Sábado, 21 de enero de 2017

| 2016/05/04 23:32

Los misteriosos panfletos de las FARC en Putumayo

En redes sociales circulan varios videos en los que se observan volantes de esa guerrilla invitando a “desmontar” los cultivos de coca.

En el parque natural La Paya, las autoridades estiman la existencia de por lo menos 519 hectáreas sembradas con coca. Foto: Archivo particular

Por estos días comenzaron a circular por redes sociales las imágenes de panfletos con un mensaje de las FARC en el que invita a los pobladores de Puerto Leguízamo (Putumayo) a “desmontar por la paz” los cultivos de coca. 

Pobladores de la zona explicaron que el término “desmontar” o “desmatorrar” es el que usan los labriegos para referirse a la erradicación manual de la hoja de coca.

El mensaje de erradicación de cultivos ilícitos está acompañado por un encabezado que dice FARC-EP y debajo están los nombres de las organizaciones subversivas que hacen presencia en ese territorio, como lo son el bloque sur ‘Raúl Reyes’ y su frente 48 ‘Pedro Ramírez’.

En el panfleto aparecen dos fotografías. La primera es la imagen de Iván Márquez, vocero de esa guerrilla en la mesa de diálogos de La Habana, y la otra es de un cultivo de coca. Como pie de página aparece el mensaje “desde hoy el Putumayo desmonta por la paz”.

En los mensajes que circulan por redes sociales explican que la difusión de esos panfletos se hizo el viernes 29 de abril, pero que posteriormente fueron recogidos por las autoridades y “no se permitió la difusión”.

Este portal consultó sobre el asunto con Javier Andrés Rosero Pai, secretario de Gobierno de Puerto Leguízamo, quien confirmó el incidente y agregó que no solo fueron repartidos ese día, “sino que lo siguen haciendo en las noches y la madrugada; muchas veces los tiran por debajo de las puertas de las casas”.

Se trata de un municipio que ocupa el 47 % de la extensión total de Putumayo. Está ubicado al sur del departamento y, como tal, comprende la región amazónica del mismo. Su población, que no supera los 15.000 habitantes, depende económicamente de la pesca y para llegar hasta allí no hay caminos: debe hacerse por aire o agua.

Lo paradójico es que pese a la fuerte presencia de grupos armados ilegales, ese municipio relativamente se considera pacífico si se mide por su tasa de homicidios.

Al respecto, el secretario Rosero aseguró que este año no se han cometido asesinatos en su jurisdicción y el año pasado se registró solo una muerte fatal, “pero en medio de un accidente relacionado con la caza de animales”.

No obstante, el municipio no ha sido ajeno al fenómeno de los cultivos ilícitos, a tal punto que en uno de sus parques naturales, 

De ahí que el llamado de las FARC hacia los campesinos de Leguízamo para que desmonten los cultivos de coca, si bien se trata de un buen gesto en la búsqueda de la paz, también deja en evidencia su gran influencia entre las comunidades y sus alcances dentro de una de las cadenas del negocio del narcotráfico.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.