Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/2014 12:00:00 AM

Procuraduría niega relación con hackers

En su declaración ante la Fiscalía Andrés Sepúlveda insinuó que arrendó una herramienta de Twitter a un amigo “del lado del Procurador”.

En los últimos días han trascendido detalles del interrogatorio que concedió a los investigadores del CTI Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, el hacker que, según el Fiscal Eduardo Montealegre, quiso infiltrar el proceso de paz que se adelanta en La Habana.

Sepúlveda, como se dice en el argot judicial, se ‘descosió’ y ha comentado aspectos de su vida profesional que han derivado en escándalos por cuenta de sus reuniones y trabajos para políticos activos, militares, exviceministros y candidatos presidenciales.

En esa declaración Sepúlveda entregó detalles de sus ingresos, generados por sus servicios a entidades y personas naturales. En ese sentido dijo que los recursos que obtenía variaban de acuerdo a los trabajos que hiciera durante el mes. No eran fijos. Por ejemplo, dio cuenta de varios millones que recibió por encriptar información en la campaña de Álvaro Uribe en 2006, contratado por los asesores Germán Chica y J.J. Rendón.

También del dinero que recibió por otros trabajos que hizo para Rendón en las campañas presidenciales de Enrique Peña Nieto (México), Porfirio Lobo (Honduras) y Henrique Capriles (Venezuela), entre otras. Asimismo, dio cuenta de que, por cuenta de una crisis económica, ingresó a la Federación de Departamentos donde fue contratado para todo el tema digital. Allí también trabajó su esposa Lina Luna Rodríguez. Todo gracias a la amistad de estos con Germán Chica, entonces director ejecutivo.

Cuando los investigadores le preguntaron por los ingresos de 2014, Sepúlveda soltó un dato sorprendente según el cual, entre los dineros que ingresaron a su empresa hubo uno proveniente de un amigo suyo, conocido como Carlos Escobar, que “estaba del lado de la Procuraduría”. “En marzo de 2014 recibí por ahí unos 17 millones de pesos. Una parte de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, y otra parte por un arriendo de una herramienta de Twitter de control de opinión que yo creé. Se la arrendé, si no estoy mal, con el tema del Procurador y Petro. El arriendo me lo pagó un amigo que se llama Carlos Escobar y él estaba del lado del procurador. Esos pagos fueron realizados a mi cuenta de ahorros Bancolombia No. 020xxxxx”.

 ¿Quién es Carlos Escobar? En las últimas semanas, y luego de la captura de Sepúlveda, se conoció que Escobar es otro hacker que ofrece servicios de páginas web y administración de redes sociales, especialmente a personas de la farándula como el productor Kike Santander, la modelo Tatiana de los Ríos, la marca de relojes Bomberg, lo mismo que al humorista ‘Alerta’ y a políticos como el senador Armando Benedetti, entre otros. 

También se supo que Escobar trabajó en algún momento de la mano de Sepúlveda. Muchos se han preguntado ahora si es un verdadero hacker o un simple timador. Lo cierto es que desde la captura de Sepúlveda nada se ha vuelto a saber de él.

Periodistas de Semana.com hablaron con personal de la Procuraduría y preguntaron si existió o existe alguna relación con estas personas, en especial con Escobar. Pero contestaron por medio de un trino desde su página oficial de Twitter.  “Procuraduría informa que no ha tenido relación alguna con personas mencionadas”. 

El caso no es de poca monta. Se trata de una referencia a la Procuraduría por parte de una persona que, como Sepúlveda, es considerado hoy por hoy como un ingeniero que habría traspasado la línea de la legalidad para meterse en la vida de las personas y de las instituciones, a través de su experticia en seguridad informática.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.