Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/05/31 22:44

“Hay un deseo genuino de las FARC de dejar las armas”

Humberto de la Calle no quiso comprometerse con fechas ante el Senado, pero aseguró que tras cuatro años de estar sentado todos los días con la guerrilla, hay un mejor ambiente para la firma de la paz.

Las explicaciones de De la Calle no fueron bien recibidas por el senador Uribe. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

El debate al que compareció Humberto de la Calle Lombana este martes en el Senado, citado por todos los partidos políticos con el propósito de explicar los alcances del acuerdo en materia de seguridad jurídica del proceso de paz, puede ser el último del jefe negociador del Gobierno antes de que se produzca la firma definitiva de los acuerdos en La Habana.

De la Calle, antes de regresar a la isla, y tras controvertir las numerosas críticas e inquietudes respecto a la fórmula para blindar los acuerdos de paz, y su incorporación al bloque de constitucionalidad a través del Congreso, dio la más clara señal de que la firma del acuerdo definitivo, que ponga punto final a más de medio siglo de conflicto armado, está al caer.

El jefe negociador del Gobierno aseguró que gracias al acuerdo entre las partes, para blindar el acuerdo de paz, conocido el pasado 12 de mayo, la Mesa de Negociaciones de La Habana entró en un ritmo favorable, ha generado un clima, no de buena confianza, pero sí de acicate y catalizador para continuar de mejor manera las conversaciones.

“No quiero hacer ninguna predicción, ni fijar fechas, pero sí quiero decir que lealmente, genuinamente, ambas partes quieren un acuerdo, lo digo obviamente desde el punto de vista del Gobierno, pero me atrevo a decirlo, después de casi cuatro años de estar todos los días sentados con las FARC, que hay deseo genuino de pasar la página de dejar las armas de ingresar al ejercicio civil de la política”, dijo De la Calle ante la plenaria del Senado.

No es la primera vez que el Gobierno dice estar ante una oportunidad única, o que el proceso de paz entró en una fase que no admite reversa. Pero sí es el primer escenario en el que De la Calle confiesa que ve una voluntad manifiesta de la guerrilla por llegar a un acuerdo y abandonar la lucha armada.

Ese fue quizás el mensaje más importante que el jefe del equipo negociador del Gobierno dejó en la plenaria del Senado sobre el actual estado del proceso de paz. Momentos en los que se discute el tema de dejación de armas, el del cese de fuego, el de garantías frente a posibles agresiones de bandas criminales a quienes dejen las armas. Temas en los que se ha avanzado de forma favorable, pero que siguen siendo muy complejos.

Pero más allá de eso, y en los más 100 minutos de intervención, De la Calle aprovechó para controvertir las numerosas críticas del Centro Democrático, encabezados por el senador Álvaro Uribe.

El jefe negociador del Gobierno calificó de mentiras las afirmaciones de Uribe respecto a que el acuerdo para blindar los acuerdos de paz sea un “golpe de Estado” o un sometimiento de la Constitución a las FARC. “La tesis de golpe de Estado es insostenible. A quién se le ocurre que en los pasillos del Congreso o de la Corte Constitucional se fragua un golpe de Estado. Francamente es una tesis insostenible”.

También aseguró que no es una “concesión a las FARC” porque la guerrilla por primera vez acepta la jurisdicción del Congreso, la de la Corte Constitucional, y la decisión que se derive del mecanismo de refrendación que pacten las partes en La Habana, y que para el gobierno colombiano es mediante el plebiscito.

De la Calle, además, reveló que la desconfianza de la guerrilla es de tal tamaño, que en la Mesa citaban el caso de la extradición de los jefes paramilitares como una traición del Gobierno.

Las explicaciones de De la Calle no fueron bien recibidas por el senador Uribe, quien se mantuvo en sus tesis, y controvirtió al jefe negociador.

Para Uribe sí se trata de una concesión a las FARC, y considera que si la guerrilla ha aceptado que el blindaje de los acuerdos pase por el Congreso, es porque allí le aprueban todo lo que pide las FARC. Incluso aseguró que si Andrés Pastrana le hubiera dado la mitad de lo que les ha dado el presidente Juan Manuel Santos, en el Caguán se habría firmado la paz.   

“Cómo no van aceptar si saben que aquí le aprueban todo, cómo no va a aceptar si este Gobierno le ha dado todo. Si el presidente Pastrana le hubiera dado a las FARC la mitad de lo que le da la actual administración habían firmado con él. Yo creo que eso no es un gran avance. Lo que hay que preguntar es por qué el Estado colombiano pretende entregarles todo”, aseguró Uribe.

En el debate, De la Calle reiteró que ni el blindaje de los acuerdos, ni los procedimientos legislativos especiales, entrarán en vigencia hasta tanto se produzca la refrendación.

Así mismo, aclaró que si el acuerdo de paz, en su revisión por la Corte Constitucional, no es aprobado en alguno de sus puntos, no puede ser incorporado al régimen jurídico, como pasa con los tratados internacionales.

“Si hay reservas, no se puede incorporar los reservado al ordenamiento jurídico. Si en la revisión constitucional, hay reservas, ese punto no puede incorporarse y uno tendría que llamar a las FARC a notificarles que ese punto no pasó la posibilidad de ser incorporado al régimen jurídico y los colombianos tendrían que tomar una decisión”, aclaró De la Calle.

Las discusiones antecedieron al octavo debate del acto legislativo para la paz que se adelantará este miércoles en la plenaria de la Cámara de Representantes.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.