Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/10/05 13:49

Procurador: “A Serpa no le puede seguir gustando la impunidad”

Alejandro Ordóñez se defendió así de las críticas que le hizo el senador Horacio Serpa, quien lo tildó de ser hostil a la paz.

Procurador critica a Serpa por considerarlo hostil a la paz.

Las críticas del senador Horacio Serpa a las objeciones del procurador Alejandro Ordóñez al acuerdo con las FARC le costaron un buen indirectazo. El jefe del Ministerio Público le respondió que “no le pude seguir gustando la impunidad”. Aunque el procurador se refería al proceso de paz, sus palabras parecen tener un trasfondo, que parecería señalar viejas e históricas acusaciones contra el samperismo.

Y es que no se puede olvidar que el nombre del legislador liberal ha salido a relucir en dos procesos judiciales emblemáticos en los que ha habido, sin ser él el responsable, un buen manto de impunidad. Ambos han tenido como eje el protagonismo de Serpa durante el accidentado cuatrienio del gobierno de Ernesto Samper.

El primero de ellos, el proceso 8.000, en el que el dirigente se destacó por la férrea defensa que ejerció en favor del entonces presidente desde el Ministerio del Interior. De hecho, no son pocos los que le conceden a Serpa todas las avemarías por el salvavidas que mantuvo a Samper en el poder, pese al ingreso de dineros del narcotráfico a su campaña electoral.

El segundo caso en el que el nombre del parlamentario es protagonista es la muerte del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, pues la Corte Suprema de Justicia tiene a su cargo una indagación que se encuentra abierta por las declaraciones de Luis Hernando Gómez Bustamante, quien vinculó al hoy senador con ese homicidio.

Pero al margen del trasfondo que se pueda leer en las palabras de Ordóñez contra Serpa, el jefe del organismo de control indicó que el parlamentario no debería defender acuerdos en los que se pacten esquemas de justicia transicional en los que la gran ausente sea, precisamente, la justicia.

Para él, es inadmisible que la guerrilla de las FARC no se reconozca como victimaria. Subrayó que trabajará incansablemente para que el grupo armado se asimile como el causante del sufrimiento de miles de familias afectadas por el conflicto armado y para que estén obligadas a repararlas.

Aclaró que lo que hace al oponerse al contenido de esos convenios es adelantar el trabajo que le corresponde como defensor de los intereses de las sociedades, principalmente el de las víctimas.

Mientras las palabras del procurador al pedirle a Serpa que no siguiera expresando gusto por la impunidad despiertan suspicacias como esta, lo que sigue retumbando en los círculos políticos es que los acuerdos de La Habana evidencian posiciones irreconciliables entre ciertos actores de la política y la institucionalidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.