20 febrero 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¿Quién le cosió la boca a un hombre en Tuluá?

JUDICIAL‘Picante’, jefe de los 'Rastrojos', estaría tras el hecho. Se le señala por varias muertes atroces en la región.

¿Quién le cosió la boca a un hombre en Tuluá?. Centro de Tuluá, Valle. La ciudad tuvo un pico de violencia en 2012, con asesinatos al estilo de los carteles de la droga mexicanos.
Archivo SEMANA
Centro de Tuluá, Valle. La ciudad tuvo un pico de violencia en 2012, con asesinatos al estilo de los carteles de la droga mexicanos.

Recuadros

Los Rastrojos

Banda criminal al servicio del narcotraficante Wílber Varela, alias 'Jabón', asesinado en Venezuela en el 2008. Ese ejército de mercenarios, compuesto por al menos un millar de sicarios con entrenamiento para combate rural, se creó inicialmente para atacar a su archienemigo Diego Montoya, alias 'Don Diego', con quien se peleaba el dominio territorial del norte del Valle y el cañón de Garrapatas.

Durante el proceso de Paz del presidente Álvaro Uribe, los Rastrojos quisieron someterse haciéndose pasar como un grupo de autodefensas llamado Rondas Campesinas Populares (RCP).

Tras la muerte de Varela, la entrega de los hermanos 'Comba' y la captura de 'Diego Rastrojo' en el 2012, la agrupación se atomizó en pequeños jefes que se pelean el dominio territorial, especialmente los municipios de acceso hacia el cañón Garrapatas:

  • Alias 'Guerrero': Coordina esa estructura en el cañón de Garrapatas.
  • Alias 'Chorizo', 'Patarrancia', 'Érika', y el 'Químico': Tienen influencia en zona rural de Trujillo.
  • Alias 'Jota': Coordina la estructura criminal en Riofrío y Bolívar.
  • Alias 'Torito': Jefe de la estructura en Roldanillo, La Victoria.
  • Alias 'Julio': Tiene influencia en Roldanillo, La Unión y Bolívar.

Los Machos

Banda criminal que creó el narcotraficante Diego Montoya, alias 'Don Diego' para responder los ataques de su archienemigo Wílber Varela. Durante el proceso de paz con los paramilitares también intentó acogerse rebautizando a su ejército criminal como Autodefensas Campesinas del Norte del Valle, ACNV.

Pese a que Montoya fue capturado y extraditado en 2007, su ejército de sicarios fue heredado por familiares y lugartenientes que también cayeron. El más reciente fue la captura este año de Héctor Mario Urdinola, alias 'Chicho'.

Precisamente 'Chicho' fue el encargado de llevar al Valle del Cauca a Los Urabeños, aprovechando su amistad con Darío Úsuga, alias 'Otoniel'. La meta de esa alianza criminal era arrebatarle a sangre y fuego las rutas y laboratorios en poder de Los Rastrojos y a juzgar por el nuevo mapa mafioso en la región, lo están logrando. Solo les falta el control del cañón de Garrapatas y algunos de sus municipios aledaños.

Alias 'Guacamayo': es considerado el posible sucesor de alias 'Chicho'; de ser cierto se pondría al frente de toda la organización criminal en el Valle.

  • Alias 'Martín bala': maneja la estructura en Cali y su área metropolitana.
  • Alias el 'Negro orlando': tiene el control en Buenaventura y parte de la costa Pacífica.
  • Alias 'Gafas' y 'Motato': tienen influencia en municipios claves como Obando y Cartago, en el norte del Valle.
  • Alias 'Cristian': maneja la estructura mafiosa en el municipio de Zarzal.
  • Alias 'Alitas': con influencia en el municipio de Toro.

Tras varios meses de una calma a medias, Tuluá revive los aterradores días en que aparecían cabezas, brazos, piernas y troncos de cadáveres arrojados en las vías públicas de la ciudad, el año pasado.

Esta urbe en la que conviven 160.000 personas tuvo un pico de violencia en el 2012, cuando los homicidios se dispararon 32% con 119 muertos y tan solo en agosto de ese año se registró un crimen diario, en promedio.

Esa estela de violencia que los tulueños recuerdan con dolor se sintió de nuevo el jueves 14 de febrero cuando se hizo público que un hombre fue hallado moribundo con sus labios cosidos con hilo y los párpados sellados con pegamento y un letrero que decía “sapo”.

La víctima identificada es un hombre de 47 años, comerciante del sector funerario, quien fue auxiliado por un agente de la Policía que lo encontró tirado en la calle y bajo los efectos de escopolamina. De inmediato recibió atención médica y luego fue trasladado a un sitio seguro donde es protegido por las autoridades.

Aunque existen varias versiones de lo ocurrido, lo cierto es que el caso está relacionado con una supuesta extorsión de cinco millones de pesos que el comerciante no pagó y denunció ante la Fiscalía.

Investigaciones preliminares de la Policía dan como presunto responsable de esa extorsión a alias ‘Picante’, sujeto que fue capturado en octubre del 2012, pero quedó en libertad en diciembre pasado luego de que un juez de Cali determinó que su captura fue ilegal.

Además, llama la atención que en su momento las autoridades sólo lograron imputarle el delito de porte ilegal de armas, pese a que su nombre aparecía implicado en la racha de decapitados que atormentó a Tuluá hace unos meses.

Según informes de inteligencia, el jefe de ‘Picante’ es otro delincuente conocido como José Manuel Valencia, alias ‘Indio’, considerado el sucesor de los hermanos Javier Antonio y Luis Enrique Calle Serna, ‘Comba’, quienes se sometieron a la justicia de Estados Unidos.

Aunque el ‘Indio’ fue capturado en Tuluá en septiembre del 2012, durante una operación de inteligencia policial de alto nivel, también recuperó su libertad en diciembre pasado y en el mismo juzgado de Cali que dejó salir a ‘Picante’. Semana.com supo que el juez que atendió los dos procesos fue denunciado por presunto prevaricato.

Como se recordará, desde el año pasado, tras la entrega y la captura de los hermanos ‘Comba’ y Diego Pérez Henao, ‘Diego Rastrojo’, en Tuluá se desató una guerra territorial a muerte por el control del narcomenudeo, las extorsiones y el narcotráfico. La puja sangrienta es liderada por dos bandos dentro de la misma organización criminal.

Por un lado está ‘Porrón’, lugarteniente de los ‘Comba’, y por el otro figura ‘Picante’, subalterno de ‘Diego Rastrojo’. El país quedó horrorizado cuando se supo que en esa lucha se estaban aplicando los mismos métodos de sevicia que usan carteles mexicanos como los de Sinaloa, Juárez y Zetas, que decapitan o descuartizan a sus enemigos para enviar señales de terror.
 
Otro fenómeno que surgió hace unos días en al menos siete municipios del norte del Valle, corrió por cuenta de la aparición de panfletos firmados por un grupo que se hace llamar ‘Coyote Kim’.
 
En el pasquín básicamente se obliga a los pobladores a empadronar a los visitantes para poder transitar por la zona rural de los municipios cordilleranos que limitan con el cañón de Garrapatas, una zona selvática entre Valle y Chocó, considerada el santuario cocalero de la región.
 
Además, imponen un ‘plan pistola’ que empezó a regir desde el primero de febrero y amenazan con una lista de gente para matar. Se autodenominan ‘humanitarios’ porque dicen que no tomarán represalias contra las familias que tengan hijos en los ‘Rastrojos’ o los ‘Urabeños’.
 
No obstante, el comandante saliente de la policía Valle, coronel Nelson Ramírez, considera probable que esos panfletos sea una estrategia de los ‘Rastrojos’ para recuperar el territorio que perdieron ante la llegada a la región de los ‘Urabeños’.
 
“En una reciente captura que hicimos en Riofrío, le encontramos a alias ‘Antonio’, jefe de los ‘Rastrojos’ en esa ciudad, cientos de fotocopias de ese panfleto”, aseguró el oficial.
 
Con ‘el Indio’ y ‘Picante’ de nuevo en las calles, los tulueños temen que retornen a la ciudad aquellos días del 2012 en los que aparecían cuerpos sin cabeza y de paso se profundice la guerra mafiosa por el Valle.
Publicidad
Semana en Facebook