Cuando el sistema esté terminado completamente deberá mover un millón de pasajeros por día.
 
• Hay quienes creen que la baja movilización de pasajeros se debe al paralelismo existente con el transporte tradicional. Al concluir el proyecto 4.750 buses tendrán que ser chatarrizados o salir de circulación, pero hasta la fecha sólo 2.250 están fuera de servicio. 

- Cifras claves del sistema de transporte masivo de Cali

243 kilómetros en vías troncales, pretroncales y complementarias

220 buses articulados

92 buses padrones

77 estaciones, de las cuales sólo hay 44 construidas 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.