Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2016 12:00:00 AM

¿Cómo fue el desarme en Irlanda?

El modelo de dejación de armas del proceso de paz de Irlanda del Norte se ha tomado como el ejemplo más cercano aplicable al caso colombiano. Pero esta experiencia tiene tanto luces como sombras.

Durante 30 años, los unionistas (protestantes) se enfrentaron con los republicanos (el IRA mayormente católicos) en Irlanda del Norte. Los primeros defendían la idea de mantener los lazos con el Reino Unido, mientras los segundos abogaban por la independencia o la integración a la República de Irlanda. Finalmente, firmaron el acuerdo de paz, llamado del Viernes Santo, el 10 de abril de 1998.

El desarme se extendió por siete años y se hizo confidencialmente, sin ceremonias, para que las partes no se sintieran humilladas. Hubo cuatro actos supervisados por una comisión internacional. En total entregaron 1.000 rifles, ametralladoras y morteros; siete misiles tierra-aire, dos toneladas de explosivos, dos docenas de vehículos pesados y munición.

Sin embargo, el carácter confidencial, la falta de evidencias gráficas y de inventarios y el secreto sobre el destino final de las armas suscitaron una gran desconfianza entre las partes, según un documento de la Fundación Ideas para la Paz, titulado ‘El desarme de las Farc, claves y propuestas para un proceso viable, exitoso y transparente’. Además, la desconfianza atizó la polarización política y sembró de escepticismo sobre el proceso a sectores importantes de la sociedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.