Martes, 17 de enero de 2017

| 2016/04/19 07:01

"El país está nadando en coca": Procurador

Alejandro Ordóñez envió una dura carta al ministro de Justicia, en la que advierte que los cultivos ilícitos se han multiplicado, en parte gracias a la eliminación de las aspersiones con glifosato.

Alejandro Ordóñez Foto: Archivo SEMANA

El Procurador vuelve a meterse en la pelea por la política antidrogas. Esta vez, envió una dura carta al ministro de Justicia, Yesid Reyes, en la que le pide que convoque de manera urgente una sesión en el Consejo Nacional de Estupefacientes “para estudiar el aumento de los cultivos ilícitos y establecer una ruta que permita enfrentarlo”.

Lo hizo a propósito de la visita del jefe de la cartera a Nueva York, donde el pleno de Naciones Unidas se reúne para replantear la lucha que por más de 40 años se ha librado contra el narcotráfico y que a la fecha no ha conseguido menguar el número de cultivos ilícitos en el país.

En la misiva que envió el jefe del Ministerio Público, no sólo le advierte al Gobierno que la política antidroga falló y que el país "está nadando en coca", sino también denuncia la omisión por parte de algunos funcionarios sobre las alarmantes cifras que rondan esta problemática.

"El cultivo de coca aumentó casi en 100 % en dos años, regresó a los niveles del 2007", advierte Alejandro Ordóñez, quien señala que se están viendo las consecuencias del "desmantelamiento" de la política contra cultivos ilícitos como la "aspersión aérea".

A su juicio, las últimas medidas que ha tomado el gobierno del presidente Juan Manuel Santos han permitido robustecer el negocio que sirve de combustible para las bandas criminales, las FARC y el ELN.

"Con este panorama es apenas obvio que los grupos criminales hayan conseguido beneficios económicos y de control territorial. En regiones como Antioquia el crecimiento de las hectáreas en el 2015 fue del 22 %, se duplicó en dos años", dice la carta.

Según la advertencia, las cifras del propio Ministerio de Defensa dan cuenta de la creciente problemática. En el 2015 se erradicaron manualmente 13.473 hectáreas, tan sólo el 14 % de las 95.731 del 2008 y 30.319 menos que las erradicadas a comienzo de la actual administración.

El procurador fue particularmente enfático en decir que no hay acciones del Gobierno enfocadas en desmantelar el negocio de las drogas. "El grueso de los cultivos de coca en el 2015 no fue objeto de ningún tipo de acción por parte del Gobierno. La erradicación sólo se ejecutó sobre el 12 % de las 112.00 hectáreas detectadas en el 2014 por la Agencia contra los Narcóticos y el Crimen del Departamento de Estado", dice.

Finalmente, Ordóñez recordó que pese a las negativas del presidente Santos, hay evidencia de que las recientes medidas para enfrentar la lucha antinarcóticos es consecuencia de las decisiones que se están tomando en La Habana.

Una de ellas tiene que ver con un informe del Departamento de Estado de EE. UU. que deja en evidencia que la decisión de suspender el uso de glifosato "constituye un componente de los planes de evolución del Gobierno en la implementación de un acuerdo de paz con las FARC”, puntualiza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.