Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/27/2017 8:52:00 AM

"Lo peor que le puede pasar al acuerdo de paz es cambiar las reglas del juego": Carrillo

Para el Procurador modificar el calendario de la dejación de armas de las FARC será un duro golpe a la confianza de los colombianos. Semana.com habló con él sobre el tema y su aterrizaje a la Jurisdicción Especial de Paz.

Semana.com.: ¿Cuál va a ser el papel de la Procuraduría en la Jurisdicción Especial de Paz?

Fernando Carrillo: La alternativa que se tomó de excluir a la Procuraduría -como estaba originalmente en la Jurisdicción Especial de Paz- tenía unos visos de anticonstitucionalidad. El Ministerio Público pertenece al núcleo dogmático de la constitución y es la institución de control más antigua y tratar de excluirla era un error indiscutible. Desde el debate en la plenaria de la Cámara hasta el de la Comisión Primera del Senado logramos exponer unos argumentos y es que aquí hay un tema fundamental: son las víctimas las que están en el corazón del proceso de paz y ellas no tenían quién las defendiera en este proceso de la Jurisdicción Especial de Paz. Lo que hicimos fue convencerlos de que teníamos que jugar un papel en función de sus derechos. En condiciones normales esa protección la hace la propia Fiscalía pero como es tan Sui Géneris la justicia transicional por las condiciones y requisitos, eso lo podíamos cumplir nosotros.

Le recomendamos: Carrillo, el último en subirse al bus de la JEP

Semana.com.: Como lo expusieron algunos senadores de la Comisión Primera del Senado, ¿usted también ve débil como quedó planteado el proceso de reparación a las víctimas en el Acto Legislativo de Paz?

F. C.: Eso es cierto. La protección a las víctimas es débil y por eso necesitan una institución con el rango y fuerza constitucional que tiene la Procuraduría para que las proteja. No hay salvaguardias para los derechos de las víctimas. Tanto la verdad judicial que va a salir como la verdad digamos "real" que queda por fuera del sistema judicial son las que van a permitir que haya o no reparación. Cuando uno habla de justicia, verdad, reparación y no repetición todo eso pasa precisamente por la defensa de los derechos de las víctimas. Si uno los ignora no va a tener ni verdad, justicia y reparación.

Semana.com.: ¿Con cuántos puestos queda la Procuraduría en la Jurisdicción Especial de Paz?

F. C.: No lo sé. Eso depende del desarrollo institucional. Ahí cualquier cosa que diga es mentira. Ya vendrá un diseño institucional que le va a corresponder al Gobierno en diálogo con el poder judicial. Vamos a ver qué dimensión se le va a dar a eso.

Semana.com.: ¿La Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo de Paz (CSIVI) ya le dio el visto bueno a su llegada?

F. C.: No sabría decirle pero yo creo que si ellos están pensando en que este proceso funcione lo que deberían hacer es abrirle una avenida la Procuraduría para que esté dentro de La Jurisdicción Especial de paz.

Semana.com.: ¿Su llegada le devuelve el aliento a los militares?

F. C.: Hay posiciones que han sido un poco radicales. Esto, en el sentido de que se trata exclusivamente de poner un blindaje exagerado en ese tema del artículo 28 del Estatuto de Roma. Hay que tomar un camino intermedio que fue el que finalmente se adoptó y eso satisface tanto al derecho nacional como el internacional. Pensar en blindajes más exagerados es pensar que se ponga una lupa de porqué es así. Me parece que la opción que se acordó en el articulado que va a plenaria es realista y cumple con los estándares.

También puede ver: "La Jurisdicción de Paz quedó hecha a la medida de las FARC"

Semana.com.: ¿Cuál es su posición frente a los delitos de ejecución continuada. Deben quedar por dentro o porfuera de la Jurisdicción Especial de Paz?

F. C.: Es evidente que algún tipo de conductas que no hagan parte o que no sean de la esencia de la transición en términos de la movilización y desarme, deben ir a la justicia ordinaria. Pero es evidente que el tema de los cultivos ilícitos es un compromiso que tiene la guerrilla y que le va a dar legitimidad moral al proceso de paz. Ellos tienen que terminar con eso, que puedan de la noche a la mañana es lo que es bastante complicado, pero que tienen que terminar con eso en los términos que se pactó por supuesto que lo tienen que hacer. Sigo convencido de que ese tema de los cultivos ilícitos le va a dar mayor legitimidad al acuerdo así como el tema de la entrega de bienes y rutas del narcotráfico si la guerrilla lo hace mostrando buena fe y disposición de cumplir con los compromisos. Me parece que al fin y al cabo lo que le va a dar supervivencia y sostenibilidad al proceso de paz es la confianza en el mismo y si la guerrilla no expresa o manifiesta esos gestos la gente no va a confiar.

Semana.com.: ¿Lo deja tranquilo la forma como quedó planteado el delito de lavado de activos en el Acto Legislativo que da vida a la Jurisdicción Especial de Paz?

F. C.: Quedan sometidos a las investigaciones que va a hacer la justicia por su propia cuenta. Ellos tienen que contar la verdad porque de otro modo nos vamos a encargar de encontrar lo que dejaron de contar. Ahí es donde va a venir el problema. En esos casos se trataría de conductas por fuera de la Jurisdicción Especial de Paz. Hay que confiar en la palabra de ellos porque hasta el momento han venido cumpliendo y de nuevo la confianza que va a tener el proceso va a depender de la palabra de ellos. En el momento que simplemente falten a la verdad habrá otra forma de encontrar, por ejemplo, los activos en el exterior y en ese caso por supuesto saldrán de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) esos delitos.

Semana.com.: ¿Le inspiran seguridad los nombres de las cinco personas que elegirán a los miembros del Tribunal de Paz?

F. C.: Conocí a Diego García-Sayán cuando fue canciller de Perú, ministro de Justicia, presidente de la Comisión Andina de Juristas. A mí particularmente me inspira confianza. A Juan Méndez lo conocí como uno de los grandes abanderados de las luchas de derechos humanos en el caso particular del cono sur y fueron fundamentales. En este momento de lo que se trata es de confiar en que el buen criterio de juristas de ese calibre lleven a que la selección sea la adecuada. Estoy esperanzado en que eso sea así.

Semana.com.: ¿Está de acuerdo con que se modifiquen los tiempos de la dejación de armas?

F. C.: Espero que ellos puedan encontrar la forma de manejar las reglas de juego que pactaron. A mí me parece que lo peor que le puede pasar a un proceso es cambiar las reglas del juego. Incluso, cambiar las fechas. Ojalá eso no se dé. Obviamente aquí ha habido de parte y parte problemas. El Estado de alguna manera no tenía los niveles de preparación para enfrentar los desafíos que suponía y que hemos venido observando en las zonas veredales que poco a poco se van ajustando. Al fin y al cabo, todos estamos aprendiendo acá. Estos son temas desconocidos. La Justicia Especial de Paz es sui géneris. Colombia nunca había tenido experiencia en un proceso de desmovilización como este. Aquí hay procesos de aprendizaje que son complejos pero lo peor que le puede pasar al proceso de paz es cambiar las reglas del juego porque el país sigue expectante de que se cumplan esos plazos e independientemente de las dificultades que se han venido surtiendo, y ojala se superen, cumplir con los plazos me parece fundamentalmente.

Semana.com.: ¿Ordóñez sepultó o no indagaciones contra fichas de Odebrecht?

F. C.: Yo creo que la dimensión del escándalo hace cinco años era muy difícil de medir. Segundo, el que archivó el proceso fue un procurador delegado de la administración anterior: el procurador de la vigilancia administrativa. Tercero, el exprocurador Alejandro Ordóñez ha dicho que él estuvo involucrado en esa investigación y por las circunstancias que había en ese momento no pudo llegar a mayores resultados porque no tenía los elementos probatorios. Lo cual, puede ser cierto también. Pero lo que se sabe es que nos tocó reabrir la investigación para poder vincular a este tipo de personas y la veeduría ciudadana que hizo la queja en ese momento le apuntó quirúrgicamente a lo que se descubrió siete años después.

Semana.com.: ¿Cómo les ha ido en Brasil con las entrevistas que iban a hacer sobre el caso Odebrecht?

F. C.: Estamos evaluando además la pertinencia y oportunidad de las mismas. La semana pasada se produjo esa reunión de fiscales y procuradores en Brasil y nosotros lo que queríamos era respetar los tiempos de la Fiscalía que está manejando principios de oportunidad y nosotros no queremos interferir ahí. Yo creo que en los próximos días vamos a proceder a recibir esas declaraciones.

Le puede interesar: "En este país el ser corrupto ha dado estatus": Fernando Carrillo

Semana.com.: ¿Ve viable tramitar vía Fast Track un proyecto de ley que fortalezca las personerías del país, como lo prometió en Pereira?

F. C.: Por supuesto, hay que hablarlo con el Gobierno. Lo sugerí en mi discurso con el Ministerio del Interior y Hacienda porque esto tiene un costo presupuestal. Pero me parece a mí que en un momento que se está diciendo que cualquier cosa puede ser susceptible de fast track, esto si que tiene relación con la paz. El compromiso de los personeros es precisamente velar por el derechos de las víctimas y crear unos sistemas de alertas tempranas que tienen que ver con los compromisos. Sus funciones encajan perfectamente con el proceso de paz y sería muy lógico que se  presente ese proceso de fortalecimiento de las personerías a través de ese mecanismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.