Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/29/2014 12:00:00 AM

El teniente que no se salvó de la violencia en Bogotá

Un miembro de la Policía murió en Bosa por evitar un asalto en un asadero de pollos.

El subteniente Raúl Antonio Nauzán Quiñónez, un oficial con 15 años en la Policía, murió cuando trataba de evitar un asalto en un asadero de pollos en el barrio El Recreo, de la localidad de Bosa, en el sur de Bogotá. 

El oficial, adscrito a la Policía Metropolitana de Bogotá, era el comandante del CAI Metrovivienda, del cuadrante 33, y luego de recibir el llamado de la ciudanía del acto delictivo que al parecer estaban cometiendo tres delincuentes en un establecimiento del sector, acudió junto con otro uniformado en una patrulla. 

Al llegar la calle 72 Sur con carrera 91 B, se presentó un cruce de disparos. El saldo: uno de los presuntos asaltantes capturado y otro herido de muerte. Pero Nauzán también resultó gravemente lesionado por una bala que le perforó el tórax y horas más tarde falleció en el Hospital de Kennedy. 

El delincuente que murió era Michael Steven Soachá, de 18 años. Otro de los ladrones fue quien hizo varios tiros que hirieron al policía. 

El gerente del centro asistencial de Kennedy confirmó a Semana.com que tanto el teniente de la Policía como uno de los atracadores fueron ingresados por la sala de urgencias directamente a los quirófanos. El primero con signos vitales y el segundo fallecido.

El doctor Juan Ernesto Oviedo explicó que Nauzán Quiñones ingresó hacia las 7:45 p. m. de este martes con una herida precordial ubicada dos centímetros debajo de la clavícula.

De inmediato, fue remitido al quirófano para practicarle trabajos de reanimación y una cirugía de corazón abierto que permitió estabilizarlo unas cuantas horas.

Pero el teniente presentó un paro cardiorrespiratorio hacia la 1:30 de la madrugada de este miércoles y falleció, según el doctor Oviedo.

El policía nació en Bogotá hace 36 años. Pese a que hace 15 años y 10 meses llegó a la institución como patrullero, su intención fue prepararse e ir escalando posiciones. En el 2008 ascendió a subintendente y cuatro años más tarde superó un concurso que le permitió llegar al grado de oficial y convertirse en subteniente. 

En su hoja de vida reposan 16 felicitaciones por su buen desempeño, una condecoración de la Escuela de Aviación de la Policía por ‘Servicios distinguidos’ y una medalla en ‘Honor al mérito’ de la Alcaldía Local de Bosa. 

Nauzán era casado, sin hijos. En su hoja de vida constaba que era profesional en Ingeniería Mecánica de la Universidad Los Libertadores y por ello también ejercía en la Policía como técnico aeromecánico. Actualmente, era el comandante del CAI Metrovivienda.

Este miércoles la Policía de Bogotá le rendirá un homenaje al oficial, quien estando herido en el piso herido fue capaz de abatir a uno de los presuntos asaltantes, en una “acto de legítima defensa”, según dijo el general Édgar Sánchez, comandante de la Metropolitana de Bogotá.

Los restos mortales del teniente reposan en la morgue del Hospital de Kennedy, desde donde sería llevado hasta Medicina Legal y luego entregado a sus familiares para ser velado en el centro religioso de la Policía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.