Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/2016 4:52:00 PM

Procuraduría también pide condenar a Maza por caso Galán

Según el organismo de control, lo hizo por ayudar a "sus amigos" de la mafia y el paramilitarismo, que querían sacar al líder liberal de la carrera por la Presidencia.

Ya no es solo la Fiscalía sino también la Procuraduría la que tiene certeza de la participación del exdirector del DAS Miguel Alfredo Maza Márquez en el homicidio de Luis Carlos Galán. Por eso, le pidió a la Corte Suprema de Justicia que condene al general (r) por este magnicidio.

El Ministerio Público le hizo saber a la Sala Penal cuál es su conclusión respecto al juicio que enfrentó el exjefe del organismo de inteligencia. No solo concluyó que Maza le ayudó al cartel de Medellín a concretar el mortal atentado sino que se trató de un crimen de lesa humanidad, dado que la muerte del líder liberal se dio por sus convicciones políticas en torno al narcotráfico como una causa de riesgo para el mantenimiento del Estado.

Tuvieron que pasar más de dos décadas desde el asesinato de Galán para que el país empezara a descubrir cuáles fueron los móviles del atentado en el cual paramilitares, narcotraficantes y agentes estatales perpetraron el crimen. Hasta entonces, las cortinas de humo, como aquella de la que fue víctima Alberto Jubiz Hazbún, injustamente acusado del crimen, mantuvieron oculta la verdad.

Los hechos ocurrieron el 8 de agosto de 1989 en una manifestación en la plaza central de Soacha (Cundinamarca), pero solo desde el 2006, con las declaraciones del temido lugarteniente de Pablo Escobar, John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye‘, se empezó a tener claridad de quiénes fueron los verdaderos partícipes del plan.

La desmovilización de los grupos paramilitares y sus versiones libres ante la Fiscalía en los años subsiguientes empezaron a terminar de llenar los espacios vacíos de la historia, ratificando cómo la mafia se sirvió de las Autodefensas del Magdalena medio y de altos funcionarios de organismos de inteligencia para acabar con la vida del recordado líder.

Según las pruebas aportadas al proceso, el exsenador Alberto Santofimio convenció al jefe del cartel de Medellín Pablo Escobar de que había que sacar a Galán de la pugna por la Presidencia, si no quería enfrentarse a la extradición. De ahí su decisión de preparar el ataque contra el político, quien se perfilaba como seguro candidato del liberalismo y muy probable ocupante de la Casa de Nariño en las elecciones que se realizarían en 1990.

Los narcotraficantes acudieron a los grupos paramilitares que por esa época asolaban a Puerto Boyacá (Boyacá). En reuniones de las que hizo parte el entonces comandante del temible grupo, Henry de Jesús Pérez, se habría maquinado el proyecto criminal. Así lo dijo Iván Roberto Duque Gaviria, alias ‘Ernesto Báez‘, quien habría hecho parte de estos encuentros como integrante del movimiento paramilitar, en el que más tarde asumiría el rol de jefe político, a través del Bloque Central Bolívar.

Las pruebas allegadas a la Corte Suprema demostrarían que en esa labor previa surgió el nombre del general Maza como el más seguro colaborador de esta iniciativa delictiva. Aparentemente, la labor del general (r) era mover las fichas que fuera necesario manipular en el interior del DAS, organismo del que era director en la época de los hechos.

Y así lo habría hecho el acusado exfuncionario. Según la Fiscalía, y así lo comparte la Procuraduría, el oficial modificó el esquema de seguridad del amenazado precandidato para cumplir con la tarea que se le había asignado dentro del escabroso plan.

A juicio del Ministerio Público, eso se evidencia, por decisiones del general (r) como aquella de incluir a Jacobo Torregrosa en el grupo de escoltas de Galán.

Según el organismo de control, hay pruebas de las relaciones de Maza Márquez con paramilitares del Magdalena medio y los carteles de la droga. A su juicio, el exdirector de DAS incluso acudía a las Autodefensas para obtener la información que le permitiera desempeñar el papel que se le había asignado en el magnicidio.

Además, citó declaraciones en la que desmovilizados aludieron a Maza Márquez como uno de los responsables de la huida de Jaime Rueda Rocha, a quien se le asigna la autoría material del mortal atentado acaecido en Soacha. La Procuraduría tuvo en cuenta versiones de varios expolicías, que señalaban al general (r) como un hombre proclive al delito.

Para el organismo de control, es evidente la colaboración que ofrecieron varios oficiales, entre ellos los generales (r) Miguel Alfredo Maza Márquez y Argemiro Serna, para que hombres al servicio de los carteles de la droga y paramilitares materializaran ese cometido, tantas veces anhelado por el crimen organizado, para segar la vida del más promisorio candidato liberal a la Presidencia de la República.

Para la Procuraduría, Maza no hizo más que mentir respecto a su labor en defensa de la vida de Galán. Dijo que mintió al señalar que trató de fortalecer su esquema de protección, pues en realidad trató de debilitarlo, y que igual lo hizo al señalar que fue la familia del amenazado la que pidió los cambios que él finalmente autorizó.

Finalmente, indicó que los generales (r) Maza y Óscar Eduardo Peláez Carmona quienes como directores del DAS y la Dijín desviaron la investigación por el homicidio y crearon el falso positivo judicial del que fue víctima Alberto Júbiz Jazbún, quien estuvo en prisión durante cuatro años, al haber sido falsamente señalado como el responsable de la muerte de Luis Carlos Galán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.