Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2016 3:17:00 PM

El rifirrafe entre el Procurador y el Gobierno en Twitter

Un cruce de trinos avivó la oposición que desde el ente investigador se ha hecho al cuerdo de justicia al que llegaron el Gobierno y las FARC en La Habana.

El acuerdo sobre el punto de justicia que se negoció en La Habana sentó un precedente. Lo difícil ha sido convencer a varios sectores de las bondades que tiene.  

Uno de ellos ha sido el procurador, Alejandro Ordóñez. Y es que en lo que tiene que ver con la postura del Gobierno hacia el proceso de paz,  él siempre aparece empeñado en no dejarle pasar ni media al mandato del presidente Juan Manuel Santos.

Este jueves, un auténtico rifirrafe protagonizaron la Procuraduría y el Gobierno a través de sus cuentas de Twitter. El jefe del organismo de control no ocultó su rechazo rotundo al acuerdo que consiguieron los negociadores sobre el punto de víctimas -que incluye justicia- el pasado 15 de diciembre.

"El acuerdo entre Gobierno y FARC enseña un camino para que los perpetradores evadan la justicia”, dijo Ordóñez a través de su cuenta oficial.

Con rapidez el trino fue desmentido por una página que desde hace un tiempo viene utilizando el Gobierno para explicar, "en plata blanca", en qué consiste el proceso de paz. "CPI interviene cuando la justica del país no opera. En Colombia ha operado permanentemente", dice la cuenta de @MitosSobreLaPaz.

En esa línea, en cinco trinos, miembros del Gobierno intentaron explicarle al Procurador lo errado que podía ser su cuestionamiento: "Acuerdo pone a víctimas en el centro de la solución del conflicto y estipula penas por delitos atroces y de lesa humanidad", dicen.

Agregan: "Estatuto de Roma no prohíbe que justicia transicional utilice sanciones distintas a la pena privativa de la libertad (...) expertos en el mundo han confirmado que acuerdo colombiano es acorde con los estándares internacionales", se lee en otro de ellos.

La Procuraduría no se quedó de manos cruzadas y respondió: "La CPI interviene cuando hay impunidad en crímenes de su competencia así autoridades judiciales hayan intervenido".

Agregó: "Fiscalía CPI dejó claro que cumplimiento de penas impuestas es indispensable para que haya justicia genuina y no impunidad (...) Fiscalía CPI dejó claro que cumplimiento de penas impuestas es indispensable para que haya justicia genuina y no impunidad".

Para el Ministerio Público, el "cumplimiento de penas impuestas es indispensable para que haya justicia genuina y no impunidad", sin embargo el Gobierno ha sido claro en advertir que expertos en el mundo "han confirmado que acuerdo colombiano es acorde con los estándares internacionales".

El choque es de vieja data. Ordóñez insiste en que los responsables de los más atroces crímenes contra la humanidad deben pagar sus penas en lugares de reclusión.

Desde internet, el jefe del Ministerio Público sigue dando la batalla. Este miércoles la disputa había sido con el ministro de Justicia, Yesid Reyes, para quien el procurador “está equivocado” cuando afirma que el acuerdo en materia de justicia entre el Gobierno y las FARC es un “acuerdo de impunidad”.

Según Reyes, el acuerdo que sellaron el presidente Juan Manuel Santos y el jefe guerrillero 'Timochenko', el pasado 23 de septiembre, señala “con toda claridad” sanciones y penas, por lo que no se puede hablar de impunidad.

No es la primera vez que el jefe del Ministerio Público se va lanza en ristre contra la negociación. Así pues, mientras el Gobierno y las FARC continúan dando muestras concretas de que la negociación marcha viento en popa, el procurador Alejandro Ordóñez se ha convertido para el Gobierno en uno de los toros más difíciles de lidiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.