Sábado, 20 de diciembre de 2014

| 1987/04/13 00:00

¿QUIEN MATO AL CORONEL RAMIREZ?

Los principales medios de comunicación del país publican esta semana la historia detrás del asesinato del oficial antinarcóticos.

¿QUIEN MATO AL CORONEL RAMIREZ?

El coronel Jaime Ramírez Gómez, asesinado el pasado 17 de noviembre luego de ganar las más importantes batallas que se han librado contra el tráfico de narcóticos en Colombia, fue víctima de un complot montado por reconocidos narcotraficantes, de cuya existencia tenían conocimiento algunos elementos de la Policía Nacional desde once meses antes de ser consumado.
Ramírez Gómez, de 47 años, planeó, organizó y dirigió personalmente la operación que concluyó con el descubrimiento del mayor centro de procesamiento de cocaína en el mundo, Tranquilandia, donde los narcotraficantes alcanzaron a refinar 23.733 kilos de cocaína en sólo seis meses.
Su testimonio sirvió para que, en primera instancia, el narcotraficante Pablo Escobar Gaviria fuera sindicado de ser el autor intelectual del asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla.
El 25 de enero de 1986, un informante clasificado como "W" dijo a miembros de la Policía Nacional, y estos consignaron la versión por escrito, que Pablo Escobar contrató a miembros del grupo guerrillero Ricardo Franco para asesinar al coronel Ramírez Gómez por $25 millones.
Para el asesinato del coronel Ramírez Gómez se utilizó un vehículo de placas iniciadas con las letras KF, que en principio fueron señaladas como pertenecientes al mismo juego robado de las oficinas de tránsito de Itaguí, Antioquia.
En otro vehículo, identificado también con placas KF, fue asesinado el 30 de octubre de 1986 el magistrado de la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín, Gustavo Zuluaga Serna. Este funcionario, cuando se desempeñaba como juez Superior de Medellín, dictó auto de detención contra Pablo Escobar, a raíz del asesinato de dos detectives antioqueños que lo habían capturado con 36 kilos de cocaína en 1976.
A los pocos días de dictada la providencia, la esposa del entonces juez Zuluaga Serna vio cómo su vehículo era arrojado a un precipicio por unos sujetos que le advirtieron que en una próxima ocasión no la dejarían bajar de su carro.
El investigador que fue comisionado para esclarecer el robo de la caja de placas KF, Alfredo Benjumea Hernández, fue asesinado el 7 de diciembre de 1986 en Medellín.
El autor del llamamiento a juicio contra Pablo Escobar Gaviria por el asesinato de Rodrigo Lara Bonilla, el juez Tulio Manuel Castro Gil, fue asesinado a las pocas semanas de haber proferido el auto de proceder.

EL CORONEL RAMIREZ
El coronel Ramírez Gómez fue uno de los más brillantes oficiales de la Policía Nacional, y su acción contra los capos del tráfico de narcóticos en Colombia marcó un hito en la historia de ese delito. En 1975 puso al descubierto la primera organización de traficantes de cocaína, al capturar a Iván Darío Carvalho, quien era en ese momento un importante miembro de la organización que empezaba a controlar en Bogotá el comercio del alcaloide.
Esta operación le sirvió a Ramírez Gómez para llegar hasta una finca en San Antonio de Tena, Cundinamarca, donde Verónica Rivera de Vargas tenía un importante laboratorio de refinamiento. Verónica Rivera fue conocida más tarde como la "reina de la cocaína" y protagonista de una de las vendettas de la mafia más violentas de que se tenga conocimiento.
Cuando el senador Rodrigo Lara Bonilla fue designado ministro de Justicia, Ramírez Gómez en su condición de jefe de la Unidad Antinarcóticos de la Policía Nacional, era miembro del Consejo Nacional de Estupefacientes, organismo que presidía el dirigente político huilense.

LOS 30 CAPOS
La primera misión que le encomendó Lara Bonilla a Ramírez Gómez consistió en que, con base en su red de inteligencia, detectara las actividades y propiedades de 30 personas que eran señaladas públicamente como capos del tráfico de drogas.
La investigación del coronel Ramirez Gómez dio base para que el ministro de Justicia Lara Bonilla, por primera vez en la historia de esa cartera, pese a que las herramientas legales estaban consagradas desde 1978, paralizara 150 avionetas y helicópteros que eran destinados al contrabando de cocaína; negara permisos para el funcionamiento a empresas aéreas que figuraban como de fumigación, y señalara públicamente la presencia de dineros calientes en el fútbol, los toros y diversos grupos políticos en todo el país.

FRUSTRA ASESINATO
Tan enérgica campaña contra los narcotraficantes tuvo una primera respuesta conocida de su parte, cuando el coronel Ramírez puso al descubierto un primer plan para asesinar a Lara Bonilla. En Medellín fue capturado el norteamericano Joseph Harold Rosenthal, quien también se identificaba con los alias de Edward John Burn, Harold Edward Bowling y Roberto Samnas. Su nombre figuraba en la lista de los residentes en Colombia que lavaban dineros de la droga, y que fueron identificados en la "Operación Pez Espada" que adelantó la DEA (agencia norteamericana contra el narcotráfico) en la Florida.
Rosenthal, quien fue deportado de Colombia el 29 de septiembre de 1983, era seguido por agentes bajo el mando de Ramírez Gómez y de la interceptación de sus llamadas telefónicas se desprendió que un sujeto apodado "Piñata" y otro de apellido Ochoa, complotaban en Medellín para asesinar a Rodrigo Lara.

LOS PRIMEROS PASOS
A finales de enero de 1984, el coronel Ramírez Gómez advirtió al F-2 (Policía secreta), sobre varias evidencias que demostraban que las líneas telefónicas de Lara Bonilla, en su despacho y en su residencia, estaban siendo interceptadas por órdenes de los capos del narcotráfico.
Una rápida investigación permitió concluir con la captura, el 2 de febrero del mismo año, de Ricardo Beltrán Franco, Luis Alfredo Beltrán Moreno y Alirio Ramírez Guzmán, quienes efectivamente estaban grabando las llamadas que hacía o recibía Lara Bonilla en sus teléfonos privados. Los tres sujetos quedaron libres a los pocos días con base en la controvertida ley 2a de 1984. Sus nombres volvieron a figurar en la investigación por la toma del Palacio de Justicia, pues ellos mismos habían interceptado los teléfonos de los magistrados de las Salas Constitucional y de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, antes de noviembre de 1985.
Como el diario El Espectador revelara la captura de los Beltrán, Lara Bonilla empezó a recibir llamadas telefónicas en las cuales le colocaban grabaciones de conversaciones sostenidas por él mismo 15 ó 20 minutos antes. A los magistrados de la Corte Suprema les remitían (y aún lo siguen haciendo), cintas magnetofónicas con las llamadas telefónicas recibidas en la oficina y en su residencia, correspondiente a la semana anterior.

CAE TRANQUILANDIA
El 8 de marzo de 1984, la Unidad Antinarcóticos, al mando del coronel Ramírez Gómez, descubrió en los Llanos del Yarí un gigantesco complejo para el procesamiento de cocaína llamado Tranquilandia. La investigación se había iniciado en diciembre de 1983, cuando Jorge Luis, Juan David y Fabio Ochoa Vásquez; Pablo Escobar Gaviria y Carlos Lehder, lograron embarcar desde Chicago, Illinois, 76 barriles de éter para refinar cocaína, que fueron llevados directamente al complejo de refinamiento de clorhidrato de cocaína, integrado por 10 sofisticados laboratorios y seis pistas aéreas clandestinas.
Las avionetas y helicópteros incautados allí, pero ante todo una libreta con las iniciales de las personas propietarias de los cargamentos que se exportaban a los Estados Unidos, puso al descubierto toda la organización del tráfico de narcóticos en el país. Y selló la condena de muerte para el ministro Lara Bonilla (30 de abril de 1984) y del coronel Ramirez Gómez (17 de noviembre de 1986).
El coronel Ramirez Gómez declararía luego, bajo la gravedad del juramento, que el ministro Lara Bonilla le dijo en varias ocasiones que el hallazgo de Tranquilandia causaría su muerte según se le había hecho saber, y que en la libreta de envíos de cocaína se mencionaban cargamentos de "Pacho" para "P.E. y P.C.", iniciales que corresponden a lo que se conoce en Medellín como "la banda de los Pablos", Pablo Escobar y Pablo Correa. "Pacho" correspondería al nombre de Francisco Barbosa, lugarteniente de los narcotraficantes en Leticia, socio de Evaristo Porras.
El coronel Ramírez Gómez se retiró de la Unidad Antinarcóticos de la Policía y esperaba ser llamado para ascenso a brigadier general. Una fuente aseveró que tal determinación se frenó 6 meses, y sólo por instrucciones directas del gobierno, finalmente se le convocó al curso.


EL ASESINATO
En el Tribunal Superior de Bogotá con ponencia del magistrado Pantaleón Mejía Garzón, fue cambiado el llamamiento a juicio por el asesinato de Lara Bonilla contra Pablo Escobar por un sobreseímiento de carácter temporal, lo cual implica la reapertura de la investigación. En esta nueva etapa procesal, una de las declaraciones que se debía ampliar era la del coronel Ramirez Gómez. La providencia del Tribunal fue adoptada en junio de 1986.
Un documento que lleva el nombre de "Memorando", y cuya autenticidad fue ratificada por dos fuentes diferentes que confirmaron su existencia en la Policía, permite concluir que desde el 25 de enero de 1986 elementos de esta institución tenían conocimiento de la existencia de un plan para asesinar al coronel Ramirez Gómez.
Fuentes de la Policía consultadas en varias oportunidades aseguraron que la información contenida en el documento pudo ser confirmada (incluso Carlos Espinoza, Cuco, apareció asesinado luego en Medellín), pero que no lograron profundizar en ella.
Uno de los sujetos que iba a bordo de un vehículo Renault 18 verde, de placas KF 4491, disparó contra el coronel Jaime Ramirez en la tarde del 17 de noviembre de 1986. El campero, en el que iba junto con su esposa y dos hijos, fue cerrado por el vehículo desde dónde le dispararon de manera repetida. Como medida de seguridad, el coronel alcanzó a frenar para que sus atacantes siguieran de largo. Por el contrario, se detuvieron unos metros adelante y uno de ellos se bajó y disparó varias ráfagas contra el coronel Ramirez Gómez, quien para entonces ya había fallecido.
El día en que fue asesinado el coronél Jaime Ramirez, nó iba con escolta y sobre este hecho se presentan dos versiones: en la primera se asegura que Ramirez Gómez aceptó ir a la finca de un amigo personal suyo y que rechazó el servicio de seguridad por tratarse de un sitio seguro que no frecuentaba. En la segunda versión se sostiene que, por el contrario, esé 17 de noviembre se le informó por un alto oficial de la Policía Nacional que los narcotraficantes habían cancelado la orden de asesinarlo.
Hasta el momento, el asesinato del coronel Jaime Ramirez Gómez se encuentra en completa impunidad.

EL MEMORANDO DE LA POLICIA
La semana del 20 01 86 al 25, informante "W" comunicó telefónicamente sobre un atentado a oficiales Ponal y concretamente a uno quien trabajaba en la DEA.
El sábado 25 01 86, a las 10:30 horas llega el informante procedente de Medellín efectúan una reunión con oficiales de inteligencia quienes recepcionan la siguiente información:
-El narcotraficante Pablo Escobar está financiando la muerte de un señor coronel y de otro oficial, para lo cual comisionó a Carlos Espinoza "Alias Cuco", considerado como el jefe de ejecuciones del Ricardo Franco a raíz del desconocimiento como tal de José Fedor Rey por la masacre de Tacueyó.
El grupo Ricardo Frarlco de Medellín se encargó de esta ejecución por $25.000.000 libres de gastos, comprometiéndose a reivindicar la acción politicamente, el grupo Ricardo Franco recibió ya la suma de $2.000.000 para compra de armas habiendo adquirido en el mercadó negro de Medellín cuatro (4) pistolas marca Smith & Wesson, calibre 9 mm. L., una (1) subametralladora Ingram, calibre 45 con silenciador y un (1) revólver .357 Ruger, las que fueron traídas a Bogotá en una camioneta contratada y escaltada por una moto siendo transbordada ya en esta ciudad a un automóvil Renault 18 rojo robado el que junto con las armas se encuentran guardadas en una casa quinta en jurisdicción de Chía siendo cuidadas por un solo hombre. La casa quinta es de propiedad de Pablo Escobar pero está a nombre de otra persona, a dicho lugar se presume que llegan los encargados de perpetrar el atentado una vez sean informados por parte de un oficial de confianza del señor coronel que maneja las comunicaciones y conoce las actividades que realiza. Dicho oficial ostenta el grado de TE. y recibe por parte de la mafia por la información la suma de $5.000.000.
El grupo Ricardo Franco esta encargado de esas ejecuciones desde hace 15 días y en coordinación con la gente de Pablo Escobar y poseen la siguiente información.
-El señor coronel entra a curso para general el día 25 sin especificar qué mes, que le hicieron una despedida de narcóticos en un club.
-Que su señora madre reside en una casa con garaje de color verde.
-Que anteriormente se movilizaba en un Mercedes blindado prestado por la DEA.
-Que tiene una finca en Cajicá en la qué estuvo los días 14 y 15 de enero y el día 17 lo citó un general a reunión en el CAN.
-Que utiliza los siguientes vehículos:
Toyota blanco de placas AL-26-18
Averiguado el historial, corresponde a un campero Toyota, blanco, cabinado, modelo 1978, propiedad de Jaime Ramirez Gómez, C.C. N° 5.548.946 de Bucaramangá, residente en la calle 96 N° 47-19 (no le figura teléfono).
Datsun azul AH-45-79
Se estableció que dicho vehículo lo parquean en la DIPON (sótáno) y lo conduce el AC. José Alirio Cuervo Torres, conductor del señor CR. Ramírez Gómez.
Automóvil R-18 gris de placas AP-87-89 .
Según indagaciones de la OPJIN corresponden a un R-9 rojo de propiedad de Antonio Buidrogo Diez, C.E. 101383 de Bogotá, residente en la diagonal 45 N° 16B-11.
Los sitios escogidos para el átentado son los siguientes de acuerdo a la ruta del oficial porque le han hecho seguimientos:
-Avenida 68 sur esquina de la Panificadora Paz de Río.
-En la oreja de la Av. 26 para tomar el puente de la Av. 68 con dirección del sur.
-En la casa de la mamá.
De acuerdo a versión del informante le hicieron el primer intento en la salida de la despedida en el Club de Cajicá pero no se efectuó el trabajo porque salió con escolta.
En la casa de la mamá una vez, desistieron por salir acompañado de familiares.
27 01 86: a las 09:15 llama el informante diciendo que su contacto no le aceptó disculpas por no llevar los $400.000 a Medellín el sábado 25 01 85, y que eso se va a echar para atrás asi los maten a ellos, esto según grabación telefónica tomada por el CT. Ramírez quien maneja al informante. A las 19:30 horas, reunión del Jefe OPJIN, el CT. Ramirez y CR. Campos, se analiza situación y mi CR. llama la atención en el sentido que sólo se paga por caso terminado que no se ha podido contactar con el señor CR. Ramírez porque está en vacaciones y no desea incomodarlo asustándolo sin estar seguros.
Ordena vigilancia a la casa sospechosa de Chía.
28 01 86: en horas de la mañana envió el camión con el AC. Mora y AG. Amanda Ladino con la orden de dejarlo al frente del inmueble simulando vararse alejárse el conductor dejando en la cabina a Amanda y en la carrocería carpada el fotógrafo CT. Ramirez. La misión tomar fotografías discretas y el AG. tratar de enamorar al sospechoso.
El oficial baja del camión para tomar fotografías y es detectado por vecinos quienes alertan a los de otras casas y toman placas incluso del taxi que se encontraba retirado de apoyo para seguimiento y comunican a la Policía de Chía.
Ante esa situación los Suboficiales del taxi, hablan en el cuartel e informan estar cumpliendo misión de inteligencia, haciendo el Comandante de guardia el registro del caso inclusive con placas de vehículos.
Informado el suscrito, ordenó el cambio de vehículos y de personal manteniendo la vigilancia más distante mientras llega el relevo ya que los radios en esa zona no sirven.
En ese lapso sale el sospechoso conduciendo un Renault 18 rojo de placas KF1832 da una vuelta haciendo un reconocimiento de los alrededores regresando a la casa.
El sospechoso es:
Aproximadamente 1.75 mt, 28 años, cuerpo atlético, tez color trigueña, cabello ondulado, se está empezando a dejar barba (6 días), vestía sudadera verde y tenis. El R-18 rojo KF-18-32 tiene bocelería negra. Está matriculado en Itaguí, pero la SIJIN informa que la carpeta no aparece en Tránsito, las placas fueron asignadas y no figura robado.
El mismo día 28 01 86 al recibir la vigilancia otro tipo a las 15:00 horas hasta las 19:30 el vehículo permaneció dentro de la casa sin detectarse movimiento alguno.
29 01 86: no amanece el vehículo.
30 01 86: no se detecta movimiento alguno según informe de vigilancia suscrito por SS. Cantor y SS. Roncancio.
31 01 86 - 03 02 86 - 04 02 86: no se detecta movimiento alguno. El 04 02 86, se detectan luces prendidas en horas de la noche. Al parecer de los que está haciendo curso o puede ser Oficial de planta sólo sabe el informante que maneja un Toyota blanco con franja azul y que el número de placas -4776 sin precisar las letras.
En vigiláncia a la ECSAN, solamente se detectó una camioneta Toyota, de cuatro (4) puertas, blanca, con franja ancha azul y rines blancos, placa AM-4736 con 4 escoltas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×