Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1994/04/11 00:00

POR QUE VA A GANAR ANDRES

Luis Alberto Moreno, coordinador general de la Campaña Andres Presidente, dice por qué ganará su candidato

POR QUE VA A GANAR ANDRES

CON EL APOYO DE LOS COLOMBIAnos, Andrés Pastrana será el próximo Presidente de Colombia. Tres razones explican esta realidad:
1. Su forma de entender y hacer la política.
2. Su programa de gobierno, serio, concreto y viable, y
3. Su equipo de trabajo, armónico, serio e imaginativo.

1. Andrés Pastrana entiende y hace la política en forma distinta. Busca rodearse de gente preparada y recta, sin importar el partido al cual pertenece. Así lo hizo en la Alcaldía y en el Senado, donde trabajó con liberales, conservadores e independientes. En Andrés el multipartidismo responde a una convicción propia de su forma de ser y de entender la política, que ha demostrado con hechos. No como el que anuncia a última hora Samper Pizano, motivado, ese sí, por una estrategia publicitaria, como sucede con muchos de sus planteamientos.
Andrés está sintonizado con el nuevo país. Por eso cada día recibe más respaldo de jóvenes, mujeres e independientes. Ellos son voceros de una Colombia cansada de promesas huecas, corrupción y politiquería. Y son piezas claves en el proyecto político de Andrés, quien cree que en los jóvenes y en las mujeres, no en razón de su edad ni por el hecho de serlo, sino en razón de sus capacidades, que no han sido bien aprovechadas.
No en vano Andrés viene cimentando su credibilidad en la opinión. Se equivocan quienes creen y desean que esta campaña tiende y debe polarizarse entre liberales y conservadores. Esa es una visión miope del sentir ciudadano. En el fondo a esta campaña es de credibilidad y confianza; de a quién le creen los colombianos y en manos de quiénes dejarían el futuro del país. En este sentido, el respaldo a Andrés es diciente. La gente lo conoce, sabe que es una persona clara, limpia, con experiencia y de compromiso. Quienes se identifican con la nueva política así lo reconocen. Recuerdan su gestión en la Alcaldía y por eso día a día son más los simpatizantes de su proyecto político.
El unipartidismo enfermizo, por el contrario, no representa al nuevo país. Los partidos atraviesan una crisis sin precedentes. Para nadie es una sorpresa que el clientelismo y la corrupción dejaron de ser la excepción para convertirse en la regla, enterrando de esta forma el debate ideológico. Lo han reemplazado con la sumatoria simplista de alianzas mecánicas y con la difusión de vallas subliminales que terminan por trivializar la política, lo cual evidencia cierta subestimación hacia nuestra juventud pensante y reflexiva, que desea revisar y comparar propuestas antes de votar por un color y una prenda de vestir de corto alcance.
Colombia está cansada de las mentiras. Es verdaderamente lamentable el episodio entre Samper Pizano y Juan Gómez Martínez. Ofrecerle la vicepresidencia al actual gobernador de Antioquia y luego negarlo es algo que no reviste seriedad alguna. Preocupa que un candidato presidencial tenga minada su credibilidad, a juzgar por el sondeo de opinión de un noticiero radial. La verdad es que Samper Pizano debió reconocer el ofrecimiento y explicar la circunstancia política bajo la cual se produjo. El país hubiera preferido una respuesta clara y no una mentira

2. Andrés Pastrana es el único candidato que le ha presentado a Colombia un programa de gobierno serio, concreto y viable. Por primera vez en la historia un candidato identifica las prioridades de su gobierno, y el costo y el origen de los recursos para la ejecutoria de las acciones que se requieren. El programa de gobierno de Andrés es en sí un plan de desarrollo. Tiene un profundo contenido social. La educación, el agua potable y la vivienda son prioridades, porque queremos dar un salto hacia ese desarrollo. El compromiso de Andrés con estos puntos, y con el medio ambiente, las obras de infraestructura, la agricultura y la agroindustria, la modernización del Estado, la seguridad, la justicia y una economía creciente, basada en el modelo de apertura, capaz de generar más y mejores empleos, es el resultado de un análisis serio de la realidad nacional, de sus necesidades y de sus posibles soluciones.
Entre tanto, planteamientos ligeros como los de Samper Pizano en la Sociedad Económica de Amigos del País, según los cuales es necesario actualizar la legislación antimonopolios, reflejan un desconocimiento de la realidad, pues mientras yo ocupé el Ministerio de Desarrollo expedí el régimen de promoción de la competencia que puso en marcha los principios contenidos en la Ley 155 de 1959 y que contiene normas tendientes a garantizar la existencia de un mercado libre, sin abusos por parte de sus agentes. Dicha ley ya se aplica. Por tanto, proponer su actualización cuando apenas lleva un año de vigencia es buscar la calentura en las sabanas. Aquí el problema no es de escasez de leyes, sino de decisión políticá. Y ésta no le ha faltado nunca a Andrés.
Inquieta, además, el vacío programático en la otra orilla. El país conoce las contradicciones de Samper Pizano. Traigo unas a colación. En mayo de 1993, por ejemplo, dijo que "las circunstancias que justifican la legalización de la droga son más imperativas ahora"; pero luego afirmó que esa medida "sería una ofensa para los que han caído sacrificados por el narcoterrorismo". Durante su paso por el Ministerio de Desarrollo atacó con furia la apertura del gobierno al que servía, lo cual le costó el autoexilio en España; ahora, en cambio, confiesa que esa apertura le simpatiza de todo corazón. De igual manera, en su campaña a la Presidencia en 1989 defendió al clientelismo como "una relación personal entre el líder político y la comunidad a la que trata de ayudar"; sin embargo, hoy, cuando se ha dado cuenta de que esta práctica política está de capa caída, dice que "el clientelismo sigue existiendo y es preocupante". Yo comparto con Colombia esta preocupación: los ciudadanos quieren posiciones claras, no vacilantes.

3. Andrés Pastrana cuenta con un equipo de trabajo armónico, serio e imaginativo, con capacidad de penetración y de ajuste. Una de las grandes virtudes de Andrés es saberse rodear. Así lo demostró a lo largo de su paso por la Alcaldía y por el Senado. Su equipo de campaña es serio y trabaja unido. La gran mayoría de sus miembros nos conocemos desde hace muchos años, somos amigos y creemos en Colombia y en Andrés. Ninguno persigue un beneficio personal. Por eso trabajamos con entusiasmo y convicción. No hemos tenido que cometer un cúmulo de errores ni sanear fisuras dentro de la campaña, como sí ha sucedido en la otra. Es una cualidad que nos ha permitido estar en sintonía, y actuar con rapidez, imaginación y perseverancia.
Andrés Pastrana será el próximo Presidente de Colombia porque es un hombre abierto y receptivo que entiende y ejerce la política sin sectarismos ni exclusiones. Porque ha demostrado independencia para adoptar posiciones que benefician al país por encima de grupos y partidos. Porque es un hombre de hechos y así lo comprobó en la Alcaldía y el Congreso. Porque tiene la autoridad moral y la decisión necesarias para combatir a la corrupción. Porque como gobernante ha sido firme y sereno en situaciones de crisis y en el manejo de problemas de orden público. Porque trabaja en equipo y se sabe rodear. Porque es un hombre con ideas renovadoras. En fin, porque él, Andrés, quiere para Colombia lo que la gran mayoría de los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.