Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/2014 12:00:00 AM

Prorrusos rechazan acuerdo en Ucrania: ¿Qué opciones tiene Kiev?

Militantes prorusos en el este de Ucrania rehúsan abandonar los edificios oficiales que ocuparon.

;
BBC
La situación en el este de Ucrania continúa tensa y estancada, donde separatistas pro rusos –muchos de ellos armados– ocupan varios edificios gubernamentales en por lo menos nueve ciudades y localidades.

A persar de un acuerdo internacional –alcanzado el jueves en Ginebra entre Rusia, Ucrania, la Unión Europea y Estados Unidos– para el desalojo de las sedes oficiales, activistas en Donetsk afirmaron que no abandonarán los predios.

Alexander Gnezdilov, un portavoz de la autoproclamada República Popular de Donetsk, expresó que su grupo sólo evacuaría el edificio gubernamental que ocuparon la semana pasada cuando el gobierno "ilegal" de Kiev desalojara el Parlamento y la presidencia.

Las conversaciones en Ginebra intentaron desactivar la crisis y todas las partes acordaron que los grupos militares ilegales en Ucrania deberían ser disueltos y desarmados, así como los militantes que deberían abandonar las sedes ocupadas.

También se convino que habría una amnistía para todos los activistas y manifestantes antigubernamentales.

No obstante, horas después del anuncio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó su escepticismo sobre la efectividad del acuerdo, particularmente en el cumplimiento del mismo por parte de Rusia.

Así que, en efecto, la tensa situación no ha cambiado mucho desde que el gobierno en Kiev lanzó a principios de semana lo que llama su operativo "antiterrorista" para intentar recuperar algunos de los edificios gubernamentales tomados.

En ese momento Olexiy Solohubenko, editor y analista de la sección ucraniana de la BBC, comentó que "el gobierno de Ucrania no está en control de amplias zonas de esa importante región del país y, por ende, limita el margen de maniobra de las autoridades centrales".

Las cosas no han cambiado mucho ¿Cuáles son, entonces, las opciones de Kiev?
Acción militar

Es lo que está haciendo en una medida limitada y con poco éxito, según los informes recientes.
El martes, el presidente interino lanzó lo que llamó una "operación antiterrorista" para recuperar algunas de las sedes gubernamentales tomadas por los militantes en el este del país.

Después de que las fuerzas ucranianas retomaran un aeródromo en las afueras de Kramatorsk, camiones de transporte blindado aparecieron en el centro de la localidad. Pero periodistas de la BBC vieron a civiles desafiando a los soldados y bloqueando su paso dentro de la ciudad.

También se informó de seis vehículos blindados con banderas rusas entrando en la ciudad de Sloviansk, generando especulación de que habían sido capturados por rebeldes o que sus conductores habían desertado.

"Una intensificación de los operativos militares significaría derramamiento de sangre y bajas civiles", señaló Olexiy Solohubenko.

Este viernes se informó de disparos en Serhiyivka, en la región de Donetsk. Paracaidistas ucranianos abrieron fuego para retirar a manifestantes que bloqueaban una carretera.

No hay que olvidar que Rusia tiene sus fuerzas acantonadas en la frontera ucraniana que, según imágenes satelitales interpretadas por la OTAN, son de unos 40.000 efectivos.

Repliegue

Retirar las fuerzas metería a las autoridades ucranianas en problemas con sus adeptos en el resto del país.

"Después de ver lo que sucedió en Crimea, lo que hicieron los rusos, ellos exigen acción. Temen que el resto del país pueda caer en manos rusas o de militantes pro rusos", dijo el editor de la sección ucraniana de la BBC.

Al mismo tiempo, Ucrania está bajo fuerte y creciente presión propagandística de parte de los medios rusos.

Según Solohubenko, reportan numerosas bajas cuando no hay ninguna, informan implacablemente de que se está dando un genocidio contra la etnia rusa y acusan a las autoridades centrales de ser fascistas.

Ha habido un pedido internacional al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que por lo menos tome distancia de las protestas, que inste a los activistas a deponer las armas y no provocar a las autoridades ucranianas.

Ese acuerdo de desarme fue al que se llegó en Ginebra pero, hasta ahora no se ha empezado a aplicar.

Mientras tanto, el jueves, el presidente de Rusia, Valdimir Putin, sostuvo un diálogo abierto con el pueblo de cuatro horas por televisión en el que fue repetidamente aplaudido por el público cuando exigió garantías y derechos iguales para los ruso parlantes en Ucrania.

"Putin y su ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, están intensificando la retórica diciendo que se trata de una guerra civil, que es un conflicto serio, cuando no lo es tanto", expresó Solohubenko.

Asistencia de Occidente

Hay algo de ayuda de parte de la Unión Europea y Estados Unidos que impusieron sanciones contra individuos rusos. Pero no está teniendo mucho efecto pues la política de Moscú no ha cambiado.
Las otras sanciones de Washington no tocan sectores industriales rusos, así que tampoco surten mucho efecto.

El presidente Obama advirtió que EE.UU. y sus aliados tomarían nuevas medidas punitivas si la situación no mejoraba pero, no hay mucha evidencia de estas podrían forazr un cambio en la política rusa hacia Ucrania.

A pesar de que la OTAN anunció un incremento de su presencia en el este de los terrotorios de la alianza, lo que le ha quedado muy claro a los ucranianos es que tendrán que defenderse solos.

"No habrá presencia de la OTAN en el terreno y tendrán que pelear con lo que tienen si es que hay una agresión rusa. Lo que limita aún más las opciones en términos de cuanto apoyo y presión internacional pueden esperar", comentó el analista de la BBC.

Que las cosas se resuelvan solas

Eso sería ideal, pero implica mucho autocontrol de parte de Rusia, mucha contención por parte de las fuerzas pro rusas en el este y también mucho control de parte de las autoridades ucranianas para tolerar este levantamiento en el este.

El peligro, explica Solohubenko, es que las autoridades han programado elecciones presidenciales para el 25 de mayo y la opción de que se resuelva solo es muy difícil.

Bajo las actuales circunstancias, de protestas y tomas, no se podrán tener elecciones en amplias regiones del país así que desde el punto de vista del gobierno ucraniano sus políticas no tendrían representación.

"Ucrania necesita un presidente y un nuevo gabinete que sea reconocido internacionalmente. Si el propósito de los militantes pro rusos y de Rusia -que no reconoce el gobierno interino de Ucrania- es no permitir esta legitimación, esa sería una gran amenaza para el país", opina Olexiy Solohubenko.

Aceptar los referendos separatistas

El gobierno ya ha manifestado que no está en contra de los referendos en las regiones en cuestión. Pero insiste en que no se pueden llevar a cabo con armas en la calle.

El referendo en Crimea se realizó en esas condiciones, no está reconocido por nadie, incluyendo ONU. En base a ese referendo sucedió la anexión de Crimea por Rusia, una medida reconocida apenas por un par de sus aliados.

"Referendo es una opción pero tiene que realizarse en un ambiente diferente y con bases diferentes", indica Solohubenko.

Señala que el ministro de Exteriores de Rusia alude frecuentemente al referendo que tendrá Escocia para decidir si se separa de Inglaterra. "Lavrov pregunta, 'si Escocia puede tener un referendo, ¿por qué no Crimea o el este de Ucrania?' Pues sí puede, pero bajo diferentes circunstancias. No veo tropas inglesas en las calles de Escocia en este momentos", concluyó Olexiy Solohubenko.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.