Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/2012 12:00:00 AM

¿Qué hay detrás del nuevo tono de las FARC?

Sobre el papel, el comunicado enviado por ‘Timochenko’ significa un rompimiento con los anuncios de los líderes guerrilleros anteriores. Los expertos anticipan que como telón de fondo de este cambio existiría un diálogo secreto entre el Gobierno y las FARC en busca de la paz.

La carta que alias ‘Timochenko’, el comandante jefe de las FARC, le envió al presidente Juan Manuel Santos durante el fin de semana provocó una rápida respuesta por parte del mandatario, quien a través de su cuenta de Twitter hizo énfasis en que no habría un nuevo Caguán.
 
La réplica del mandatario y la interlocución que ha habido en los últimos meses evidencian los cambios en el modelo de la comunicación desde que ‘Timochenko’ emergió como nuevo jefe del grupo subversivo, tras la muerte de ‘Alfonso Cano’, el 15 de noviembre del 2011. En este sentido, el expresidente Andrés Pastrana dijo este miércoles a Caracol Radio que sin que se hayan cumplido dos meses de haberse convertido en cabecilla de las FARC, ‘Timochenko’ ya lleva tres comunicados. “Vemos un cambio en el lenguaje de lo que eran los comunicados de 'Tirofijo' y 'Alfonso Cano'".
 
Para los expertos, el comunicado muestra un cambio de actitud por parte de las FARC, pues ya no son las mismas reiteraciones convencionales sobre liberaciones de guerrilleros extraditados ('Simón Trinidad' y 'Sonia') ni viejas formulaciones que imposibilitaban cualquier opción de diálogo. Por el contrario, señalan los analistas, hay luces en el horizonte que muestran interés por una posible negociación.
 
“No encuentro en los dos últimos documentos los orígenes de la reiteración del lenguaje de lo que eran los pronunciamientos habituales de la FARC”, analiza Medófilo Medina, historiador y experto en el tema.
 
Según María Victoria Duque, subdirectora de Razonpublica.com y consultora en temas de seguridad, el comunicado es una buena noticia porque se están proponiendo temas actuales y reales sobre los puntos a negociar. “Ellos no están diciendo que quieren volver al Caguán, sino que buscan retomar una agenda con una voluntad política para renegociar y pactar”, explica Duque.
 
Para la analista, el mensaje resulta novedoso tanto en la forma como en el fondo y es propositivo pues no sólo enumera seis temas coherentes sobre los que se debe hablar, sino que también reconoce que el país ha tenido avances importantes en la reforma agraria.
 
En cambio, para el experto en temas de seguridad Alfredo Rangel la propuesta de las FARC de volver a los temas del Caguán es extrema y radical. “Ellos pretenden continuar con esa agenda como si nada hubiera pasado, como si la guerrilla no hubiera sido derrotada estratégicamente y marginada diplomáticamente”. En este sentido, y según Rangel, la respuesta del Gobierno se corresponde a las demandas “absurdas” y por eso debe ser claro en asegurar que no se repetirán los temas ni los procedimientos anteriores.
 
Rumores de conversaciones secretas
 
Según fuentes consultadas, la respuesta de Santos a las FARC, contundente y que tuvo acogida en diferentes sectores de la sociedad civil, responde a la estrategia que ha trazado el Gobierno de mantener dos discursos paralelos que responderían a unas negociaciones secretas.
 
“Santos ha jugado siempre fuerte para conseguir la paz y no resultaría creíble que se esté quedando quieto ahora”, dice Rangel. “Hay insistentes rumores de que existe algún tipo de comunicación muy reservada entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, que se habría iniciado incluso siendo ‘Cano’ jefe. Incluso hay quienes interpretan que el término ‘traición’ utilizado por las FARC tras la muerte de ‘Cano’ es porque había simultáneamente unas aproximaciones con el gobierno”, dice el experto, pero asegura que “es difícil afirmarlo con contundencia”.
 
Más pistas de estos posibles rumores sobre conversaciones secretas se encuentran en el mismo comunicado. En él, el grupo guerrillero dice que “voces cada vez más creíbles y respetables nos confirman formales razones oficiales acerca de la urgencia de hablar. Mientras eso sucede, se escucha una y otra vez que con nosotros no se puede conversar porque todo el tiempo engañamos”.
 
¿Cuáles son las “formales razones oficiales”?, se pregunta María Victoria Duque. “Deben existir esas formales razones oficiales y no es menester descubrir quiénes son, sino esperar que lo estén haciendo bien”, reclama Duque. Por su parte, Medina menciona que aparentemente “desde el comienzo del gobierno de Santos ha habido conversaciones con las FARC, pero hacia el público se quieren enviar otras señales”.
 
Igualmente, el expresidente Pastrana menciona que ante el hecho de que la ley prohíba crear zonas de distención, lo único que queda es buscar la cooperación de la comunidad internacional y hacer diálogos secretos, en principio, como ocurre en muchos países en donde se hacen de forma callada y secreta.
 
Los temas a negociar
 
Según el jefe de las FARC, el diálogo con el Gobierno debe girar en torno a seis puntos: poner en cuestión las privatizaciones; la desregulación; la libertad absoluta de comercio e inversión; la depredación ambiental; la democracia de mercado; y la doctrina militar.
 
Medófilo Medina dice que lo que reclaman las FARC son enunciados más concretos que los que había hecho anteriormente y menos genéricos. “Hay que subrayar que lo más importante es que ninguno de los epígrafes implica la salida de una economía de mercado, no están planteando cambios del sistema”, asegura.
 
En cuanto a ‘la desregulación’, el segundo tema que mencionan las FARC, es un asunto que los organismos internacionales, que según el historiador son “estadistas sensatos que ni son de izquierdas, lo han tomado como un punto de arranque ante la crisis financiera global. Es un tema que está en la agenda mundial”.
 
El 2012 es, según los expertos, el año crucial para lograr una solución negociada al conflicto que vive Colombia. La pregunta es si el nuevo tono de las FARC deja ver luces en el horizonte sobre una posible negociación que responda a la realidad por la que Colombia atraviesa hoy día, muy distintas a las que vivió el país 13 años atrás y que dieron paso a las negociaciones de paz en San Vicente del Caguán, o si es más de lo mismo, una estrategia distractora. Las liberaciones anunciadas serían la primera respuesta, pero no la única.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.