Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/2015 6:00:00 AM

"Orden presidencial es realmente un cese bilateral disfrazado"

Para el procurador, Alejandro Ordóñez, la medida representa un golpe más a la moral de las Fuerzas Militares.

Luego de que el presidente Juan Manuel Santos anunció suspender durante un mes los bombardeos contra la guerrilla de las FARC, la Procuraduría emitió un comunicado en el que rechaza la reciente medida y advierte que la orden, que "amarra a la fuerza pública en contra de esa guerrilla", desprotege peligrosamente a los ciudadanos.

"Estamos ante un cese al fuego bilateral disfrazado. La fuerza pública tiene una obligación constitucional que ni siquiera por orden del presidente de la República se puede omitir, pero, además, porque las FARC siguen delinquiendo y generando víctimas. No se puede paralizar a las Fuerzas Militares y de Policía Nacional en contra de ese grupo cuando continúan sus actividades criminales", dice.

Para la Procuraduría, mientras las Fuerzas Militares suspenden su ofensiva, la guerrilla seguirá delinquiendo y afectando a la población civil. Además, en el duro comunicado que envía al Ejecutivo, le cuestiona ¿cómo hará para que la suspensión de los bombardeos no termine por beneficiar al ELN y las bacrimes?

“Es un golpe más a la moral de las Fuerzas Militares de Colombia. Las FARC persisten en su política de extorsión, intimidación, terror y de delito contra la población civil”, dice el comunicado.

Entre los reparos que le hace la Procuraduría al Ejecutivo está:
 
1. El anuncio se traducirá en la parálisis de la fuerza pública en contra de las FARC, mientras ese grupo continúa afectando con diversos delitos a la población civil.
 
La orden de no seguir bombardeando campamentos ilegales de las FARC es realmente un cese bilateral disfrazado y un golpe más a la moral de las Fuerzas Militares de Colombia.
 
2. Las FARC persisten en su política de extorsión, intimidación, terror y de delito contra la población civil. En eso no hay ninguna reducción de las acciones del grupo, tal como lo han expresado ante la Procuraduría General de la Nación numerosos alcaldes, personeros y oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional. La orden que amarra a la fuerza pública en contra de esa guerrilla desprotege peligrosamente a los ciudadanos.
 
3. Es evidente que el Gobierno ya decidió aceptar la imposición de las FARC de un cese bilateral antes de la firma del Acuerdo de Terminación del Conflicto, aún con la posibilidad de que este no se llegue a firmar.
 
Se debe aclarar si en la práctica esa decisión implica la suspensión inmediata de toda operación ofensiva de superficie contra las FARC.
 
No se entiende que el Presidente excuse en su declaración los posibles “enfrentamientos” que se puedan dar como consecuencia del “control militar del área” que corresponde hacer a la fuerza pública, cuando se supone que se ordena es suspender únicamente los bombardeos y no todas las operaciones ofensivas. El presidente debe ser claro y preciso.
 
4. El presidente debe señalar cómo hará su gobierno para evitar que la suspensión de los bombardeos contras las FARC termine por beneficiar al ELN y a las Bacrim. En ciertas zonas del territorio nacional tales grupos actúan coordinadamente y en algunos casos desarrollan actividades criminales concretas de forma conjunta.
 
Cuando las FARC se muevan con miembros del ELN, ¿éstos últimos tendrán blindaje ante los bombardeos y se beneficiarán con la orden dada por el presidente?
 
Cuando lo hagan junto a las Bacrim, ¿tampoco éstas podrán ser atacadas?
 
O, ¿en esos casos las Fuerza Pública podrá bombardearlos o atacarlos, según corresponda?
 
5. Estamos ante un cese al fuego bilateral disfrazado. La Fuerza Pública tiene una obligación constitucional que ni siquiera por orden del presidente de la República se puede omitir, pero, además, porque las FARC siguen delinquiendo y generando víctimas. No se puede paralizar a las Fuerzas Militares y de Policía Nacional en contra de ese grupo cuando continúan sus actividades criminales.

El presidente debe señalar cómo hará su gobierno para evitar que la suspensión de los bombardeos contras las FARC termine por beneficiar al ELN y a las Bacrim. En ciertas zonas del territorio nacional tales grupos actúan coordinadamente y en algunos casos desarrollan actividades criminales concretas de forma conjunta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.