Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/10/01 19:00

“Reyes tiene una tendencia temperamental a plagiar”

El abogado y columnista Ramiro Bejarano recuerda que no sería la primera vez que el candidato favorito a la Registraduría Guillermo Reyes, es señalado de plagiar. Presenta otro caso.

Guillermo Reyes y Ramiro Bejarano. Foto: Archivo SEMANA

El abogado y columnista Ramiro Bejarano recuerda que no sería la primera vez que el ex viceministro y candidato favorito a la Registraduría Nacional, Guillermo Reyes, es señalado de plagiar.

La denuncia sobre el supuesto plagio de Guillermo Reyes revelada este jueves por Semana.com ya suscita todo tipo de reacciones.

Una de las más llamativas proviene de Ramiro Bejarano, columnista de El Espectador y abogado, quien en diálogo con este portal trajo a colación un episodio relacionado con una acusación similar del año 2006.

El 2 de febrero de ese año, Bejarano publicó en el diario El Espectador una columna titulada ‘Copias Emilita’, en la que se ratificaba en una denuncia que había hecho días atrás: “el plagio en el que incurrió (Reyes) en un libro sobre derecho electoral, porque fusiló un texto escrito por otro magistrado, el jurista Guillermo Mejía”.

En el espacio de opinión de ese domingo, Bejarano escribió: “No sólo no rectifico, sino que me ratifico”. También dijo que “cuando trabajaba como magistrado auxiliar y elaboraba ponencias, las copiaba de otros magistrados sin citar las sentencias”.

El asunto generó un debate en radio, pero no pasó a mayores. Reyes, por su parte, continuó su carrera como abogado y jurista, y hasta el 2008 se desempeñó como viceministro de Justicia del gobierno Uribe.

Ahora cuando se conocen nuevos indicios de un plagio, Bejarano le dijo a Semana.com: “No me sorprende que se haya revelado esto. Es la misma denuncia que hice hace nueve años”. Y añadió: “Esto es una vergüenza. Y las explicaciones que ha dado hasta ahora también son una vergüenza”.

Bejarano recuerda que le puso a su columna del 2006 el título ‘Copias Emilita’ porque, según él, ese era el apodo que le tenían a Reyes en su tiempo de universitario. Emilita era una señora que trabajaba en el servicio de fotocopias de la institución, “y como también él tenía esa fama de copiar, pues le pusieron así”.

En esa época, Reyes amenazó con denunciar a Bejarano y dijo ante los micrófonos de W Radio que “no voy a dejar que mancillen mi nombre, lo traten de manchar con una columna de opinión”. El columnista dice hoy que esas palabras nunca se hicieron realidad.

Mientras tanto, Reyes continuó su carrera. Esto se debería, según Bejarano, a que “él estaba muy vinculado al gobierno de Uribe y estaba protegido. Además, siempre ha sido el niño consentido de Carlos Holguín Sardi”.

Sobre el nuevo escándalo, Bejarano dice que “deja en muy mala estima a los colombianos allá en España que van a estudiar y hacer investigaciones serias”. Reyes, según él, “tiene una tendencia temperamental a plagiar”. Sin embargo, también considera que “para ciertas personas que no tienen condiciones para altos cargos, los requisitos que hoy se exigen se volvieron una industria y así comienzan a fabricar mentiras”.

Bejarano dice que “si les han presentado un documento que es un plagio, lo primero que deben hacer los presidentes de las altas cortes es enviar copias para que la Fiscalía investigue. Y lo segundo es que un hecho tan grave como este tiene que implicar la descalificación del aspirante”.

Otro plagio más

La tarde del jueves, horas después del primer plagio denunciado por Semana.com, el portal La Silla Vacía reveló otro caso hasta ahora poco conocido. Se trata de dos trabajos académicos de Guillermo Reyes, en los que habría plagiado al fallecido Juan Fernando Jaramillo, exmagistrado auxiliar de la Corte Constitucional y fundador de Dejusticia.

Según La Silla Vacía, el hoy aspirante a la Registraduría habría ‘fusilado’ en dos ocasiones un artículo de Jaramillo titulado ‘Los órganos electorales supremos’, publicado en 1998 en el libro Tratado de derecho electoral comparado de América Latina por el Fondo de Cultura Económica.

La primera vez, en el 2004, en el libro El nuevo orden político y electoral en Colombia. Y luego nuevamente en el 2014 en un texto titulado ‘Régimen electoral y de partidos políticos. Elecciones presidenciales y parlamentarias’, publicado en la Biblioteca Jurídica Dike.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.