Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/06/17 19:39

Transparencia y cirugías, los que se hundieron en el Congreso

En el último aliento iniciativas importantes como la que obligaba a los parlamentarios a presentar la declaración de renta terminaron hundiéndose. ¿Cuáles más corrieron esa suerte?

El próximo 20 de julio 11 partidos políticos presentarán un nuevo proyecto de transparencia. Foto: Daniel Reina Romero

El jueves, casi al filo de la media noche, la representante Angélica Lozano (Alianza Verde) agotó sus últimas cartas para convertir en ley una idea que no tuvo un decidido respaldo de parte de sus demás compañeros en la Cámara de Representes. Una ley de transparencia que obligara a todos los congresistas a rendir cuentas. Si este viernes la Cámara no lo aprobaba en su último debate, el proyecto sería archivado. Representantes de todos los partidos, que también tenían similares urgencias, se reunieron para salvar sus iniciativas y con balotas sortearon el turno en el orden del día. El de transparencia se llevó la balota ganadora.

Pero no fue suficiente. Ya era tarde para que se convirtiera en ley. A pesar del consenso en la Cámara de Representantes por aprobarlo, no había tiempo para hacer el trámite de la conciliación. Los congresistas, de momento, no estarán obligados a rendir cuentas. Lo particular de la historia de este proyecto es que estuvo varias semanas en el orden del día pero no había acuerdo para debatirlo. Llegó el final de la legislatura y ya era tarde. Se perdió un trabajo de más de un año.

Los parlamentarios colombianos son de los pocos en el mundo que no rinden cuentas. Por eso el proyecto pretendía proponer que los congresistas hagan pública su declaración de bienes y renta ante la DIAN, su registro de intereses e inhabilidades, el listado de los viajes internacionales que realicen con su debida justificación, y las hojas de vida de sus asesores y otros miembros de su equipo de trabajo. Además, ordena que los parlamentarios incluyan un resumen claro y en lenguaje sencillo de cada proyecto de ley que propongan, y que se hagan públicos los registros de votación de cada uno en forma retroactiva. 

La iniciativa tuvo serios obstáculos en cada una de las instancias de su proceso, en particular por dos argumentos que muchos congresistas han esgrimido en su contra. Por una parte, muchos temen que al publicar esta información, que es sensible y en su mayoría involucra datos financieros, su seguridad y la de su equipo se vean amenazadas, por lo que los congresistas han asegurado que esto los haría blanco fácil de los delincuentes.

Para el último debate, y con el propósito de salvar el proyecto, Angélica Lozano ofreció retirar la obligación de declarar renta para que se votara. Otros pensaban que esa exclusión le quitaría la razón de ser al proyecto. Sólo el último día pareció haber consenso, pero de resto lo cierto es que la Cámara evadió la discusión. El próximo 20 de julio 11 partidos políticos presentarán un nuevo proyecto de transparencia.

Cirugías

A los dos proyectos que buscaban regular las cirugías plásticas, uno de ellos propuesto por el senador Jorge Iván Ospina, les faltó el último debate, pese a haber sido presentados hace más de un año. Este proyecto buscaba que las cirugías estéticas fueran practicadas por personal altamente calificado, en quirófanos debidamente habilitados y con insumos debidamente certificados. El senador Ospina dijo que insistirá en este proyecto y volverá a presentarlo el próximo 20 de julio. Como ya fue aprobado en el Senado, seguramente en la próxima legislatura podría existir más voluntad política para aprobar esta norma.

(Le podría interesar: Los senadores le quedaron mal al proyecto de cirugías plásticas) 

Otro de cirugías, el que las prohibía a menores de edad, tendría una última oportunidad el lunes, pero la prioridad la tendrían los proyectos que necesitan conciliación, caso del Código de Policía.

Otros proyectos

El de seguridad para ciudadanos en daños en infraestructura de servicios públicos, del senador Mauricio Lizcano, pretendía castigar a las empresas de servicios cuando no reponen a tiempo su infraestructura, como por ejemplo las alcantarillas. Duró 10 meses en el orden del día de la plenaria de Cámara y hasta el último día nunca se debatió.

El proyecto de seguridad alimentaria y nutricional, de la senadora Sofía Gaviria, tampoco alcanzó a ser votado en su último debate.

En la Cámara de Representantes fue donde la mayoría de proyectos se hundieron, el acto legislativo para la paz y el Código de Policía fueron los que ocuparon la mayor atención.

Esta semana el Congreso trabajó de lunes a viernes, pero no le alcanzó el tiempo. Como pasaba con algunos estudiantes que dejaban todo para el último examen, pero al final perdieron el año varios proyectos reclamados por los ciudadanos.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.