Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/12/10 07:44

La última estocada de la Procuraduría a la Bogotá Humana

El Ministerio Público abrió indagación preliminar por supuestas irregularidades en la escogencia del contratista encargado del metrocable de Ciudad Bolívar, en Bogotá.

Procurador Alejandro Ordóñez Foto: bogotahumana.gov.co / archivo SEMANA

Menos de un mes le queda a la Bogotá Humana al frente del Palacio de Liévano y la Procuraduría ya tiene lista una nueva causa en su contra. El Ministerio Público abrió indagación preliminar por supuestas irregularidades en las que habrían incurrido funcionarios del IDU para seleccionar al encargado de los diseños previos del metrocable de Ciudad Bolívar.

El caso tiene ingredientes especiales, en la medida en que saca a relucir los nombres de Verónica Alcocer, esposa del alcalde Gustavo Petro, y el del presidente de Bolivia, Evo Morales.

El órgano de control busca establecer si hubo un acuerdo irregular para que la empresa austriaca Doppelmayr se hiciera al contrato de 164.000 millones de pesos con el cual se pretendería sacar adelante los estudios previos de la obra.

El 9 de octubre del 2015, La FM denunció en su portal web un probable acuerdo velado para adjudicar a conveniencia una licitación que tenía por propósito contratar estudios de prefactibilidad para dotar a la comunidad de Ciudad Bolívar de una línea de metrocable como la que funciona en los barrios ubicados en las laderas de Medellín (Antioquia).

En ella se señalaba que Andreas Rudolph, director de ventas de mercado internacional de la empresa austríaca Doppelmayr, trató de explotar la amistad entre el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Su cometido sería llegar a Verónica Alcocer, esposa de este último.

Al parecer, estaba convencido de que esta gestión la facilitaría la adjudicación del contrato. Comoquiera que fue esta empresa la seleccionada para estudiar la conducencia de las obras de teleféricos en el país del altiplano, era lógico pensar en que Morales sería la carta de presentación ideal para tener acceso a Alcocer.

Desde el 2013, Rudolph y un grupo de colaboradores que visitó la feria de Transporte Masivo en Bogotá les expresaron a los directores de Transmilenio, Fernando Sanclemente, y del IDU, William Camargo, su interés en el proyecto.

Varias reuniones entre los mismos protagonistas se habrían celebrado desde entonces. Se dice que el 9 de marzo del 2014 discutieron nuevamente cuáles serían las condiciones de la licitación. Supuestamente, el propósito era que Doppelmayr pudiera cumplir todos los requisitos y que el concurso se dirigiera exclusivamente a favorecer a esa empresa.

Según los hechos denunciados, en el 9 y el 10 de abril del año anterior hubo una última reunión de los emisarios de la empresa con el gerente de Trasmilenio. Al parecer, el interés por sellar definitivamente el acuerdo era la proximidad de la salida de Sanclemente del cargo, quien días más tarde sería reemplazado por Sergio París.

Aun cuando la Procuraduría no tiene aún un grado de certeza sobre qué funcionarios pudieron estar implicados en este proceso, decidió abrir indagación preliminar. Lo hizo para determinar si hay mérito para abrir causas contra alguno de los integrantes del equipo de la Bogotá Humana.

Adicionalmente, ordenó adelantar una inspección al proceso licitatorio. Además, visitará las instalaciones del IDU y buscará establecer si Transmilenio organizó el encuentro de transporte masivo en el que se dice que se empezó a negociar el direccionamiento del concurso.

También le pidió a la ONU que certifique si el director de ventas de mercado internacional de Doppelmayr ofreció una conferencia en un conversatorio sobre urbanismo. Esto, teniendo en cuenta que fue ese el escenario en el que se habrían negociado algunas de las bases del denunciado acuerdo.

Se trata de uno más de los tantos reparos de la Procuraduría a la gestión de la administración distrital. La máquina tapahuecos, la modernización de la línea 1, 2, 3, el uso de los centros de atención para drogodependientes son otros más de los escenarios en los cuales el Ministerio Público ha hecho expreso su desconcierto por las actuaciones de Petro y sus colaboradores.

Ante semejante panorama, es un hecho que el petrismo tendrá que seguir rindiéndole cuentas al organismo de control disciplinario, aun después de la terminación del período del actual mandatario. Veremos si en alguno de esos casos las cosas terminan como culminó el escándalo por el cambio del esquema de recolección de basuras. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.