Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/11/16 15:30

Gobernador electo de Quindío en cuidados intensivos

El sacerdote Carlos Eduardo Osorio se recupera tras una intervención de urgencia.

Carlos Eduardo Osorio Foto: cronicadelquindio.com.

Las últimas semanas no han sido fáciles para el sacerdote Carlos Eduardo Osorio Buriticá, gobernador electo de Quindío.

Desde cuuando ganó los comicios ha estado rodeado de presiones -hace unos días la gobernadora actual, Sandra Paola Hurtado, presentó cuatro proyectos de ordenanza a la Asamblea para transferir recursos futuros a los municipios y a la empresa sanitaria de Quindío, lo que le quitaría autonomía al Departamento- y todo se complicó en la madrugada de este lunes.

Según informe la clínica La Sagrada Familia, de Armenia, el sacerdote ingresó a las 3:50 a. m. con “un cuadro de hemorragia digestiva alta, con repercusión hemodinámica”. Luego del diagnóstico se le realizó una endoscopia y una laparotomía exploratoria y se le intervino así una úlcera duodenal sangrante.

En su último comunicado, la clínica informó que es necesario realizar más procedimientos; mientras tanto, Osorio Buriticá se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos, en fase de recuperación, aunque su pronóstico es reservado. 

¿Quién es Osorio?

El sacerdote Carlos Eduardo Osorio Buriticá entró en desobediencia la tarde que decidió ser candidato a la Gobernación del Quindío. Se rebeló a las normas del Vaticano, que les prohíbe a los sacerdotes hacer política partidista. Dejó la parroquia de La Virginia, corregimiento de Calarcá, y se lanzó a las calles a hacer una campaña que parecía imposible: buscar firmas bajo el eslogan “Quindío sí tiene cura”.

La campaña la empezó con el movimiento ciudadano Misión Posible, sin embargo, tuvo problemas. El 21 de septiembre la Registraduría Nacional ratificó la decisión de la registradora delegada de tumbar las firmas por las que había logrado la candidatura, así que se le unieron el Partido Liberal, el Conservador y AICO. Sin embargo, diez días después, la Registraduría se echó para atrás ante un pedido de rectificación de la Procuraduría, pues en la revisión sólo se había aceptado 43.285 firmas de las 116.686 entregadas por el candidato.

Su campaña, atacada frontalmente por la candidata Sandra Gómez, que representaba la continuidad de la gobernadorade Sandra Paola Hurtado y tenía el apoyo de Cambio Radical y del Partido de La U, fue austera: “Ellos se burlaban mucho porque estábamos haciendo una campaña con el Salmo 91 y repartiendo estampitas de la Virgen. Apostaban a que no pasábamos de 30.000 votos, y sacamos casi 130.000”, dijo en su momento.

Fue difícil, Osorio Buriticá se enfrentó a una de las maquinarias mejor aceitadas de la región, capaz de frenar a Armenia con un evento. Tres semanas antes de las votaciones, Sandra Gómez paralizó la ciudad con una caravana de carros que infartó dos de las cinco vías principales. Por esos días, el columnista de La Crónica del Quindío Ángel Castaño, escribió: “De mal gusto resultó la malhadada caravana en motos y carros. Nada les importó a los fucsia la incomodidad de cientos de armenios embotellados en trancones de padre y señor mío”.

Al parecer, los cuyabros se cansaron de la mala campaña de este año y en lugar de votar a favor del cura, votaron en contra de la continuidad, el mismo Osorio lo dice: “Eso fue miti y miti, la mitad votó en contra de ellos y la otra mitad por mi propuesta, y hay que tener en cuenta que la abstención se corrió 12 puntos. Si bien es cierto que muchos de ellos votaron en contra, también es cierto que la gente que no votaba salió a votar”.

Algunos dicen que la victoria del voto de opinión en Quindío tuvo su éxito en el apoyo del Partido Liberal, que tiene como líder a Luis Emilio Valencia, padre de la actual alcaldesa de Armenia, Luz Piedad Valencia, quien en los últimos cuatro años no tuvo muy buenas relaciones con la gobernadora.

Otros dicen que Valencia y su maquinaria llegaron tarde a la campaña, pues esta ya contaba con gran aprobación y pluralismo, prueba de ello, la unión de movimientos tan diferentes y polarizados como Marcha Patriótica y Opción Ciudadana.

Sobre los compromisos adquiridos, el sacerdote dice: “Yo sigo considerándome un independiente, pero no puedo negar que ellos me ayudaron a llegar a la Gobernación, por eso nos vamos a reunir con esos partidos para que nos apoyen con lo mejor de su gente. Le recuerdo que yo veo esta carrera como una extensión del sacerdocio. Es que yo no sólo gané por ese apoyo, vengo de un corregimiento que se llama La Virginia, donde fui párroco dos años. Logré captar las necesidades más grandes de la gente y ese fue el éxito de la campaña. Es que es un corregimiento donde la gente no tiene empleo ni acceso a la Universidad, donde no ayudan para el campo, donde no hay vías terciarias”.

Carlos Eduardo Osorio Buriticá nació en Envigado, Antioquia, y fue ordenado sacerdote hace 24 años, gran parte de ellos se le han ido en el servicio a los cuyabros, dice que fue por ellos que se hizo un desobediente: “A Jesús no le dio pena bajarse de su condición de Dios para servir como un ser humano, a mí no me da pena bajarme del servicio a Dios para servir en lo público”.

El sacerdote necesitará de un buen gabinete y, quizá, unos cuantos milagros. Recibe el departamento con mayor índice de desempleo, con una industria casi inexistente, aunque con uno de los potenciales turísticos más importantes deColombia. En todo caso, el gobernador electo insiste en que “Quindío sí tiene cura” y los cuyabros le creyeron.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.