Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2012 12:00:00 AM

"Quieren que las relaciones con Venezuela pasen al Mindefensa"

La canciller, María Ángela Holguín, se defiende de sus críticos y habla de la situación de San Andrés, de la controversia sobre Paraguay y de las aproximaciones al gobierno de Chávez.

María Jimena Duzán: ¿Cómo encontró el ambiente en San Andrés y Providencia después de que sus habitantes quedaron viendo un chispero cuando usted habló del "pedacito" de territorio marítimo que se podría perder en el fallo que va a proferir la Corte de la Haya?

María Ángela Holguín:
Primero, creo que era importante contarle a la gente de las islas que detrás de la defensa del archipiélago está un equipo idóneo y que se dedica al tema las 24 horas, encabezado por Julio Londoño y Guillermo Fernández, dos personas que han estado allí en los últimos 11 años. Eso fue lo que hicimos. Pero el problema no fue por el pedacito sino porque hablé de que la Corte de la Haya hacía fallos salomónicos y algunos entendieron esas declaraciones como si estuviera cuestionado a la Corte. Para entender lo que digo hay que leer la Biblia: Salomónico es lo justo.

M.J.D.: Hmmm. Pero para otros como el expresidente Pastrana es una frase desafortunada porque les dice a los jueces de La Haya que sus fallos siempre son 'miti- miti'.

M.A.H.:
¿Qué hizo Salomón? Pues que le acabó dando el niño a su madre porque supo que a ella era la que le correspondía. Salomónico no es repartir por mitades, sino por lo justo. Cuando hablé de los fallos salomónicos nunca quise insinuar que la Corte no iba a fallar en derecho. Por el contrario, sigo creyendo que la Corte va a ser justa con ambos países. Hay otro elemento que es importante para la Corte que es la equidad. La Corte, siendo parte de las Naciones Unidas, no puede hacer fallos para que después esos países no puedan tener relaciones. Según los abogados, en la vida de la Corte no ha habido un solo fallo en que se le haya dado un 100 por ciento a un país

M.J.D.: Hay temor de que se pierdan "pedacitos" de mar, que son precisamente los bancos de pescado, cercanos a Roncador y Quitasueño, de donde los habitantes de las islas derivan su sustento. ¿Qué les dijo a los isleños?

M.A.H.:
Yo creo que ningún cayo ni ninguna isla se va a perder. De eso estoy convencida. Que va a haber un nuevo limite marítimo porque el meridiano 82 en el fallo de 2007 fue claro en decir que ya no era el límite es un hecho.

M.J.D.: O sea que los habitantes de las islas van a tener asegurados sus bancos de pesca.

M.A.H.:
Pues en el mar que le corresponde a esos cayos, sí.

M.J.D.: Que son 12 millas… ¿24?

M.A.H.:
Para un cayo, son de 12 millas.

M.J.D.: ¿No notó el ambiente tenso que hay en San Andrés y Providencia ni cómo el movimiento raizal ha ido creciendo?

M.A.H.:
Yo no sé si creciendo, pero lo que sí se nota es un histórico abandono del Estado. Ellos sienten que no hay políticas consistentes con las islas. Que van y se hacen unas obras, pero muchas veces tampoco se terminan.

M.J.D.: Los líderes de esas islas han denunciado que al archipiélago se lo tomó un cartel inmenso en el que están metidos políticos y autoridades militares y de Policía. ¿Se tocó ese tema?

M.A.H.:
Fíjese que en la reunión que hubo del consejo de ministros con el gobernador de San Andrés, el alcalde de Providencia y los congresistas ese tema no se tocó.

M.J.D.: ¿Cómo así? Un tema que está en el centro de los problemas de esta frontera colombiana, ¿no fue materia de discusión?

M.A.H.:
Pues no lo tocaron. Obviamente el presidente hizo un consejo de seguridad con las Fuerzas Armadas y el ministro Pinzón estuvo dos días allá y me imagino que allí sí se pudo haber tocado el tema. Pero le cuento una cosa: en la corbeta que iba el ministro Pinzón, entre Serrana y Quitasueño se encontraron una embarcación costarricense con droga y la incautaron.

M.J.D.: Le han llovido críticas por la defensa que ha hecho de la forma como fue sacado del poder el presidente Lugo de Paraguay, un mandatario aliado de Chávez y de Correa. ¿Qué les dice a sus feroces críticos?

M.A.H.:
Esa crítica me la hizo la revista SEMANA. La posición nuestra fue que en ningún momento hubo un golpe de Estado. Que el juicio político está contemplado en la Constitución paraguaya y que frente a eso había un total respeto y que las causas por las cuales llevaron al presidente Lugo al juicio político no es un tema en el que nos debamos meter. Lo que sí hemos dicho es que darle dos horas a un presidente o a cualquier persona para defenderse de unas acusaciones en un juicio es violatorio del debido proceso aquí y en cualquier parte del mundo. Cuando los cancilleres de Unasur fuimos a Paraguay, ese era el mensaje que queríamos dar. Pero lo curioso es que ahora están diciendo que fueron los países del Alba y Colombia. No señora: también fue el canciller de Chile, el de Perú, el de Brasil. A mí me dicen que soy chavista por haber ido, pero entonces, ¿el canciller de chile y el de Perú también lo son? Pero sí quiero ser muy clara: nosotros nos hemos opuesto a cualquier medida de suspensión que pueda perjudicar económicamente a Paraguay y eso nos lo ha agradecido el gobierno de ese país.

M.J.D.: Y en esa reunión de cancilleres, ¿vio o no al canciller Maduro hablando con generales cercanos al presidente Lugo?

M.A.H.:
Pero es que no sé por qué armaron una tempestad en un vaso de agua. Fuimos todos los cancilleres de Unasur a Paraguay y, luego de la reunión que tuvimos, cada uno cogió para su lado. De vuelta en Bogotá los medios me preguntan que si cuando yo estaba con Maduro lo había visto reunido con militares paraguayos:Respondí que no, porque en esa reunión solo había cancilleres. Terminada esa reunión cada uno cogió por su lado. ¿Qué hizo Maduro después? ¡Pues no lo se!

M.J.D.: Por cuenta de su cercanía con Maduro, columnistas como Mauricio Vargas y José Obdulio Gaviria han afirmado que usted parece más una canciller de Venezuela que de Colombia.

M.A.H.:
En todo esto el tema de fondo es otro: ¿Cuál es la relación que los colombianos queremos tener con Venezuela? ¿Queremos volver a la confrontación de julio de 2010? ¿O queremos tener una relación medianamente normal que beneficie a la gente de la frontera, que mejore la seguridad, que esté dirigida a exportaciones? El mensaje que me llega de esas dos columnas es que ellos no están de acuerdo en que las relaciones con Venezuela se manejen a través del diálogo y que lo que quieren es que las relaciones con Venezuela se pasen de la Cancillería al Ministerio de Defensa. Ellos quieren que yo no tenga buenas relaciones ni con Maduro ni con nadie en Venezuela. ¡Tildarlo a uno de chavista por estar buscando un diálogo con un país con el cual no tenemos cinco metros de frontera sino 2 millones de colombianos viviendo en una basta zona, pues es muy difícil! En el fondo lo que me están criticando es que les parece inadecuado que tengamos relaciones con Venezuela.

M.J.D.: ¿Vio al expresidente Uribe en la frontera, arengando contra el presidente Chávez como si fuera un revoltoso?

M.A.H.:
Creo que el expresidente Uribe está para algo mucho más que para irse a una frontera, sobre todo en momento electoral como el que vive Venezuela. Tan es así que al candidato antichavista Capriles le tocó salir a decir que nadie de su equipo se iba a reunir con él.

M.J.D.: Pero el Uribe de la frontera arengando también fue un acto dirigido a cuestionar nuevamente la política de entendimiento con el gobierno de Chávez que adelanta este gobierno.

M.A.H.:
Lo que es curioso es que si uno mira los ocho años del gobierno Uribe, confrontación, confrontación dura, solo hubo un mes antes de irse. Los otros siete años y 11 meses fue tratando de encontrar una mejor relación.

M.J.D.: Se critica también que el gobierno de Chávez no ha cumplido en temas claves como el pago de lo que debe a los empresarios colombianos.

M.A.H.:
Hay pagados cerca de 1.000 millones de dólares y quedan como unos 300.000. La recuperación ha sido grande.

M.J.D.: ¿Se siente presionada con la decisión del expresidente Uribe y de sus voceros en los medios de tratar de desprestigiar su labor mostrándola como chavista?

M.A.H.:
Creo que para el país no es bueno hacer política nacional con la política internacional. Pero que a mí me presione de alguna manera, en lo absoluto.

M.J.D.: En esas conversaciones que usted tiene con el canciller Maduro, ¿ustedes tocan el tema de que las Farc están en el territorio venezolano?

M.A.H.:
Mire, en este ambiente que hemos generado, todos los temas complejos los hemos puestos sobre la mesa con el canciller Maduro. Lo único es que no salgo a contarlo a los medios, pero téngalo por seguro que ese tema es muy discutido en nuestras reuniones. Maduro es una persona receptiva frente a los problemas. No los niega. Un tema muy difícil fueron los soldados que mataron en La Guajira hace dos meses. Yo me fui para allá, tuvimos una conversación a puerta cerrada, muy dura. El hecho de que hayamos logrado una comunicación entre el Ejército colombiano, el venezolano y el ecuatoriano en las fronteras es un avance muy grande. Antes no había ninguna comunicación y los comandantes de lado y lado no se hablaban. El ministro de Defensa de Colombia habla permanentemente con el de Venezuela.

M.J.D.: ¿Y Maduro le ha aceptado que las Farc están en su territorio?

M.A.H.:
Le repito, solo le puedo responder que ese es un tema permanente en nuestras comunicaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.