Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2016 5:06:00 PM

'El presidente quiere presionar para llevar un acuerdo a la entrega del Nobel'

En diálogo con Semana.com, Francisco Santos aseguró que sería un error agilizar las negociaciones entre los del No, las FARC y el Gobierno para llegar con resultados a Oslo, Noruega, el próximo 10 de diciembre.

La nueva orden del presidente Juan Manuel Santos es que los negociadores del Gobierno y las FARC no se levanten de la mesa hasta lograr un acuerdo, para el que se tendrán en cuenta más de 500 propuestas presentadas por los sectores del No.

Pero tanta celeridad ha generado suspicacias. Incluso, se cree que Santos quiere dejar los acuerdos listos rápidamente para tener resultados cuando reciba el premio Nobel de Paz, el próximo 10 de diciembre en Oslo, Noruega.

Puede leer: Diez de diciembre, el nuevo día señalado del proceso de paz

Este es el caso del ex vicepresidente Francisco, ‘Pacho‘, Santos, quien en diálogo con Semana.com aseguró que si el afán del mandatario es llegar a la entrega de la condecoración con los acuerdos listos, estaría cometiendo un "tremendo error" porque se estaría deshaciendo de los avances que ha tenido el Gobierno con los del No.

Semana.com: ¿Cree que se ha avanzado en las negociaciones entre los del No y el Gobierno en los últimos días?

Francisco Santos: El tema de fondo es que ha habido muy buenos avances durante las discusiones. El hecho de que el presidente mande a que hable a los negociadores es importante, pero a esto le falta.

Lo que creo es que el Gobierno no puede pensar que esto terminó acá, esto apenas está empezando. Va muy bien pero para mí es absolutamente necesario que cuando regresen de La Habana vuelvan a hablar y digan en qué se avanzó con las FARC y en qué no y qué opciones hay. Esto es un proceso de venir y volver.

Semana.com: Usted dice que es inaceptable que el Gobierno haga ‘conejo‘, ¿a qué se refiere con eso?

F.S.: Me parece que las decisiones democráticas se tienen que respetar. Eso es como si en los años 50, en el plebiscito, hubieran dicho: "¿Sabe qué? Pueden votar las mujeres de más de 50 años, las otras no".

El plebiscito de acá es igual. Requiere que el Gobierno, muy responsablemente, asuma esta decisión y trabaje con los del No, que hemos demostrado que no queremos dilatar, que queremos avanzar, que lo que hay es la mejor disposición de lograr un acuerdo y creo que forzarlo ahora sería un tremendo error. Deshacer lo que se ha hecho hasta ahora sería una gran equivocación y creo que el Gobierno no debe pensar que esto ya terminó.

Semana.com: Según usted, ¿cómo el Gobierno haría ‘conejo‘?

F.S.: Lo primero es que esto termine acá y que no haya un ir y venir entendiendo posiciones en las que el Gobierno ya tiene que actuar como un negociador. Que el Gobierno no se ponga la camiseta del No y no entienda que hay que hacer hasta el último esfuerzo para juntar a todos los del No.

Si no se hubiera dado lo de los últimos diez días, yo entendería que no habría ningún avance, pero es que ha habido muchísimos avances, entonces me parece muy importante que el Gobierno entienda que aquí a esto le falta un hervor importante.

Semana.com: ¿Y qué falta?

F.S.: Falta que regresen de La Habana, que nos sentemos a mirar punto por punto lo que dijeron las FARC. Que miremos qué se puede acomodar.

Sé que el Gobierno quiere presionar para tener un acuerdo para llevar a Oslo, Noruega, pero me imagino que esa no era la proposición de los que otorgaron el Nobel. El Nobel indica generosidad y grandeza a la hora de negociar, sobre todo cuando hay un plebiscito y un mandato popular detrás.

Semana.com: ¿Y qué opina usted sobre eso, que el presidente quiera recibir el Nobel con los acuerdos listos?

F.S.: Me parece que pierde una gran oportunidad y que él quedaría como una persona que le hizo ‘conejo‘ al país. El 10 es una fecha en la que le entregan el premio, él ya tiene el Nobel. Lo que él tiene que hacer es demostrar que esa grandeza que da el Nobel implica hacer hasta el último esfuerzo para lograr este acuerdo nacional en torno a la paz. Forzar estos hechos ahora cuando está bien montado el tema del cese del fuego me parece una equivocación. Es un momento muy importante y un momento que les plantea a Colombia y al presidente un reto inmenso y es el de lograr un acuerdo en torno a la paz.

No hacerlo es no mostrar grandeza no solamente frente al premio que le dieron, sino, sobre todo, frente a la sociedad colombiana.

Semana.com: Se llevaron más de 500 propuestas a La Habana, ¿cree que algunas se van a descartar?

F.S.: Yo prefiero no entrar al detalle, porque prefiero que esto sea manejado con la discreción que se ha llevado hasta ahora. Al ver ese número de propuestas la gente se puede asustar, pero creo que hay muchísimas que son muy sencillas.

Semana.com: En relación con los cambios que proponen para la Jusrisdicción Especial para la Paz, ¿cree que los del No tienen una propuesta viable?

F.S.: Ahí hay propuestas muy viables que generan independencia dentro del sistema, que generan las garantías. Pero si hay observaciones frente a eso, pues que se planteen y las discutimos acá, una vez regresen de La Habana los negociadores.

Semana.com: ¿Usted considera que cuánto tiempo deben tomarse para que los acuerdos queden ‘bien negociados‘?

F.S.: Creo que el tema de tiempo no es lo importante. Lo importante es que se avanzó mucho, se avanzó muy bien y que ahora forzar una solución por llevar algo al Nobel es un error, aquí hay tiempo.

Lo que quedó claro es que nosotros no queremos dilatar. Lo que quedó claro es que los del No quieren un acuerdo rápido, pero esto implica ir y venir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.