Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2014 12:00:00 AM

Y ahora, ¿qué irán a decir las FARC?

Petro afirma que su caso demuestra la ausencia de garantías para la izquierda en Colombia. ¿Impactará su discurso en La Habana?

Desconfianza. Esa es la palabra que reina en el ambiente entre los representantes del Gobierno y de las FARC cuando está previsto, este jueves, el inicio de un ciclo más de conversaciones en la búsqueda de una salida negociada al conflicto armado. El caso Petro, sin duda, ahondará más las diferencias en la Mesa.

En la noche de este miércoles, Petro tejió su discurso en la Plaza de Bolívar de Bogotá alrededor de las garantías reales que tiene la gente de izquierda en el país para gobernar. Para él, eso es un imposible. Por eso, se preguntó: ¿Qué dirá la insurgencia en La Habana a la que el Gobierno está invitando a creer en el sistema político legal sí en su propio caso, recibe "un golpe de Estado" a pesar de que él no estaba alzado en armas, sino que llegó a la Alcaldía a través de las urnas?

En esta etapa de destitución e inhabilidad del alcalde Petro, las FARC han dicho que es “un grave golpe contra el proceso”. "Es una muestra de las garantías de la democracia colombiana a las cuales nos invitan a vincularnos", ironizó hace unas semanas uno de los negociadores de las FARC al ser preguntado sobre el fallo del procurador.

La situación se complica aún más con el anuncio de Petro de ir hasta La Habana a hablar con la insurgencia. Y con su propuesta de impulsar una Asamblea Nacional Constituyente porque, a su juicio, la Constitución del 91 debe ser modificada. La asamblea es también una solicitud de las FARC, aunque en su caso tiene un origen distinto: para refrendar los posibles acuerdos que se firmen y blindar jurídicamente a sus comandantes hacia el futuro. Sin embargo, Petro y la guerrilla empiezan a caminar por el mismo sendero.

"Quiero a todos los comités por la Constituyente organizados en todos los barrios de Bogotá, en las universidades, en todos los municipios de Colombia, en todas las veredas del país", dijo Petro en la noche de este miércoles desde el balcón de la alcaldía.

El ambiente de desconfianza entre los negociadores del Gobierno y de la guerrilla venía precedido por otros factores. Primero fueron las críticas que las FARC hicieron al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, por los "escándalos de corrupción” en las Fuerzas Armadas, que llevaron al jefe del equipo oficial, Humberto de la Calle, a hacer un fuerte pronunciamiento en el que pidió a esa guerrilla “menos declaraciones y más acuerdos”, pues están “minando la confianza” en los diálogos.

Esa confianza sufrió otro golpe este martes con el hallazgo de los cadáveres de dos miembros de la Policía que estaban desaparecidos desde el pasado sábado en una zona rural de Tumaco, Nariño, crimen del que las autoridades culpan a la Columna Móvil Daniel Aldana de las FARC.

El hecho de que los dos policías, el mayor Germán Méndez Pabón y el patrullero Edílmer Muñoz Ortiz, hayan sido secuestrados cuando estaban de civil y torturados antes de ser muertos a cuchillo, fue condenado por el presidente Santos, quien lo definió como un “vil asesinato” y prometió que ese crimen “no va a quedar impune”.

En la misma tónica se manifestó el vicepresidente Angelino Garzón, quien en una carta abierta dijo que el comportamiento de las FARC “sigue siendo contradictorio porque mientras en La Habana hablan de paz, en Colombia asesinan humildes policías”. “Primero los secuestraron y luego los asesinaron a sangre fría, violando así todas las normas del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos”. Garzón agregó: “Si la guerrilla de las FARC realmente quiere un camino de paz, tiene que demostrarlo con hechos".

Este era el enrarecido ambiente previo a este jueves cuando las partes retoman el diálogo para tratar de llegar a un acuerdo sobre el tema de las drogas ilícitas, el tercero punto de la agenda.

Con el desenlace del caso Petro y su anuncio de entrar, a su manera, a participar en el proceso, es posible que en la Mesa se sienta un movimiento telúrico. La palabra ahora la tienen las FARC. La expectativa por Sus declaraciones ante la prensa en la mañana de este jueves es inmensa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.