Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/08/07 12:00

Santos: doce meses, doce rostros

El presidente cumple el primer año de su segundo gobierno. Quizás haya sido el más difícil de los que lleva en la Casa de Nariño. Aquí doce momentos.

El presidente Juan Manuel Santos se toma fotos con familiares de soldados en el fuerte de Tolemaida. Una imagen que se repitió por los rincones del país que ha visitado este año. Foto: SIG

Juan Manuel Santos superó el ecuador de su mandato. Hoy cumple su primer año como presidente reelegido, o lo que es igual, el quinto de su administración. Es decir, al presidente le quedan tres años para abandonar la Casa de Nariño, y como todo estadista, aspira a dejar un legado. Para todos es conocido, un país en paz. Ahora cuenta con 36 meses para conseguirlo. Seguro, el mandatario espera que no sean tan convulsos como los doce que acaban de pasar.

Si el 7 de agosto de 2014, Juan Manuel Santos se posesionaba tras el respaldo de 7.839.342 votos, el 50 % del electorado, al 7 de agosto de 2015 llegó con una imagen deteriorada. Solo el 29 % de los colombianos (según la encuesta Colombia opina) tienen una imagen favorable del presidente.
En estos doce meses el jefe de Estado ha pasado por momentos buenos y otros adversos. Ha superado crisis y se ha jugado todo su capital político en el proceso de paz. Sus primeros doce meses como presidente reelegido podrían resumirse en doce imágenes.

Fotografías, SIG - Casa de Nariño


Lo prometido es deuda



Muchos se han atribuido el triunfo de Santos en la segunda vuelta. Desde la izquierda hasta los ‘Ñoños’. Pero si alguien fue el símbolo de la victoria fue la abuela que un video descalificaba a “Zurriaga” e invitaba a votar por Juanpa, a la que bautizaron Doña Mechas. Santos no solo la trajo a su posesión sino que el 23 de agosto le entregó una casa. Así se lo había prometido en caso de ganar la reelección.

Tensión



Fueron muchas las reuniones que el presidente sostuvo con su equipo negociador en este año. El proceso de paz, principal política del gobierno, atravesó sus momentos más críticos. De una tregua declarada por las FARC, se pasó a los meses más violentos desde que se negocia un acuerdo en La Habana. La mayoría de los colombianos son escépticos, pero los negociadores aseguran que nunca antes la paz estaba cerca.

Hasta el príncipe Carlos



En estos doce meses el presidente Juan Manuel Santos ha tenido una apretada agenda diplomática. Ha hechos dos giras europeas de las que ha traído respaldo al proceso de paz y la eliminación de las visas Schenguen para los colombianos. Se entrevistó con los presidentes Mariano Rajoy, Francois Hollande y Ángela Merkel. Hasta cinco veces se encontró con el mexicano Enrique Peña Nieto. Habló con Barack Obama en la Cumbre de las Américas de Panamá, lo mismo que con Raúl Castro y Nicolás Maduro. Con Rafael Correa ha tenido varios actos bilaterales en la frontera. En este año también sostuvo reuniones con Bill Clinton, Tony Blair, una gala con los reyes de España, y hasta presencia en el palco de honor del Real Madrid, en medio de Florentino Pérez y James Rodríguez. Fue anfitrión de numerosas delegaciones diplomáticas, Desde la presidenta de Corea del Sur o el ministro de asuntos exteriores de China, hasta la princesa Astrid de Bélgica o el creador de Facebook. Y recibió a la miss universo Paulina Vega. Pero quizás el encuentro más colorido pudo haber sido la visita del príncipe Carlos de Inglaterra, todo un suceso durante tres días.

El tono



El 17 de noviembre fue una de las veces que el presidente Juan Manuel Santos se dirigía con dureza a las FARC. El motivo el extraño secuestro del general Ruben Darío Alzate, un episodio que tuvo en suspense las negociaciones de La Habana. También lo hizo después para ponerle ultimátum de cuatro meses al proceso de paz. El mandatario tuvo siete alocuciones en este año, cuatro de ellas hizo anuncios sobre la paz. Pero también elevó el tono en otra alocusión contra el poder judicial y hasta denunció prácticas indebidas.

Y la política...



El 16 de diciembre, cuando el Congreso salía de vacaciones, Santos le impuso la Cruz de Boyacá al senador conservador Roberto Gerlein, no solo el congresista más longevo, sino un símbolo de la clase política. Precisamente, con la clase política, Santos ha sostenido una eficaz relación. El Congreso lo acompañó, aprobó un Plan de Desarrollo cuestionado, una reforma de poderes controvertida. Aunque tuvo que enfrentar una feroz oposición, los partidos políticos han sabido neutralizarla.

La paz esté con usted




El procurador Alejandro Ordóñez ha sido el funcionario más crítico del proceso de paz. Con él, Santos ha tenido incluso elevados cruces de declaraciones. Ordóñez le hizo 45 preguntas sobre el proceso de paz y dice que el presidente no se los ha contestado. El 2 de febrero un inusual encuentro. Santos y Ordóñez se daban el saludo de la paz en la catedral Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha.

Reconciliación 



Juan Manuel Santos y Antanas Mockus fueron duros adversarios en el 2010. Uno de los mayores orgullos del presidente es el respaldo de quien fuera su oponente. Santos acompañó a Mockus en su marcha por la vida del 8 de marzo. Una marcha que había sido cuestionada por el uribismo que señaló que estaba financiada por el gobierno. Muchos salieron a marchar contra Uribe.

Dolor



La muerte de once soldados en el municipio Buenos Aires, Cauca, a manos de las FARC, precipitó la mayor crisis del proceso de paz. El presidente se vio obligado a suspender el cese de bombardeos, cuando en el país muchos sectores le reclamaban levantarse de la Mesa. El 17 de abril Santos encabezó las exequias de los uniformados, y se la ha jugado por la salida negociada, aunque dice que está listo para la ofensiva militar.

Prueba de resistencia



Dos días después Santos comprobó el escepticismo de los colombianos. En una carrera de atletismo en Bogotá, en homenaje a los militares caídos en combate, fue silbado por algunos asistentes. Días después otra manifestación en contra soportó en Medellín.

La ropa sucia se lava en casa



Con una sonrisa propia de político, el presidente llamó al orden al vicepresidente Germán Vargas Lleras y al ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas que se habían trenzado en controversias públicas. Muchos se han quejado del protagonismo de Vargas Lleras, quien ya no inaugura obras ni entrega casas sin la compañía del mandatario.

La Unidad Nacional




Santos ha comprendido más que cualquier otro presidente que la unidad de todo el país está alrededor de sus héroes del deporte. Así lo hizo el presidente desde un comienzo, y hoy sigue siendo el más enterado de la actividad de los deportistas colombianos por todo el mundo. Santos despidió en la Casa de Nariño a las Superpoderosas cuando pocos sabían que había mundial femenino. Entregó la bandera a la delegación de los juegos panamericanos. En diciembre estuvo con Nairo Quintana en Tunja. Pero la joya de la corona es la selección de fútbol. Aunque este año no se dejó ver por la Copa América, acompañó a la selección y se comunicaba con ellos vía Skype.

Selfie



Aunque su imagen favorable es del 29%, el presidente es muy bien recibido en los rincones del país que visita. Para contrarrestar la imagen de las encuestas, Santos se ha concentrado en transmitir sus logros en política social. Tres asuntos concentran su agenda interna. Entrega de casas a los más pobres, visitas a colegios donde reparte tabletas a estudiantes, e inauguración de obras de infraestructura, principalmente acueductos. Los logros en la materia sin duda tienen impacto, y en aquellos lugares donde empiezan a ver la mano del gobierno, Santos goza de tanta simpatía que casi todos sus eventos termina con decenas de personas que quieren hacerse una foto con el presidente de la República.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.