Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2010 12:00:00 AM

"Que Jerónimo diga si es justo que yo esté en la cárcel"

Nicolás Castro, el universitario acusado de instigar a matar por Facebook al hijo del Presidente, le envía un mensaje y revela detalles inéditos de su caso.

Nicolás Castro fue un universitario anónimo hasta el pasado 2 de diciembre. Ese día, después de varios meses de pesquisas, fue detenido y presentado por las autoridades como el creador de un grupo virtual cuya consigna era "Me comprometo a matar a Jerónimo Uribe, hijo de Álvaro Uribe". De inmediato su nombre ocupó los titulares en todo el país y su caso abrió un debate que está lejos de agotarse. La Fiscalía lo acaba de acusar formalmente de instigamiento para delinquir y podría ser sentenciado a varios años de prisión. Está recluido en la cárcel La Picota, donde recibió a SEMANA para hablar de su laberinto jurídico.

SEMANA: ¿Cuáles son las condiciones de reclusión?

Nicolás Castro: Estoy en el patio de funcionarios públicos, donde hay policías, políticos y gente del DAS. Me enviaron aquí por seguridad. Los internos tiene un grado de formación que permite tener una buena convivencia.

SEMANA: ¿Qué es lo que más lo ha impactado del encierro?

N.C.: Afuera el mundo es inabarcable. Allá, los límites estaban fuera de mi campo de acción. Acá se vive entre muros, sin un horizonte abierto. Tengo la zozobra de estar perdiendo la vida acá encerrado.

SEMANA: Su lío judicial se debe a que en Internet apareció un grupo virtual creado por alguien identificado como 'El cuervo de El Salado' que se ofrecía a matar a Jerónimo Uribe ¿Usted es ese 'Cuervo'?

N.C.: Conocí la existencia del grupo, pero siempre pensé que no era algo serio. Me preocupé cuando vi la noticia de que la Policía estaba investigando, pero siempre estuve dispuesto a contar lo que yo sabía. Frente a los cargos que la Fiscalía me imputa me declaro inocente.

SEMANA: En el computador que le incautaron hay un chat en el que según la Fiscalía usted acepta ser el creador de ese grupo.

N.C.: Se trata de darle gravedad a esa conversación para poder justificar lo que me están haciendo. Por eso la interpretan de una manera exagerada y tendenciosa. La veracidad del contenido será algo que determinará la juez.

SEMANA: En ese chat se dice "ese grupo lo hice yo, esa cuenta de Cuervo de El Salado era mía". ¿Esa frase es suya?

N.C.: En este momento es muy complicado decir qué fue lo que hice o no, porque es parte del proceso judicial. Estoy seguro de que hay líneas que no corresponden a los hechos y que realmente no estaba instigando a cometer ningún homicidio. Como no hay otro tipo de prueba distinta a ese chat, lo manipulan.

SEMANA: ¿Usted es el autor del comentario firmado por 'Nicolás', en el que asegura que Jerónimo explota a los indígenas?

N.C.: Yo visité el grupo e hice un comentario escueto con un lenguaje inapropiado. Inferir de ahí que yo estoy conspirando para intentar asesinar a una persona es algo muy complicado.

SEMANA: ¿Reconoce que cometió un error?

N.C.: En un momento de exaltación quizá hice eco de conjeturas que había escuchado sobre Jerónimo Uribe. Manifesté una opinión agresiva producto de esa exaltación. Tuve cierta molestia y no la supe enfocar. Dije cosas de las que me arrepiento en este momento. Todos cometemos errores.

SEMANA: ¿Qué lo motivaba a consultar páginas proclives a organizaciones armadas?

N.C.: La Fiscalía dice que visité rebelion.org, una revista virtual que, según ellos, apoya a grupos terroristas, pero para mí es una plataforma donde se manifiestan opiniones. Es una revista y punto. Lo hacía por investigar, para tratar de comprender qué es lo que pasa en el país.

SEMANA: ¿Es militante o simpatizante de algún movimiento político?

N.C.: No he encontrado un partido o una ideología que me represente a mí con mis posiciones.

SEMANA: ¿Considera válida la lucha armada?

N.C.: No. Me parece que las guerrillas lo que han logrado es estigmatizar cualquier posición crítica o reflexiva frente al Estado. No han conseguido nada distinto que desangrar el país.

SEMANA: ¿Qué opina del gobierno de Álvaro Uribe?

N.C.: El Presidente ha intentado resolver la guerra por los medios que él considera apropiados. Me parece errado combatir por medio de la violencia la crisis social que tenemos.

SEMANA: ¿Cuáles son sus sentimientos hacia Jerónimo Uribe?

N.C.:
Antes de todo este asunto no sabía mucho sobre él aunque escuchaba muchos rumores negativos. Creo que está en una posición muy difícil porque al ser hijo del Presidente todo el tiempo se le pone en tela de juicio.

SEMANA: ¿Usted cree que está en la cárcel por cuenta de Jerónimo?

N.C.: No por voluntad directa de él. Estoy acá por voluntad de otras personas. Él como víctima de unas amenazas tiene todo el derecho de intentar esclarecerlas. Pero esto ha tomado un rumbo distinto al de hacer justicia.

SEMANA: ¿Qué mensaje le envía?

N.C.: Le pido que tome partido y diga si le parece justo o no todo esto que me está sucediendo a mí. Hasta ahora lo único que he escuchado de él es un comunicado muy escueto que salió en los medios según el cual él no quiere complicar mi situación y que espera que pronto regrese a mi vida normal, pero eso no ha sucedido.

SEMANA: ¿Usted se presentó voluntariamente a la Fiscalía antes de su detención?

N.C.: Nos presentamos a la Fiscalía en varias ocasiones, pero el fiscal nunca quiso hablar conmigo. Nunca quisieron encontrar una solución distinta que no fuera detenerme en una cárcel. Esta es una gran injusticia que no entiendo.

SEMANA: ¿Por qué no se pudo llegar a un preacuerdo con la Fiscalía?

N.C.: El fiscal me propuso un acuerdo que me conducía a la libertad. Pero me incomodó porque tenía que declararme culpable de algo que no había hecho.

SEMANA: ¿Usted cree que todo esto es un montaje?

N.C.: La Fiscalía ha cambiado mucho de posición, primero decían que yo no era terrorista, luego que sí, y después otra vez que no. No sé por qué estoy metido en una cárcel. No veo elementos probatorios contundentes. No sé cuál es la motivación.

SEMANA: ¿Qué piensa hacer cuando todo este asunto concluya?

N.C.: De alguna manera soy una figura pública y hay gente que me ha manifestado apoyo. Esa solidaridad puede que me abra puertas en algunos campos. Quiero continuar estudiando y a la par con eso me gustaría poder hacer propuestas en el campo político.

SEMANA: ¿Piensa en la posibilidad de pasar varios años en la cárcel?

N.C.: Si me condenan sería simplemente terrible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.