Lunes, 16 de enero de 2017

| 2009/10/24 00:00

"Que nos traten igual que a los extranjeros"

Los presidentes de los canales 'Caracol' y 'RCN' sientan su protesta por la forma como se está adjudicando el tercer canal.

Para ‘caracol’ y ‘rcn’ quien ha marcado el paso en el tercer canal es la ministra de comunicaciones, cuando la que debe decidir es la comisión de televisión

Paulo Laserna, presidente del Canal Caracol, y Gabriel Reyes, su colega de RCN, no están tranquilos con las últimas decisiones de la Comisión de Televisión acerca del tercer canal.

En entrevista con SEMANA explican que no es justo que se les señale como saboteadores del proceso, pues lo único que piden es transparencia e igualdad. Arreciaron sus críticas contra la Ministra y los comisionados y dicen que son éstos últimos quienes van a tener que responder por sus decisiones.

SEMANA: La Ministra ha insinuado que ustedes están tratando de sabotear el proceso del tercer canal. ¿Cómo lo han recibido?

GABRIEL REYES: La Ministra está tratando de presentar como sabotaje lo que no es más que una exigencia de equidad.

SEMANA: ¿Equidad en qué sentido?

PAULO LASERNA: Es un hecho irreversible que va a haber tercer canal y es conveniente que lo haya. Lo que no era irreversible es que fuera adjudicado en condiciones mucho más favorables que las que nos cobraron a nosotros por una licencia de la misma duración, en el mismo año y para el mismo mercado.

SEMANA: ¿Cuáles son esas condiciones?

G.R.: A nosotros una licencia por 10 años adjudicada hace siete meses nos va a costar alrededor de 130.000 millones de pesos, si se mantienen las actuales condiciones económicas. Al adjudicatario del tercer canal le puede acabar costando prácticamente la mitad.

SEMANA: ¿Y cómo explica el gobierno la diferencia?

P.L.: El gobierno cree que tenemos una ventaja por estar ya al aire, cuando en televisión abierta la experiencia demuestra que todo puede cambiar en cualquier momento; sólo es que pegue una telenovela y se queda con la audiencia. Por lo tanto, ese argumento es ficticio. El otro argumento es que ellos van a tener que invertir en una nueva red, como si nosotros no hubiéramos invertido en la nuestra, además de pagar 95 millones de dólares por la licencia. La Ministra parece creer que nos regalaron la red.

SEMANA: Pero si esos argumentos son de peso, ¿por qué no han calado?

G.R.: Es que la Ministra y la Comisión Nacional de Televisión parecen considerar un punto de honor no modificar en nada su posición inicial. Es en cierta forma un acto de machismo oficial.

P.L.: Pero no es sólo contra nosotros, sino contra todos los órganos de control, como la Procuraduría y la Contraloría. Por tratar de demostrar que no se dejan presionar llegaron a insistir en algunas posiciones totalmente arbitrarias y de pronto ilegales.

SEMANA: ¿Como cuáles?

G.R.: El texto de la norma que prohíbe la participación de actuales concesionarios, como es el caso de Planeta con CityTV, es absolutamente clara y no da pie a ninguna interpretación. Eso lo saben tanto el Contralor como el Procurador, como cualquier persona que haya estudiado derecho.

SEMANA: Pero la norma de la subasta no es categórica. Sólo la señala como una de las alternativas para la adjudicación.

G.R.: Sí, eso es cierto, pero los funcionarios tienen la obligación de optimizar los recursos y nadie discute que la subasta es la única que garantiza el mejor resultado económico para la Comisión.

P.L.: De otra parte, la Comisión en este momento tiene que financiar la televisión pública y la digitalización de la red pública, además del pasivo de Inravisión. Por lo tanto, maximizar los ingresos no es solamente una exigencia legal, sino una necesidad económica imperativa.

SEMANA: ¿Y cómo se explica que a ninguno de los comisionados parece importarle esos argumentos?

P.L.: Ellos se sienten defendidos por el gobierno, y particularmente por la Ministra, pero resulta que la responsabilidad es de los comisionados y no de ella, que es la que parece estar tomando las decisiones. La Ministra no es miembro de la Comisión, aunque asiste allí con voz, pero sin voto. Si no fuera por el interés de ella, no habría tanto afán.

SEMANA: ¿Cómo así?

G.R.: Si existe concepto en contra por parte de los organismos de control, y si además se trata de un año electoral, ¿por qué meterle el acelerador en esa forma? ¿Acaso lo importante es adjudicarlo antes de que la Ministra se vaya en febrero?

SEMANA: Parecen bastante resignados a que la suerte está echada. ¿Qué están haciendo ahora, un pataleo?

P.L.: Lo único que queremos es transparencia e igualdad. La transparencia sería la subasta y la igualdad es que paguen lo mismo que pagamos nosotros. En otras palabras, lo único que queremos es que nos traten a los colombianos como tratan a los extranjeros.

G.R: Al gobierno y a la gente no les importa darles palo a los grupos económicos nacionales, pero sí parecen creer que a los grupos económicos extranjeros hay que tratarlos con cariño y privilegios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.