Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/06/23 00:00

Pulso desde la prisión

El próximo gobernador de Magdalena será avalado por los políticos de ese departamento que están presos. No parece haber otro camino, por ahora.

El ex gobernador Trino Luna es uno de los políticos del Magdalena que desde la cárcel La Picota en Bogotá, avalarán a los candidatos a la Gobernación en octubre

Trino Luna, gobernador, preso; Luis Eduardo Vives, senador, preso; Alfonso Campo, senador, preso; Jorge Caballero, representante, prófugo; Carlos Caicedo, rector de la Universidad del Magdalena, preso. Todos estos dirigentes, a pesar de su situación penal, tendrían el suficiente poder para definir quién sería el próximo gobernador, ante la imposibilidad de una reorganización política que encuentre otro camino.

En la baraja de candidatos para el primer cargo del departamento aparecen nombres no precisamente nuevos, ni independientes de estos políticos que tienen su fuerza política organizada.

Es el caso de Omar Diazgranados, ex secretario de la administración Luna que cuenta con el respaldo de su jefe político; el de Alfonso Campo, y los de los ex parlamentarios Salomón Saade y José Gamarra. Este grupo, que es fuerte en la Zona bananera y el sur del departamento, especialmente en El Banco y la zona del Ariguaní, necesita una alianza con un candidato a la Alcaldía, que podría ser el ex gobernador José Domingo 'Chelo' Dávila Armenta, ex gobernador (2000-2003) y hermano del propietario del Unión Magdalena, Eduardo Dávila, quien estuvo preso por un alijo de marihuana encontrado en una de sus propiedades.

Se trata de una alianza de conservadores y antiguos liberales que hoy están en Apertura Liberal y Colombia Viva y que en este momento tienen la Gobernación, pues Luna dejó encargada a Sandra Rubiano Layton, que fue confirmada por decreto presidencial.

Por otro lado está Miguel Pinedo, de Cambio Radical, impulsando la candidatura de su hijo José Luis Pinedo Campo, a la Gobernación. Pinedo tenía un acuerdo con los Dávila que consistía en que estos últimos apoyaban su aspiración a Senado y Pinedo los apoyaría a la Alcaldía. Pero hace varios meses se rompió ese acuerdo con un reclamo airado de los Dávila.

Pero si todo esto es confuso, hay una situación que lo es más. Como el gobernador Trino Luna fue elegido con el aval del liberalismo, Pinedo -de Cambio Radical- busca que el Presidente nombre a un candidato de la terna enviada por el directorio liberal de Magdalena y revoque la designación de Sandra Rubiano.

Los liberales no postularían candidato a Gobernación a cambio de obtener, durante los meses que quedan, la designación de un reemplazo. Pero el gobierno está jugando con la tesis de que la falta de Luna no es definitiva sino temporal.

El tercer candidato a la Gobernación con opción fuerte es el actual rector de la Universidad del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo, quien fue detenido por la Fiscalía, acusado de peculado por apropiación en favor de terceros. El juicio ya empezó y su abogado espera que a finales de julio le hayan dictado sentencia. Si es absolutoria, como Caicedo y sus defensores esperan que ocurra, estaría a tiempo para inscribirse.

Hay quienes opinan que Caicedo estaría impedido para ser elegido, pues en caso de que el juicio le resulte favorable, estaría inhabilitado para ser elegido porque nunca renunció a la rectoría. Pero otros juristas y gente de su movimiento manejan la teoría de que por estar suspendido y no ser el ordenador del gasto, puede aspirar sin problema.

A pesar de la incertidumbre que genera esta situación, lo que todos los magdalenenses dan por hecho es que el próximo gobernador será elegido por unas personas con problemas judiciales. Al parecer, ni la cárcel puede lograr que en el departamento se dé una nueva etapa política, limpia de todo mal y pecado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.