Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/4/2014 10:00:00 PM

¿Qué pasó con el dinero de la mafia que habría recibido Santos?

La acusación que Uribe le hizo al presidente durante la campaña parece haber desaparecido.

Finalmente salió a la luz pública una de las pruebas del presidente Uribe contra el presidente Santos. Como se recordará, en lo más álgido de la campaña este había acusado a su sucesor de haber recibido 2 millones de dólares del narcotráfico en su campaña presidencial de 2010. El origen del asunto fue que el narcotraficante Comba, desde una cárcel en Estados Unidos, había declarado que él, Diego Rastrojo y el Loco Barrera le habían dado 12 millones de dólares a J.J. Rendón para buscar una negociación de su proceso penal con el gobierno. Los dos intermediarios eran el asesor político, J.J. Rendón, y Germán Chica, el entonces alto consejero de la Presidencia para Asuntos Políticos. Estos hicieron su gestión pero el gobierno rechazó la propuesta.

Ahí estaban las cosas hasta que el presidente Uribe metió en el baile al presidente Santos. Pocos días antes de las elecciones denunció que Rendón había utilizado 2 de esos 12 millones de dólares para pagar un déficit que habría quedado de la anterior campaña presidencial de Santos. Interrogado sobre cómo sustentaba esa acusación, el expresidente manifestó que recibió “una información ayer, y me pidieron reservar la fuente, de que es necesario investigar si J.J. Rendón le entregó 2 millones de dólares a las personas que manejaban la plata de la campaña… De estas cosas que afirmo tengo testimonios, pero me pidieron reserva frente a los medios de comunicación. Pero en el momento en que la Fiscalía o la Procuraduría me llame, revelaré quiénes son”. Entonces, fue citado por la Fiscalía pero se negó a declarar ante este organismo con el argumento de que estaba parcializado. Sin embargo, afirmó que estaba dispuesto a darle las pruebas a la Procuraduría. A partir de ese momento no se supo nada más pues el procurador manifestó que la declaración de Uribe estaba amparada por el derecho a la reserva. 

Eso cambió la semana pasada cuando La W reveló una grabación de la declaración de Uribe en la Procuraduría. A las preguntas de un funcionario de ese organismo, manifestó que había recibido información sobre una reunión política que tuvo lugar en Cali en la cual se encontraron accidentalmente su entonces candidato a la Vicepresidencia, Carlos Holmes Trujillo, el exalcalde de Cali, Ricardo Cobo y un individuo que manifestó ser abogado del narcotraficante Diego Rastrojo. El misterioso personaje les habría dicho a sus contertulios que su cliente estaba dispuesto a testificar que él había pagado parte de los 12 millones de dólares que los narcos le habrían dado a Rendón y a Chica. 

Cuando le preguntaron al expresidente cuál era el nombre del abogado, manifestó no saberlo. También aclaró que nunca había hablado con Carlos Holmes Trujillo sobre el tema, sino que sus abogados Jaime Lombana y Jaime Granados le habían contado. Al respecto Carlos Holmes Trujillo aclara que tampoco se acuerda del nombre del abogado pues se trató de un encuentro accidental que no duró más de cinco minutos. En una entrevista que el otro testigo, Ricardo Cobo, le dio a La W, reconoció que él sí sabía el nombre del abogado pero no estaba dispuesto a decirlo. Sin embargo, aclaró que lo que ese personaje había dicho no era que Rastrojo estuviera dispuesto a testificar, como dijo el expresidente Uribe, sino que él iba a preguntarle al narcotraficante si tenía algo qué decir sobre ese tema. 

El mensajero de todo este enredo, el penalista Jaime Granados, manifestó que la versión de Trujillo era solamente una de las siete que el presidente había escuchado sobre ese asunto. Agregó que él consideraba que cada una de ellas constituía una posible línea de investigación para la Procuraduría. La impresión que dejó su declaración es que  aunque no existen pruebas concretas, el que hubiera múltiples versiones ameritaba una investigación y justificaba la acusación del expresidente. Puntualizó que “el presidente no construyó una denuncia a base de chismes sino de diferentes versiones que recientemente llegaron a sus oídos. Todas apuntaban a la recepción por parte de Germán Chica de 12 millones de dólares.” Y finalmente agregó que “ninguna de esas siete líneas de información apuntaron nunca ni al señor Santos ni a ninguna persona de su familia.”

Lo sorprendente de todo lo anterior es que todas esas versiones giran alrededor del supuesto pago de 12 millones de dólares que los narcos le habrían dado a Rendón y a Chica. Sin embargo, el objeto de la investigación no era ese. Se trataba de establecer cuáles eran las pruebas con las que Uribe había acusado a la campaña de Santos en 2010 de recibir 2 de esos 12 millones de dólares de parte de J.J. Rendón. Esa acusación, que era el eje del escándalo que se montó en la campaña, desapareció del todo. Ni el expresidente, que fue quien la hizo, ni su abogado Jaime Granados la mencionan. 

La verdad sobre los 12 millones de dólares todavía no se sabe y probablemente nunca se sabrá. Suena algo exótico que se pague semejante suma por una gestión fracasada o que los narcos dejen con vida a alguien que les ponga conejo en ese monto. Pero en todo caso, esas son acusaciones que solamente afectan a J.J. Rendón y a Germán Chica. Cada uno de ellos se lava las manos y le echa la culpa al otro acusándolo de quedarse con plata, lo cual deja la impresión de que sí hubo algo. Sin embargo, eso no tiene nada que ver con el escándalo del cual estaba pendiente el país: los 2 millones de dólares del narcotráfico que según Uribe la campaña de Santos habría recibido. ¿Qué pasó con esa acusación? 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.