Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/09/08 07:27

Procuraduría pide probar eficacia de tratamientos a drogadictos en Bogotá

El Ministerio Público presentó un informe que demostraría la relación del consumo con la ocurrencia de trastornos mentales y, en algunos casos, con la descomposición del núcleo familiar.

Procurador general Alejandro Ordóñez. Foto: Archivo SEMANA

Para la Procuraduría, los trastornos mentales a los que se ven sometidos muchos colombianos están relacionados con la adicción y el consumo de sustancias psicoactivas.

Por eso les pidió a la Contraloría y a la Personería distritales establecer cuál es el verdadero beneficio que aportan los centros de atención móvil implementados en la capital colombiana para drogodependientes, en los que se suministran dosis controladas a quienes las requieren.

El Ministerio Público considera que es necesario precisar con certeza si el programa ha contribuido o no a la reducción en la demanda de narcóticos por parte de sus beneficiarios y si ha impulsado la resocialización y rehabilitación de estos consumidores.

Las solicitudes se basan en un diagnóstico que elaboró la Procuraduría en Bogotá, a julio del 2013, que pondría en evidencia cómo el uso indiscriminado de drogas deteriora severamente la salud mental de los consumidores y, en ciertos casos, incrementa el riesgo de generar otros fenómenos dañinos como la desintegración de la familia.

Los resultados del estudio llevaron al Ministerio Público a sugerir a las autoridades nacionales de salud el rediseño de los modelos de tratamiento a personas dependientes del consumo de drogas, a fin de que se establezcan elementos tecnológicos y procedimientos médicos que se necesitaría estatuir para procurar la superación de la adicción, mediante el POS.

La evaluación aporta estudios como el adelantado por la Pontificia Universidad Javeriana en el 2005 que apunta a demostrar cómo la utilización de estas sustancias disminuiría en dos años la vida saludable de los adictos, por la ocurrencia de trastornos mentales y del comportamiento asociados al consumo.

Además, se incluyeron resultados de la encuesta nacional de demografía y salud que si bien denotan que el deseo de las mujeres de separarse de sus parejas se origina más en la violencia de género, también está motivado, en algunos casos, por el consumo de estupefacientes.

La Procuraduría también llama la atención sobre la incidencia del fenómeno en los jóvenes, al indicar que, a menor edad, mayores los índices en la utilización de drogas.

Dadas las evidencias, el organismo de control sugirió al Ministerio de Salud remediar la situación a través de la reconfiguración de modelos terapéuticos del sistema obligatorio de calidad del sistema general de seguridad social en salud.

Además, solicitó al Sistema Nacional de Aprendizaje (SENA) que informe sobre sus estrategias para garantizar la formación del personal encargado de los diferentes tratamientos.

En la mañana de este martes el Ministerio Público presentará el  informe, que intenta documentar las consecuencias de las políticas públicas de salud mental, como resultado de la atención al consumo de drogas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.