Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2010 12:00:00 AM

¿Quién pudo ser el responsable del carro bomba y qué busca?

El atentado en Bogotá ocurre en momentos en que el presidente Juan Manuel Santos le abrió la puerta a un posible diálogo con la guerrilla y luego de que el presidente Chávez se pronunció contra las Farc. Analistas creen que hay sectores interesados en sabotear estos acercamientos.

Ninguna autoridad se ha aventurado a dar el nombre del posible autor de la bomba que en la madrugada de este jueves estalló sobre la carrera séptima con calle 67, frente a las instalaciones de la Cadena Caracol Radio, en Bogotá, que dejó siete heridos leves que fueron trasladados a centros asistenciales.

Las hipótesis van y vienen. La primera es que este atentado haya sido contra la libertad de prensa. Caracol permanentemente hace denuncias contra el narcotráfico, grupos guerrilleros, paramilitares, y algunos de sus periodistas han sido seriamente amenazados. “Aquí estamos, como debe ser, transmitiendo este hecho lamentable. Sin miedo, muy firmes, no nos van a acallar”, repetían una y otra vez los periodistas desde la cabina de Caracol.

Hace dos años, Darío Arizmendi, director del programa ‘Hoy por hoy’, tuvo que salir del país por amenazas de muerte tras emprender una campaña para la liberación de los secuestrados de las Farc. También en el programa Hora 20 que dirige el periodista Néstor Morales y en el que se debaten temas de actualidad política, intervienen todas las noches personajes de la vida pública. El hoy ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, ha sido panelista del mismo, y a finales de 2006, el actual ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, fue víctima de un atentado tras haber participado en el programa.

La emisora La W, cuyo máster también está en este lugar, ha sido muy crítica, y sus periodistas hacen constantes denuncias. Pero esta circunstancia no es excepcional y desde hace muchos años ambas emisoras manejan el mismo tono periodístico.

¿Opositores al diálogo?

Después de ocho años de Álvaro Uribe como Presidente de la República, el sábado 7 de agosto se posesionó Juan Manuel Santos, quien trae una línea muy parecida a la de su antecesor en la lucha contra los grupos armados, aunque abierta al diálogo. En su discurso de posesión dijo que la orden era arreciar contra las Farc, pero al mismo tiempo dejó abierta la posibilidad de conversar con ellas, aunque con estrictas condiciones (vea artículo aquí).
 
Estas palabras se conocieron después de la propuesta de diálogo que semanas atrás había lanzado el jefe de esta guerrilla, ‘Alfonso Cano’, a través de un video difundido por la cadena Al Jazeera. “Colombia puede cerrarle las puertas a la guerra civil, si encontramos un resquicio”, dijo Cano, quien invitó al nuevo gobierno a una reflexión con un lenguaje menos belicoso que el tradicional (lea "¡Hombre, conversemos!").
 
Además, la relación entre Colombia y Venezuela dio un giro de 180 grados cuando el presidente del vecino país, Hugo Chávez, estuvo en Santa Marta hablando con su homólogo Santos. Tras el encuentro, las relaciones diplomáticas y comerciales se restablecieron, la actividad en la frontera volvió casi a la normalidad y Chávez envió un mensaje claro y contundente: “El gobierno venezolano que yo dirijo ni apoya, ni permite, ni permitirá presencia de guerrilla, ni terrorismo, ni narcotráfico en territorio venezolano, y mucho menos que alguien diga que yo apoyo a la guerrilla o al terrorismo o como se llame. Eso es una infamia”.

El Chevrolet Swift gris, cargado con aproximadamente 50 kilos de anfo, estalló tan solo dos días después de ese gesto de Chávez, lo que para algunos analistas significa que a alguien le interesa sabotear ese avance o un posible acercamiento entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc.

Armando Borrero, especialista en seguridad nacional y analista de razonpublica.com, cree que entre un “grupo de aventureros de la extrema derecha” podrían estar los autores del atentado. “Probablemente buscaban un lugar simbólico al ponerla frente a Caracol. Esto es terrorismo ilustrado, que es cometer un acto para que les echen la culpa a otros y provocar un efecto político”, dice.

Borrero agrega que es posible que sea un pequeño grupo que quiere enviarle un mensaje al presidente Santos para que se endurezca. Aunque no hay un proceso de paz formal, “de pronto hay gente que quiere decirle que ya no pudo con este tema. Son interesados en desestabilizar cualquier posibilidad de negociación (entre la guerrilla y el gobierno)”, señala el analista.

En esa misma línea está Ariel Ávila, de la Fundación Nuevo Arco Iris: “Probablemente lo que se quiere es que el gobierno de Santos siga la misma línea de Uribe, dura e inamovible. El gobierno Santos abrió el diálogo y tal vez haya gente que piensa que con esto se va a retroceder en seguridad”.

El ex candidato presidencial Gustavo Petro, por su parte, no dudó al afirmar que la bomba de este jueves tiene un claro objetivo: “llevar al actual Gobierno a la postura del anterior”.

"Si nos dejamos manipular, seguirán poniendo bombas", advirtió el ex candidato presidencial, quien además agregó: "exijamos la verdad en la investigación, no más manipulaciones".
 
Sobre esta hipótesis se refirió, Incluso, el representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Christian Salazar, quien consideró que el atentado en Bogotá tiene el objetivo de "estorbar los mensajes conciliadores" del nuevo presidente.
 
"Un atentado así, con una bomba de tal magnitud, busca probablemente estorbar esos mensajes conciliadores que ha habido. El nuevo presidente ha estrechado la mano a muchos sectores sociales, además del restablecimiento de relaciones con Venezuela, y por eso la bomba", explicó.
 
¿Las Farc?

Aunque no acusó a las Farc directamente, el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, dijo lo siguiente: “Los terroristas nos atacan con emboscadas, con secuestros, con actos terroristas, y también nos atacan con videos, con comunicados. Ellos lo que están tratando con esos videos es frenar el ímpetu de nuestras fuerzas militares”.

De hecho, el ex presidente Ernesto Samper aseguró que “si son las Farc, habrá que ser muy claros y específicos en la forma como se condene esto. 
 
El también ex presidente Andrés Pastrana aseguró que si existe responsabilidad de las Farc en el atentado de este jueves “no hay oportunidad de hacer la paz con ellos”. En ese caso “hay que seguir atacando”, consideró.

Rodrigo Rivera ha sido casi el único funcionario del gobierno que públicamente ha sospechado de esta guerrilla. Ni el presidente Santos, ni el director de la Policía, general Óscar Naranjo, ni los militares han mencionado con nombre propio el posible autor.

En las últimas horas se habla de una interceptación a alias 'Grannobles', según la cual, el jefe guerrillero ordena atacar un medio de comunicación. 
 
El episodio del jueves hace recordar los duros ataques del narcotráfico, cuando Pablo Escobar ordenaba atentar contra los medios de comunicación y entidades del Estado en los años 80 y 90; o el brutal atentado de las Farc contra el club El Nogal, en el año 2003; o más recientemente, en el 2006, la época de los falsos positivos en la capital del país, cuando la Fiscalía comprobó que un capitán y un mayor del Ejército se inventaron atentados en la ciudad para obtener beneficios en sus carreras (ver nota).
 
Ahora, encontrar a los responsables será el reto de las autoridades que, desde cuando ocurrieron los hechos, adelantan todas las indagaciones coordinadas por un fiscal especializado antiterrorismo asignado para el caso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.