Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/15/2017 8:07:00 PM

45 días de Medimás, 10.000 quejas y una lista de agravios

La Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y la Superintendencia de Salud tienen bajo la lupa a la nueva EPS que reemplazó a Cafesalud. Ante la grave situación de los pacientes y la presión, Medimás se comprometió a mejorar, sin embargo alega que heredó demasiados casos represados.

Nelson López tiene 55 años y ha vivido 14 años con leucemia mieloide crónica, tiene un cáncer que se inició en las células productoras de sangre de la médula ósea y que es muy difícil de tratar. En este momento su vida corre peligro, desde abril no recibe los medicamentos que necesita para controlar su enfermedad. Antes, las tutelas que escribía estaban dirigidas a Cafesalud, ahora son para Medimás.

Nelson lucha por su vida desde Quimbaya, Quindío. Siempre lo habían atendido en Oncólogos de Occidente, aunque fuera a punta de tutelas, pero ahora ya no hay convenio. De tanto hacer presión en Medimás logró que le dieran una cita médica, sin embargo, lo remitieron a Pereira que, aunque es cerca, representa un gasto adicional y tuvo que pedir prestados 50.000 pesos para ir. Con una carpeta bajo su brazo fue a donde una nueva oncóloga que no conocía su caso y que le explicó que, palabras más, palabras menos, debía empezar el proceso de nuevo. Las noticias eran muy malas: Nelson perdió el avance que llevaba con el anterior tratamiento porque suspendió el medicamento, entonces la doctora le ordenó tomarse nuevamente exámenes genéticos para ver cuál es su estado.

Un nuevo comienzo para un paciente con cáncer puede ser el final. “Para nosotros volver a empezar significa que el cáncer se vuelve más agresivo, que los medicamentos que antes me funcionaban ya no lo harán y me van a recetar unos más fuertes. Con este tipo de cambios uno se puede morir”, le contó Nelson a SEMANA.

Así como Nelson, 10.000 afiliados se quejaron ante la Procuraduría por falta de atención oportuna. Esta represa de denuncias sucedió en 45 días que lleva operando Medimás, la EPS que reemplazó a Cafesalud y que llevó consigo sus activos, pero también sus problemas.

El grito en el cielo que pusieron las madres de 38 niños enfermos de cáncer en Bucaramanga que no estaban siendo atendidos se convirtió en una bola de nieve y en tres días las alertas se encendieron y salieron a relucir más problemas en todo el país. El Ministerio Público pidió a la Superintendencia de Salud intervenir inmediata y forzosamente a la EPS, cabe recordar que en su momento también pidió frenar la venta de Cafesalud a Prestasalud, sin éxito.

La Defensoría del Pueblo también hizo lo propio. Les tomó solo diez días –del 13 y 23 de agosto- darse cuenta de las falencias y de los problemas que enfrentaban los usuarios de Medimás. Visitaron las IPS de 36 regionales y este es el diagnóstico que emitieron acerca de lo que falta en la obtención del servicio de salud:

- No hay continuidad en los tratamientos por la interrupción de los servicios de salud, además de afectación de los servicios oncológicos por el cambio de profesional tratante.

- Faltan autorizaciones en los servicios ambulatorios y oportuna entrega de medicamentos. Hay demora en la realización de procedimientos quirúrgicos.

- Falla la remisión hospitalaria oportuna. Los hospitales públicos que tienen los servicios habilitados y que atienden población de Medimás a pesar de no tener contrato, son obligados a remitir a los usuarios a otras instituciones que no son del orden local.

- Faltan citas médicas con especialistas. Algunas instituciones prestadoras de servicios de salud de mediano y alto nivel de complejidad se niegan a atender afiliados de Medimás EPS, argumentando que tienen cartera muy grande pendiente con Cafesalud y que no se les ha pagado.

- Hay mala atención en la línea de atención al usuario de Medimás.

- Falta de contratos con IPS locales lo que obliga el desplazamiento de los usuarios a otras ciudades. Ninguna IPS pudo demostrar contrato vigente con Medimás.

“Lo que tiene que ver con el régimen contributivo y subsidiado se está pagando, no hay razón para que no se preste el servicio”, aseguró el defensor del Pueblo Carlos Alfonso Negret. Por eso, les dio un ultimátum: si en dos meses no garantizan la atención total solicitará el traslado de los usuarios que no son atendidos.

La Superintendencia de Salud aclaró que en el caso de Medimás no es necesario esperar los 90 días que por ley son necesarios para poder cambiarse de EPS. Es decir que los afiliados lo pueden hacer cuando lo deseen. Sin embargo, para los pacientes de alto costo, la ecuación no es tan simple. "Yo no he cambiado a mi hijo de EPS porque acá conseguí que me autorizaran la operación por medio de tutelas, tengo que esperar a que se la hagan porque de eso depende su vida", comentó Marta.

En los primeros 45 días de operación la Supersalud encontró avances, por ejemplo se han girado 213.000 millones a 400 IPS en todo el país. El resto de recursos se encuentran en reservas técnicas, a la espera de la formalización de su facturación. Además, "Medimás presentó 1.500 instituciones con las que había un acuerdo de intención, a la fecha se registra que el proceso de formalización de los contratos con estas entidades, en el régimen contributivo es de un 60% y en el subsidiado de un 65%", informó la Super. Estas cifras se contraponen a lo que encontró la Defensoria: "Ninguna IPS pudo demostrar contrato vigente con Medimás". Según la Supersalud mientras se da el proceso de formalización de contratos Medimás tiene la orden de hacer giros directos a las IPS para garantizar la atención de los pacientes.

La defensa de Medimás

"Tuvimos que iniciar el 1 de agosto con una gran represa y hemos venido ejecutando esfuerzos urgentes por cumplir con lo que debemos. Logicamente nos hace falta mucho por hacer", dijo Hernán Briceño, presidente de Medimás, ante el defensor del Pueblo y el superintendente.

La represa de casos de la cual habla viene del antiguo prestador: Cafesalud. Según cifras de Medimás, cuando recibieron el negocio tenían 17.000 autorizaciones de medicamentos de alto costo que Cafesalud no entregó y que ellos debieron asumir y más de 31.000 autorizaciones de consultas que prestó Esimed.

Ante la oleada de quejas y denuncias Briceño resaltó que tienen activado un correo electrónico para atender a los usuarios y que hace parte de su nueva estrategia por mejorar, es sis@medimas.com.co.

"Todo indica que será una atención integral y oportuna. Se firmó un preacuerdo con la Clínica San Luis para que se les garantice la atención a los niños, estamos pendientes de que a más tardar el martes se normalice toda la situación y que los pacientes puedan continuar sus tratamientos. Estaremos acompañando a los padres hasta que veamos que se garantice la atención", aseguró a SEMANA Nury Villalba, directora de la Fundación Esperanza Viva que ayuda a las personas con cáncer en Santander.

Así como los niños que son los más afectados, Diego Penagos, un joven de 20 años, espera en Bucaramanga que su situación mejore. Necesita un transplante de médula porque tiene Linfoma no Hodgkin. "Diego pertenece a Medimás y su tratamiento fue interrumpido, lo que lo agravó y ahora necesita el trasplante", contó Villalba. Detrás de las frías cifras están los colombianos que ven peligrar su vida y que dependen de la atención oportuna que se comprometió a darles Medimás.

*Después de la publicación de este artículo Medimás informó que realizó un convenio con las Uniones Temporales Red Nacional de Atención Integral al Cáncer UT y la Red de Atención Integral al Cáncer UT Santander. Eso quiere decir que 48 instituciones prestarán servicios para pacientes con enfermedades neoplasticas, que incluyen los oncológicos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?