Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2017 2:45:00 AM

La Katharsis de La Hormiga: así busca un pueblo superar su pasado  

Gloria Estella Nupán, la mejor bibliotecaria del país, será la mujer que a punta de libros quiere conducir a 444 guerrilleros de las armas a la vida civil. Esta es su historia.

Desde que los paramilitares bañaron de sangre al Putumayo, y sobre todo al Valle de Guamuez, uno de los municipios más grandes del Putumayo (841 kilómetros cuadrados), los habitantes de sus tres cabeceras, El Tigre, El Placer y La Hormiga, y sus 80 veredas, se acostumbraron a vivir en silencio, forzado, como si tuvieran un esparadrapo encima de la boca. “Teníamos que callar para vivir”, dice Gloria Estella Nupán, la protagonista de esta historia, al recordar ese año 1999, cuando entre el 9 de enero y el 21 de mayo, se tuvieron noticias de tres masacres, de 47 personas asesinadas, violaciones a mujeres, numerosas viviendas incineradas y decenas de familias desplazadas.

Gloria vio mucha sangre correr, bajo la impotencia del silencio, y eso que hasta ese momento las palabras eran sus mejores aliadas, pues con ellas se ganaba la vida. Desde 1993, esta mujer de 48 años, asumió la administración de la biblioteca de La Hormiga, la misma que empezó a funcionar en 1979 con dos estantes en los que no había más de 100 libros, pero que hoy cuenta con más de 5.000 títulos.

Hace trece años, la bibliotecaria se quitó la mordaza y decidió romper el silencio. Armó el ‘Grupo de Amigos de la Biblioteca’ y se empecinó en quitarles el tapabocas a los casi 50.000 pobladores del Guamuez. Los invitó a escribir y a desahogarse. Les propuso una catarsis. “Botar, arrojar, vomitar todo lo que tengo adentro. A eso se le llama catarsis”, dice Gloria.    

La catarsis de La Hormiga comenzó en 2004, se escribe con k y tiene una consonante muda en la mitad, como para recordar el pasado. Ese año se imprimieron las primeras 500 ediciones de la revista literaria Katharsis, cuyas hojas estaban destinadas para que este pueblo del Putumayo tuviera cómo escribir y desahogar.

A dónde quiera que va,  Gloria siempre lleva un ejemplar de la revista. Aclara que la revista no es un logro individual, sino una conquista colectiva. No pierde momento para abrirla y leer alguno de los escritos. Como el titulado Blanca Nieves, que relata otra de las masacres de paramilitares en el Putumayo, la de La Dorada, que trajo terror un primero de enero, el del 2001.

Verte y acercarse a ti

Verte y saber de tu dolor desde aquel primero de enero del 2001

Ver tus manos y comprender la angustia con que cavaste día a día la tierra, buscando a tus niña, a Nelsy Milena, a las gemelas Mónica Liliana y Yenny Patricia y a la pequeña María Nelly.

Verte a ti en toda tu humanidad, y saber que corriste pidiendo auxilio a las autoridades, suplicaste por ayuda, que anduviste de oficina en oficina, para que recibieran tu denuncia, y te encontraste que nadie la recibía. Que te escuchaban pero no hacían nada y que teniendo la autoridad y el deber de hacerlo… no lo hicieron, te dejaron sola a tu suerte… entonces, imagino tu llanto desgarrado en solitario, tu impotencia tu errante búsqueda; siempre he pensado que la virgen María sufrió mucho cuando vio morir a su único hijo, pero han sufrido más, mucho más las mujeres como tu Blanca Nieves, que no saben si sus hijos viven o mueren, que los buscan aquí y allá… incansables, persistentes, penitentes


Gloria Estella Nupán lee en voz alta un texto de la revista Katharsis 

Con la cara llena de ilusión, la mujer va pasando una a una las páginas y explica cada una de las secciones de la revista. En ‘La letra y la selva perdida’, se muestra el Putumayo que nadie cuenta, las historias de los municipios; ‘Diálogos con la ausencia’ se publican poemas de amores e idilios, y cartas a quien se marcha y no vuelve; Nayed es pseudónimo de una profesora que escribía crónicas de dolor, es la autora del texto Blanca Nieves; en ‘Putumayo diverso’ tiene espacio los grupos culturales que florecen; ‘Meditación en prosa’, es el espacio para los ensayos y los textos de historia, para que esta se conozca, y no vuelva a repetirse; ‘La hormiga cuenta’, se publica el ganador del concurso anual de cuento. Sacar la revista cuesta $12.000.000.

Quizás por eso, por haber sacado todo cuanto La Hormiga y el Putumayo tenían atorado en la garganta, Gloria Stella se ganó en 2014 el título de la mejor bibliotecaria del país. También podría serlo por haber hecho de la biblioteca el primer sitio de reunión, desplazando al billar del pueblo como el lugar en el que sus habitantes se relacionaban. Toda una quijotada, en un lugar donde se alcanzan 35 grados centígrados a la sombra, y de humedad hostigante, es probale preferir entre una cerveza que un cine foro, y pedir que pongan bolas sobre la mesa de paño.  

La mujer está convencida que los libros serán los guíen de la mano a los guerrilleros, y la llave para que abran la puerta para su ingreso a la vida civil sin armas. El gobierno la eligió como la encargada de la biblioteca móvil de la zona veredal ‘La Carmelita’, en Puerto Asís, donde el sábado pasado terminaron 312 hombres y 132 mujeres de los frentes 32, 48 y 49 del Bloque Sur de las FARC.   

Los mismos que este lunes recibieron con aplausos al presidente Juan Manuel Santos, quien en compañía de varios ministros, visitó la sede local donde la misión tripartita (ONU, gobierno y FARC) hacen monitoreo y verificación de la zona de agrupamiento de los futuros desmovilizados.


Jesús Santrich, Iván Márquez, y guerrilleros del bloque Sur de las FARC

La que dirigirá Gloria Estella será una de las 20 bibliotecas móviles que servirán a las comunidades de las 20 zonas veredales de todo el país, y que tendrá la misma oferta que una biblioteca pública. Para surtirlas, se definieron las necesidades de información y contenido entre la población de cada uno de esos 20 lugares, los clásicos de la literatura rusa, como Crimen y Castigo de Fiódor Dostoievski, o la novela Guerra y Paz de León Tolstoi.


El presidente Juan Manuel Santos al futbolín en la verda La Car,melita, en Puerto Asís, Putumayo 

También se registró demanda en temas de Derechos Humanos, historia de Colombia, y reforma agraria. “En todas hay una biografía de Camilo Torres, el cura guerrillero, y del Che Guevara, no pudimos conseguir la de Jhon Lee Anderson, pero logramos una versión muy buena”, dice Henry García Gaviria, director nacional de bibliotecas móviles, programa del Ministerio de Cultura, quien dice que las bibliotecas también tendrán una videoteca con 80 títulos de cine de ficción y otra cantidad similar de videos documentales.  La primera biblioteca fue la que Santos le entregó personalmente a Gloria Estella en la vereda La Carmelita.

Allí el reto será tan ambicioso como el de la revista que nació para que La Hormiga hiciera su catarsis. Encontrará 10 mujeres embarazadas, 4 gestantes, 4 con niños de menos de un año, y 5 niños, hijos de guerrilleros, entre 1 y 5 años de edad. Aún falta adelantar el censo de alfabetización entre los adultos,  para conocer a quienes no saben ni leer ni escribir.

Gloria Estella fue quien se postuló para este reto, y pidió hacerlo en la zona veredal de su departamento. Con una sonrisa en la cara está convencida que los libros serán el camino a la reconciliación.    

*Texto y fotos
Rodrigo Urrego B.
Periodista Semana.com 

Vereda La Carmelita, municipio de Puerto Asís, Putumayo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.