Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/16/2016 12:00:00 AM

“Las Farc fueron nuestro refugio”

La mayoría de los combatientes ingresaron a las filas siendo niños. No conocen la vida civil. Por eso les cuesta imaginarse lo que seguirá luego de la dejación de armas.

Nacieron a finales de los ochenta cuando ya el país estaba en plena guerra. Son la tercera generación de la guerrilla. Casi todos ingresaron a las Farc durante los diálogos de El Caguán.

La mayoría huía de la violencia paramilitar. Les ha tocado la guerra en toda su intensidad. Se hicieron hombres y mujeres con un AK-47 al hombro, en las trincheras del bloque Oriental. La guerrilla ha sido su única escuela y los campamentos su hogar.

La mayoría no pudo estudiar. Aunque rondan los 30 años nunca han tenido nada personal. En sus morrales cargan apenas dos uniformes y una muda de ropa. Un cobertor, una hamaca, un radio, una linterna. Algunos portan un computador pero nunca se han conectado a internet. No saben qué es tener dinero propio en el bolsillo, no han tenido jamás un celular, ni saben chatear.

Nunca han tenido aspiraciones individuales, ni tomado decisiones propias. La intimidad se reduce a sus rústicas ‘caletas’. Han tejido sus vidas en colectivo y no pueden imaginarse aún algo diferente. Están convencidos de que seguirán juntos, que no se dispersarán nunca. Estos son los combatientes cuyas vidas y sueños seguramente darán un vuelco total en pocos meses, cuando le digan adiós a las armas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?