Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/13/2016 9:00:00 PM

"La constituyente no debe ser para cerrar la guerra sino el primer acto del posconflicto”: Rodrigo Uprimmy

Uno de los juristas más influyentes del país tercia en la polarización que han generado el plebiscito y la constituyente, y muestra caminos alternos.

SEMANA: ¿Cómo salir de la encrucijada sobre la refrendación?

RODRIGO UPRIMNY: Las dos partes deben tener razonabilidad y dejar la arrogancia. La fórmula tiene que salir de un acuerdo de la mesa y hasta ahora ha habido unilateralidad de los dos lados. Es difícil pensar en un mecanismo único, porque eso lo que hace es polarizar. Es mejor pensar la refrendación como un proceso de varios momentos.

SEMANA: ¿Pero sí es necesaria la refrendación?

R.U.: La refrendación, como proceso, cumple múltiples objetivos. 1) Es la legitimidad democrática. Que la gente le dé el aval al acuerdo, lo cual a su vez le da sostenibilidad política. 2) Que el mecanismo que se adopte dote de fuerza jurídica el acuerdo y permita poner en marcha mecanismos de implementación que sean claros. 3) Debe ser un mecanismo que asegure la irreversibilidad de los acuerdos.

SEMANA: ¿Uno de esos mecanismos puede ser la constituyente?

R.U.: Las Farc insisten en la constituyente por orgullo, y también porque tienen la idea de que esta les generaría una dinámica de movilización popular fuerte. Pero para refrendar es un mal mecanismo porque tiene muchos obstáculos jurídicos y toma mucho tiempo. Habría que sacar una ley que exigiría ponerse de acuerdo en la composición y competencia de la constituyente. Luego una revisión previa por parte de la Corte Constitucional que duraría varias semanas. Luego una primera votación para aprobar la convocatoria, que requiere un umbral altísimo: votos a favor que superen el 33 por ciento del censo electoral, es decir, más de 11 millones de votos a favor. Eso no lo ha tenido ningún presidente en segunda vuelta.

SEMANA: ¿Eso implicaría un acuerdo político?

R.U.: Claro. Lo único que lograría esa votación es un acuerdo político antes de votar por los delegatarios. Pero hacer todo ese trámite solo para refrendar los acuerdos es dejar muy atada una constituyente. Otra cosa, que no tiene sentido, es que sea para redebatir todo. La experiencia internacional es que las constituyentes para cerrar la guerra terminan por volverse espacios de confrontación y no de pacificación.

SEMANA: Pero si la constituyente para refrendar es inviable y el plebiscito ya fue rechazado por las Farc. ¿Qué opciones quedan?

R.U.: Que el mecanismo se acuerde en la mesa y podría ser una consulta para la refrendación de la paz, que, además, incorpore los acuerdos al ordenamiento jurídico, al tiempo que autorice un mecanismo especial de implementación tipo comisión legislativa especial o Congreso constituyente.

SEMANA: ¿Eso implicaría curules directas para las Farc?

R.U.: Se podrían contemplar curules directas para esa tarea específica. Esa podría ser la constituyente a la que aspiran las Farc. Ese mecanismo tendría legitimidad. Esta combinación tendría la votación ciudadana y la puesta en marcha del mecanismo de implementación que ejecute los acuerdos rápidamente y les permite a las Farc ir dejando las armas mientras tanto. Entonces, en dos o tres años uno puede tener un acuerdo político para una constituyente que aborde los temas no resueltos en los acuerdos como ordenamiento territorial o la justicia. No una constituyente para cerrar el conflicto, sino como uno de los primeros momentos del posconflicto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.