Viernes, 20 de enero de 2017

| 2015/09/09 13:50

Así fue el encuentro entre De la Calle y Uribe

Por primera vez el jefe negociador del Gobierno en La Habana explicó el proceso de paz al principal opositor.

Así fue el encuentro entre De la Calle y Uribe Foto: Archivo SEMANA

Hace dos semanas fue el propio presidente Juan Manuel Santos quien, en un último intento por convencer a la oposición, dijo que en todos los tonos ha querido hablar con el expresidente Álvaro Uribe. “Lo único que falta es que nos reunamos y explicarle, con puntos y comas, la verdad de lo que se está negociando”, dijo el presidente en un evento de la Fundación Buen Gobierno.

Santos, que además dijo que había enviado emisarios y que le ha propuesto reunirse con los testigos que él considere, lleva tiempo esperando una respuesta. Probablemente no se dé o, lo que muchos advierten, los reporteros gráficos se quedarán esperando esa imagen de Santos y Uribe sentados frente a frente.  

Sin embargo, Uribe aceptó reunirse con el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, a quien el pasado 22 de julio, en la plenaria del Senado, reivindicó como una persona seria y que le merecía toda la credibilidad.

La reunión se produjo el martes en la noche, se prolongó dos horas y tuvo lugar en la residencia del embajador de Estados Unidos en Bogotá, Kevin Whitaker.

Al encuentro también acudieron el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas; el delegado del gobierno norteamericano para los diálogos con la guerrilla, Bernie Aronson, y algunos congresistas del Centro Democrático.

Allí, el senador Uribe aprovechó para expresarle las preocupaciones que él y su bancada tienen sobre las negociaciones.

Las inconformidades estuvieron relacionadas con la posible elegibilidad política que tendrían los integrantes de las FARC que han cometido delitos de lesa humanidad, el aumento de los cultivos ilícitos en varias regiones del país y la concentración de los guerrilleros.

Otro tema que abordaron fue el acto legislativo para la implementación de los acuerdos de paz, que será radicado en el Congreso antes de finalizar esta semana.

Uribe le hizo saber al jefe del equipo negociador del Gobierno que esa propuesta de reforma deroga la Constitución Política para favorecer a los guerrilleros y evitar que vayan a la cárcel.

“Con la integración de las FARC al Congreso van a aprobar todo, todo lo de La Habana y con todo aprobado, entonces para qué hablan de refrendación popular, que no se hará o que será inútil porque habrá una imposición”, señaló este miércoles en el Congreso.

Uribe considera inaceptable que haya beneficios “cuando hay de por medio delitos como el de Bojayá, o del Club El Nogal, y cuando quiere traerlos al Congreso no obstante que hayan sido responsables de crímenes atroces. Ojalá el Gobierno repiense el tema porque esta propuesta que anuncia es un golpe de Estado al pueblo, es un golpe de Estado a la democracia”, dijo.

Aunque el inédito encuentro entre Uribe y De la Calle es una noticia que acogieron con beneplácito los sectores políticos que acompañan al gobierno, es apenas un primer intento por buscar consensos con la oposición. Pero por la postura de Uribe, este escenario parece lejano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.