Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1999/12/06 00:00

QUIERO SER ALCALDE DE BOGOTA

Después de salir de la cárcel, Rodolfo González habla del 8.000 y anuncia su regreso a la <BR>política

QUIERO SER ALCALDE DE BOGOTA

ENTREVISTA
El ex contralor Rodolfo González es el único político de los señalados por las autoridades de haber recibido
dineros de los jefes del cartel de Cali que ha sido absuelto dentro de las investigaciones del proceso 8.000.
La semana pasada González, uno de los políticos más controvertidos y también más brillantes del liberalismo,
ganó a la Fiscalía una segunda batalla jurídica, la cual lo dejó en libertad. González habló con SEMANA
sobre lo que piensa hacer de ahora en adelante luego de haber permanecido 21 meses detenido.
SEMANA: ¿Qué va a hacer en la política?
Rodolfo González: Hay posibilidades de ir al Concejo de Bogotá. Siempre he tenido una buena audiencia en
la capital. Sin embargo, por estar metido en el parroquialismo del propio departamento no se tiene una
perspectiva diferente. Estuve cuatro años en el Congreso y me pareció la mamera más grande del siglo
llegar uno de provinciano a responder lista y al final sólo nos quedábamos los de provincia.
SEMANA: ¿Pero cómo se explica que alguien que fue Contralor descubra que su vocación es ser concejal?
R.G.: Es que el Concejo de Bogotá es la mejor tribuna que hay hoy en día. Representa lo que es la
institucionalidad democrática del país. Aquí se resume todo lo que es el conflicto social, político y económico
del país.
SEMANA: ¿Y si le gusta tanto Bogotá por qué no se le mide a la Alcaldía?
R.G.: La verdad es que sí quiero ser alcalde de Bogotá. Yo he trabajado mucho al sur de la ciudad, sin
aspavientos y sin muchas ambiciones políticas. Es más, la mayor manifestación que se le ha hecho a Moreno
de Caro se la organicé yo. Fueron más de 15.000 personas.
SEMANA: ¿Cuál sería su programa de gobierno?
R.G.: Bogotá es una ciudad que hay que replantearla desde el punto de vista de un economista como yo. En
economía hay una ley de los rendimientos finales decrecientes. Yo parto de la base de que Bogotá cayó en
esa ley. Es decir, que todas las inversiones que se hacen en la capital generan rendimientos
decrecientes, y así no hay manera de resolver los problemas de la ciudad. Yo, por ejemplo, ampliaría los
horarios del pico y placa, le metería más hombres de la policía a las calles para solucionar la inseguridad y
extendería la educación primaria a todos los barrios populares.
SEMANA: ¿Usted cómo cree que lo va a recibir la gente después de haber estado detenido por el proceso
8.000?
R.G.: Eso hace parte de la campaña política: unos bien y otros mal. Pero yo en Bogotá siempre que he salido
a hacer política me ha ido bien.
SEMANA: ¿Y el Partido Liberal cómo lo trató en estos tiempos difíciles?
R.G.: El Partido Liberal es una entelequia. La gente de mi tierra me trató muy bien y los líderes aquí en
Bogotá también. La romería de simpatizantes existía y varias veces me visitaron los compañeros del Congreso.
Con Horacio Serpa, a pesar de que hemos sido adversarios en la política santandereana, siempre hemos
mantenido una buena amistad.
SEMANA: ¿Usted cree que el país desaprovechó el proceso 8.000 para hacer un mea culpa?
R.G.: Claro. Es que el aniquilamiento de los dos grandes carteles de Cali y Medellín no significó el fin del
término narconación. Si se mira la operación Milenio se encuentran apellidos diferentes, gente que tiene
muchos vínculos con sectores importantes y respetables del país. Para mí el 8.000 no ha hecho
metástasis.
SEMANA: ¿Qué responsabilidad le cabe a la clase política en todo el 8.000?
R.G.: Responsabilidad sí la tiene y el mea culpa tiene que empezar por la clase política. Uno a veces se
pregunta, saliéndose del 8.000, por qué hemos llegado a esta crisis de empobrecimiento, y la responsabilidad
está en la clase política, porque al fin y al cabo la estructura es la que ha fallado en la concepción y el
desarrollo en la política económica.
SEMANA: ¿Pero qué responsabilidad tiene usted como miembro de esa clase política?
R.G.: Tal vez la complacencia mía y del Partido Liberal de no haber atacado con más autoridad, coraje y vigor
el problema del narcotráfico cuando hubiera sido oportuno.
SEMANA: Sí, pero la responsabilidad no es sólo por omisión. Hubo quienes compartieron con los
narcotraficantes.
R.G.: ¡Ah, no! ¡Ahí sí que me esculquen porque no estoy en eso! En los 21 meses que pagué de reclusión no
me comprobaron nada. Demostré mi inocencia. Y si me vuelven a investigar con plena seguridad me salvo de
nuevo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.