Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/06/25 10:30

El premio que no recibirá Uribe

Una universidad española anuló el acto de entrega de una medalla de honor al expresidente, al considerar que la ceremonia podría ser interpretada como una interferencia en la actual coyuntura política del país.

La entrega de la medalla iba a producirse 5 de julio. Foto: Archivo SEMANA

Hace unas semanas se conoció que el senador Álvaro Uribe Vélez sería condecorado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de España. El premio lo recibiría por su “liderazgo político y defensa de los derechos humanos en Iberoamérica”, pero la entrega, que iba a producirse el próximo 5 de julio, se complicó.

En las últimas horas se conoció que la institución educativa anuló el acto de entrega de su medalla de honor al expresidente, al considerar que la ceremonia podría ser interpretada "como una interferencia en la actual coyuntura política del país".

La concesión de la medalla al senador despertó críticas entre organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales, que pidieron a la UIMP que se retractara de su decisión.

Uribe es cuestionado por esas organizaciones por su política de seguridad democrática de lucha contra las guerrillas durante su gobierno (2002-2010), periodo en el cual hubo violaciones de los derechos humanos denunciados ante la Fiscalía e incluso ante tribunales internacionales.

Así las cosas, esta institución académica anunció mediante un comunicado su decisión de "anular el acto" en el que se iba a entregar la medalla en la ciudad española de Santander, en el norte del país.

"La UIMP, desde su vocación de estrechar vínculos con Iberoamérica, tiene una larga tradición en distinciones a exmandatarios latinoamericanos como Belisario Betancur (Premio Internacional Menéndez Pelayo 2007), Michelle Bachelet (Doctorado Honoris Causa 2010) o Julio María Sanguinetti (Medalla de Honor 2013)", explicó la institución académica.

Añadió que estos reconocimientos, "como el de Álvaro Uribe", se basan "en la trayectoria institucional y académica" de los galardonados, "y no tienen en ningún caso carácter político ni relación con sus posiciones en los asuntos internos de sus respectivos países".

"Por ello, dada la coincidencia de este acto con circunstancias extraordinarias en Colombia, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo ha considerado oportuna su anulación", subrayó el comunicado.

Desde el principio, este evento tuvo muchos altibajos. Hace pocos días el presidente de la comunidad autónoma española de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, manifestó en entrevista con Blu Radio que no asistiría al acto público porque no compartía la postura del expresidente frente al proceso de paz.

También le dijo a ese medio que él, personalmente, no le hubiera dado la medalla por considerar que tal condecoración se la debían otorgar “a una persona que no genere ninguna polémica”.

Al parecer esta no fue una buena semana para el expresidente, pues para él no solo "la palabra paz quedó herida", tras el acuerdo del cese al fuego que fue anunciado esta semana desde La Habana, sino que el próximo 5 de julio se quedará sin medalla.

Con información de EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.