Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2015 7:20:00 PM

"La hoguera medieval de la Procuraduría vuelve a tomar fuerza"

Así calificó el abogado Germán Humberto Rincón, defensor de la comunidad LGBTI, el pronunciamiento del Ministerio Público sobre la prohibición de besos y abrazos en los colegios.

De polémica en polémica, así se mueven las mayores decisiones del procurador Alejandro Ordóñez. Esta vez en un concepto emitido a la Corte Constitucional le solicita restringir las manifestaciones excesivas de afecto, como besos y abrazos, entre los alumnos de colegio.

También considera que los colegios confesionales o con línea religiosa pueden propender por la heterosexualidad y generar “autodominio” de la homosexualidad.

Todo esto hace parte de un concepto de más de 55 páginas enviado a la magistrada Gloria Stella Ortiz Delgado, donde el jefe del Ministerio Público expone que “un colegio no puede utilizar su potestad disciplinaria cuando efectivamente se evidencia la transgresión de su manual de convivencia, aplicando una falta que no es discriminatoria en sí misma y que efectivamente se ha configurado”.Es decir, no se considera discriminación si se está haciendo cumplir el manual de convivencia.

Esta discusión se dio en el marco de la acción de tutela presentada contra el fallo del Consejo de Estado que “desconoció los derechos” del estudiante Sergio Urrego, quien se quitó la vida por presiones que sufrió por parte de las directivas del colegio a raíz de su orientación sexual.

Según el jefe del Ministerio Público, el manual de convivencia del colegio de Urrego prohibía los besos y abrazos de sus estudiantes, por lo que “el colegio podía tomar los correctivos que considerara necesarios si considera que existían manifestaciones de afecto excesivas o incluso algunas vulgares”.

Pero Ordóñez fue más allá y expresó que las “instituciones con orientación confesional católica no pueden prohibir las tendencias homosexuales de su estudiantado, sin embargo, sí puede aconsejarlos para que alcancen el modelo de vida que se pretende enseñar”.

Ante lo señalado por el procurador general, el abogado defensor de la comunidad LGBTI, Germán Humberto Rincón Perfetti, habló con Semana.com y manifestó que “el Estado Colombiano no puede controlar los cuerpos de las y los jóvenes porque el principio y fin de la Constitución Política es la persona humana”.

Considera que la Procuraduría con este concepto hace gala de ignorancia constitucional, cuando corresponde al Estado proteger los derechos sexuales de los jóvenes y propender por una vida sexual responsable.

“La hoguera medieval de la Procuraduría vuelve a tomar fuerza para  obligar al país a actuar, pensar y comportarse conforme creencias individuales de quienes la integran”, puntualizó el abogado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.