Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2011 12:00:00 AM

¿Qué significa la deportación del director de Anncol a Colombia?

La deportación de alias 'Alberto' supone un compromiso de Chávez en el combate a las Farc, pero abre la pregunta si ocurrirá lo mismo con jefes guerrilleros de los cuales se dice que están en Venezuela hace rato.

La captura de Joaquín Pérez Becerra, director de ANNCOL en Venezuela y su deportación a Colombia sorprendieron no solo a sectores cercanos al presidente Hugo Chávez, sino incluso a los de oposición. En Colombia, por el contrario, la medida es vista con beneplácito y un síntoma de colaboración.
 
Mientras las autoridades colombianas consideran a Pérez como pieza importante de la estrategia internacional de las FARC y responsable de las relaciones públicas de ese grupo guerrillero en Europa, sectores de izquierda en Venezuela salieron en su defensa. Pero a la vez, los opositores al gobierno de la revolución bolivariana no dejan de ver con suspicacia la decisión.
 
La polémica en Venezuela
 
El Movimiento Continental Bolivariano (MCB) presentó un recurso de amparo ante un tribunal venezolano para solicitar respeto a "los derechos y garantías de libertad y seguridad" de Pérez. Este grupo es el mismo que en Caracas todos los años conmemora la muerte de 'Manuel Marulanda Vélez', 'Tirofijo', el extinto jefe de las FARC.
 
Lo propio ocurrió en portales como Kaosenlared.net o Aporrea.org, en dónde se publicaron columnas en rechazo a la decisión del mandatario venezolano.
 
El secretario general del Partido Comunista de Venezuela, Óscar Figuera, acusó a Miraflores de ceder ante Estados Unidos y la oligarquía colombiana.
 
"Rechazamos esta conducta que contradice los postulados del proceso político bolivariano", dijo el diputado a la Asamblea Nacional, tras enfatizar que Chávez está sacrificando sus principios para complacer a Santos.
 
Pero del lado de los críticos de Chávez está el programa Aló Ciudadano, de Globovisión, que dirige el periodista Leopoldo Castillo, quien cuestionó el hecho de que en ese país no se respeten las decisiones judiciales.
 
"Las cosas están mal en Venezuela y van mal (…) lo jurídico es como está organizado un país y un país que no respeta las leyes está destinado al fracaso", advirtió Castillo.
 
"No estamos defendiendo ni acusamos a este señor, estamos defendiendo la Ley, los procedimientos y trámites que se deben cumplir con la Ley", agregó.
 
Una posición más moderada fue la del periodista Tulio Camacho, quien escribió para el portal de noticias Nueva Prensa de Oriente un artículo titulado "Hay qué pensar en Venezuela", en el que plantea que al margen de la polémica ideológica lo importante es que Venezuela esté comprometida con el combate de la delincuencia organizada, el narcotráfico y los grupos ilegales.
 
¿Qué significa?
 
En Colombia, el periodista Carlos Lozano, editor del semanario Voz e integrante del Partido Comunista, aseguró que Pérez no pertenece a las FARC. En una carta abierta, Lozano dijo que Pérez Becerra es el director de la página web Anncol, que tiene su sede en Suecia y es publicada con la anuencia del gobierno de ese país, pero que eso no lo convierte en integrante de ese grupo.
 
"Se puede discrepar del estilo de ANNCOLy de algunas de sus publicaciones, pero eso no convierte a su director en terrorista o en miembro de las FARC. ANNCOL no oculta su simpatía por el grupo guerrillero y tiene todo el derecho de hacerlo, es la libre opinión en el ejercicio de la comunicación alternativa", afirmó Lozano.
 
Más allá de la controversia sobre la pertenencia o no de Pérez a las FARC, que finalmente será resuelta por las autoridades judiciales, lo que sí queda claro es el interés político del gobierno de Hugo Chávez de marcar distancia frente a las FARC con una prueba fáctica.
 
Miraflores reaccionó, según lo dijo el propio presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, con prontitud. "Le di el nombre y le pedí que si nos colaboraba para su captura", dijo el mandatario.
 
La decisión de Chávez tiene consecuencias en las relaciones internacionales entre Colombia y Venezuela, pero también adentro del chavismo.
 
Para el investigador Ronald Rodríguez, del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, la reacción de Miraflores de deportar tan rápidamente a Pérez es muestra de que los acuerdos a los que han llegado Chávez y Santos "son efectivos".
 
"Los presidentes lograron acordar cómo actuar de manera expedita ante la información de inteligencia en el combate contra el terrorismo y el narcotráfico", dijo Rodríguez.
 
Nuevamente quedó al descubierto el pragmatismo en la política exterior colombiana, pues desde hace varios meses el presidente Santos había trabajado para que una solicitud como la que le hizo a Chávez no fuera denegada.
 
De hecho, hace varias semanas el gobierno colombiano también había anunciado que extraditaría al narcotraficante venezolano Walid Makled a ese país, a pesar de que también existe una solicitud de extradición de Estados Unidos. El hecho fue interpretado como "conveniente" para Colombia por algunos analistas internacionales.

No obstante, para Rodriguez "el problema es que en la decisión de deportar a Pérez a Colombia primó la relación presidente-presidente y no una política institucional".
 
El caso Makled es diferente porque hay un trámite para su extradición en el que intervienen varias instituciones. Eso difiere de la reacción de un gobierno ante un telefonazo. Por esta razón en Venezuela la oposición ha visto en la decisión lo que de sobra se sabe: un exceso de presidencialismo.
 
Hay quienes advierten también que la decisión de Chávez tiene un cariz político. Este fin de semana El Nuevo Herald había publicado un artículo en el que anunció que el 10 de mayo serán publicadas pruebas de la relación de Chávez con las FARC, contenidas en los discos duros del computador incautado por el Ejército en el campamento de alias ‘Raúl Reyes’ en el 2008.
 
El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) será el encargado de la publicación. Los miles de documentos "muestran los esfuerzos del presidente venezolano Hugo Chávez por brindar respaldo financiero, político y bélico a la organización guerrillera", aseguró el diario.
 
Ante las dudas, es probable que Chávez esté buscando mostrar distancia con las FARC. "Chávez es consciente de que las FARC ha dado pasos equívocos, las está haciendo a un lado porque sabe que no puede desgastarse apoyándolas", dijo Rodríguez.
 
Para las relaciones entre los gobiernos de Colombia y Venezuela en el mediano plazo, la deportación de alias 'Alberto' (según lo llaman las autoridades colombianas) es positiva, pues envía un mensaje contundente sobre hasta dónde llega el compromiso del gobierno venezolano de combatir a los grupos ilegales en su territorio. No obstante, la prueba definitiva todavía está por verse, pues desde hace varios años hay información de inteligencia sobre la presencia de guerrilleros del secretariado en ese país. Hay quienes se preguntan si ocurrirá lo mismo, por ejemplo, con ‘Grannobles’, ‘Iván Márquez’ o ‘Timochenko’.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.