Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1995/04/24 00:00

QUE HAY CONTRA EL CORONEL CHAVEZ?

SEMANA investigó con los organismos judiciales y de inteligencia cuál es la base de la acusación colombiana contra el coronel venezolano Hugo Chávez, y en 10 notas confidenciales revela qué encontró.

QUE HAY CONTRA EL CORONEL CHAVEZ?



POR QUE SAMPER DIJO LO QUE DIJO
AL COMENZAR LA SEMAna pasada, el presidente Ernesto Samper fue abordado por los periodistas y en medio de la nube de microfonos y grabadoras surgió una pregunta sobre las pruebas que las autoridades colombianas tenían sobre los contactos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) con el coronel (r) del Ejército de Venezuela Hugo Chávez Frías, quien encabezó el 4 de febrero de 1992 un intento de golpe contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Samper habló sin rodeos y admitió que "existen informes de inteligencia" sobre esos contactos.
El mandatario reveló que copias de esos informes ya habían sido entregados al gobierno venezolano y advirtió que estaban cobijados por la reserva de las relaciones diplomáticas. La verdad es que Samper, que no es muy fanático de los informes de inteligencia, conoció en detalle los relacionados con Chávez y en especial uno, en el cual un valioso informante de los organismos armados colombianos narra con precisión supuestos encuentros del coronel con dirigentes del grupo guerrillero. Todos estos informes fueron analizados en dos consejos de seguridad, los días 9 y 16 de marzo.

INFORMANTE CON CREDIBILIDAD
Este informante no es la única fuente de las autoridades colombianas, pero parece ser la más confiable. Según confirmó a SEMANA un alto funcionario del gobierno, se trata de una persona que desde hace años viene suministrando a los organismos armados datos importantes sobre las actividades del ELN. "Gracias a los datos que ese hombre nos ha dado -agregó la fuente- pudimos ubicar, identificar y capturar a tres hombres claves en la estructura militar y de finanzas del ELN en los últimos dos años. Por esa razón la información que él nos ha dado en esta ocasión nos resulta bastante creíble. Además, no hemos encontrado ninguna razón valedera para pensar que, a diferencia de las otras veces, en esta nos esté mintiendo".

OTRA FUENTE
A pesar de la alta credibilidad que según las autoridades les brinda este informante, para algunos de los datos revelados por él se ha buscado confirmación con una segunda fuente. Se trata de un hombre que en el pasado suministró información oportuna que permitió evitar atentados terroristas contra sedes bancarias en Cúcuta, en una escalada que planeaba el ELN y que en buena parte resultó frustrada.


LA PRIMERA REUNION
Según los informantes, el coronel Chávez se reunió por primera vez en enero de 1992 con Carlos Arturo Ariza Salcedo (alias comandante Uriel). Ariza pertenecía al frente 'Diego Cristóbal Uribe' del ELN y fue asesinado por sicarios en Cúcuta el 8 de agosto del año pasado. Según uno de los informantes, este primer encuentro, que sé dio pocas semanas antes del intento de golpe que Chávez encabezó contra Carlos Andrés Pérez, tenía por objeto la búsqueda, por parte del oficial venezolano, de apoyo del ELN para desencadenar un levantamiento en el vecino país. Al llegar a la cita -asegúra el informante- Chávez ya tenía en mente el alzamiento de su grupo, el Movimiento Bolivariano 2000. El informante aseguró que Chávez le pidió a Ariza instrucción en manejo de masas, así como el traslado desde la provincia de Ocaña hasta Caracas de un grupo de agitadores para que interviniera en el alzamiento.

LA SEGUNDA REUNION
Las autoridades tienen información de que más de dos años después, en julio de 1994 -tras la liberación de Chávez, detenido al fracasar el golpe-, se dio una nueva reunión entre él y Ariza. Este segundo encuentro se efectuó en San Antonio de Táchira y tuvo como testigo a un médico conocido como 'El Gordo', quien al parecer colabora desde hace varios años con el ELN y actualmente sigue trabajando en Cúcuta como radiólogo. Los detalles de esta segunda cita se desconocen.

LA TERCERA ES LA VENCIDA
Una nueva reunión entre Chávez y dirigentes del ELN iba a tener lugar el 9 de enero pasado en una finca ubicada sobre la vía Pamplona-Toledo, en Norte de Santander. Pero operativos militares que se desarrollaban en la zona impidieron su realización. Uno de los informantes cree que esta cita iba a ser con Nicolás Rodríguez Bautista, alias 'Gabino' uno de los más importantes jefes militares del ELN.

RESPALDO DE LA UC-ELN
Pero aparte de estos testimonios, las autoridades colombianas creen contar con otros indicios de la colaboración entre el grupo guerrillero y las gentes de Chávez. Uno de ellos es el panfleto 'Dignidad', publicación de los frentes de guerra Nororiental y Caribe de la Unión Camilista-ELN. En su número de febrero de 1993, 'Dignidad' hace una apología de las actividades del grupo golpista de Chávez y lamenta que la que considera "acción revolucionaria" del Movimiento Bolivariano 2000 haya fracasado. La UC-ELN expresa en el panfleto que el levantamiento encabezado por Chávez es una muestra de que "el pensamiento bolivariano" ha vuelto a florecer en amplios "sectores sociales" latinoamericanos.

LAS ARMAS SECRETAS
Pero si los organismos armados colombianos valoran bastante toda la anterior información, en cuanto a otros grados de colaboración entre el ELN y sectores militares venezolanos -y a la posible participación de gentes de Chávez en ello- los datos son confusos y la información no es del todo consistente. Sostiene una de las fuentes de las autoridades colombianas que un oficial de la Policía Técnica Judicial de Venezuela (PTJ) de apellido Codina suministra armas al frente 'Diego Cristóbal Uribe' del ELN y recibe a cambio estupefacientes. El funcionario está acusado además por los informantes de vender visas a indocumentados -muchas veces colaboradores del ELN- a razón de 10.000 dólares cada documento. Las armas suelen ser introducidas al país en cargamentos de chatarra procedentes de las áreas de Valencia, Maracay y otras. Ejemplo de esta clase de tráfico es también la retención hace dos semanas de un cargamento de 94 granadas para fusil y munición de diferente calibre -equipo todo de uso de las Fuerzas Armadas de Venezuela-, en un bus de servicio intermunicipal que iba de San Antonio a Cúcuta.

¿JUEGO DE PALABRAS?
Las autoridades colombianas han reparado en algunos detalles de las aparentemente categóricas negativas que el coronel Chávez ha hecho a propósito de estas versiones. En declaraciones a la revista Cambio 16, el oficial retirado aseguró que "nunca me he reunido con un guerrillero colombiano en armas. Tal vez en mi vida política y en algunas de las reuniones que yo tengo haya habido un simpatizante de la guerrilla, pero yo no lo sabría decir...". Estas frases han llevado a los analistas de inteligencia colombianos a preguntarse si quizás Chávez considera que sus reuniones con Ariza en San Cristóbal en 1992 y en San Antonio en 1994 no eran con "un guerrillero colombiano en armas". "En cuanto a la reunión con Gabino, como ésta se frustró, el coronel puede decir lo que dice", explicó un alto oficial colombiano.

DECLARACION AMPLIADA
Ninguno de los informes de inteligencia llega a plantear que Chávez haya tenido que ver o haya estado siquiera informado previamente delata que del ELN el 26 de febrero a Cararabo, en el que murieron ocho infantes de marina venezolanos. Pero a pesar de ello, es indiscutible que si se comprueban las reuniones, el amplio prestigio del coronel (r) en su país se vería seriamente afectado. El esfuerzo por consolidar esta información está a cargo ya no sólo de los organismos de inteligencia de Colombia, sino de la propia Fiscalía, que al parecer recibirá un completo expediente en los próximos días, ahora que según supo SEMANA el viernes, por lo menos uno de los informantes amplió recientemente su declaración ante oficiales secretos de los organismos armados con el fin de lograr judicializar el conjunto de los datos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.