Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2016 2:27:00 PM

Santos y Timochenko en frases

Tras la firma del acuerdo del cese al fuego, el mandatario y el jefe guerrillero pronunciaron sus discursos. Estas son las frases más destacadas.

El salón de protocolo de El Laguito, en la Habana, estaba a reventar. Delegaciones de varios países, políticos, periodistas y empresarios sirvieron como testigos del histórico acuerdo al que llegaron Gobierno y FARC. El presidente Santos y ‘Timochenko‘ cumplieron con el protocolo de sus intervenciones y Semana.com destaca las más importantes frases.

Juan Manuel Santos:

- Esto significa –ni más ni menos– el fin de las FARC como grupo armado.

- Lograr este acuerdo nos llena de fe y esperanza.

- No solamente se acordó el fin de las confrontaciones –con un cese de fuego y hostilidades bilateral y definitivo–, sino que también se definió un cronograma preciso para que las FARC dejen las armas para siempre.

- ¡Nos llegó la hora de vivir sin guerra!

- No habrá más colombianos víctimas de esta guerra entre hijos de una misma nación.

- No habrá más niños en la guerra. Podrán dedicarse a ser realmente niños: aprender, jugar, reír, ¡como debe ser! Los jóvenes tampoco tendrán que ir más a la guerra.

- No habrá impunidad. Los máximos responsables de crímenes atroces serán juzgados y sancionados”.

- Una paz estable y duradera, que nos dé la tranquilidad a todos de que los días oscuros de la guerra con las Farc no volverán jamás, nunca más.

- El Acuerdo Final lo firmaremos en Colombia.

- Quiero valorar expresamente el paso que hoy dan las FARC al acordar que la lucha por sus convicciones ya no será armada, sino –como debe ser– política, con ideas y argumentos.

- No estamos de acuerdo –y seguramente jamás lo estaremos– en la visión política o económica para el país, pero lo que se reconoce hoy es la posibilidad de disentir y de tener posiciones opuestas sin necesidad de enfrentarse por medios violentos.

- Esta es la paz de los colombianos –de todos, sin excepción– la paz que soñamos y esperamos por tantos años.

- ¡Y ya no es un sueño! La sentimos en nuestras manos, al tiempo que vemos alejarse –para siempre– la pesadilla de la guerra.

- La paz se hizo posible… ¡por fin posible, ahora vamos a construirla!

Timoleón Jiménez, ‘Timochenko’

- Que este sea el último día de la guerra

- Claro que las FARC haremos política. Si esa es nuestra razón de ser, pero por medios legales y pacíficos, con los mismos derechos y garantías de los demás partidos.

- Desde el principio sostuvimos que la firma de este acuerdo es la mejor oportunidad que tendrá nuestro país para enrumbarse hacia la justicia social y el progreso.

- El acuerdo final será la llave para dar vuelta a esa cerradura, pero requerirá de la organización y la movilización constante de la gente por su cumplimiento.

- Duele profundamente y resulta intolerable que a estas alturas tales estructuras (paramilitares) sigan asesinando con plena libertad como ocurrió entre el 11 y el 13 de este mes en Barrancabermeja con cuatro jóvenes. Que el Esmad siga triturando colombianos que salen a protestar con justicia y que el aparato judicial continúe ordenando privaciones abusivas de la libertad como la del compañero ‘Carlos Arturo Velandia’.

- Las Fuerzas Armadas colombianas están llamadas, en adelante, a jugar un papel en aras de la paz, la reconciliación y el desarrollo del país. Fueron nuestras adversarias, pero en adelante tenemos que ser fuerzas aliadas por el bien de Colombia.

- Hoy vemos la paz más cerca que nunca.

- Que este sea el último día de la guerra.

- Este acuerdo sobre el punto del fin del conflicto les debe dar tranquilidad a todos los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.