Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/4/2011 12:00:00 AM

Rebajan cinco años a la condena de exconcejal Melo

Vladimir Melo, que fue declarado culpable de homicidio agravado en calidad de coautor por el asesinato de su esposa, Alejandra Díaz Lezama, ya no pagará una pena de 41 años sino de 36.

Aunque el pasado mes de julio se conoció que el exconcejal Vladimir Melo pagaría 41 años de cárcel, luego de haber sido declarado culpable de homicidio agravado en calidad de coautor por el asesinato de su esposa, Alejandra Díaz Lezama, en decisión de segunda instancia, un magistrado del Tribunal Superior de Bogotá rebajó en cinco años su pena.
 
La rebaja en la pena se dio, según el magistrado, porque en el momento del hecho (2009) Melo no era concejal, siendo este uno de los aspectos que se tuvieron en cuenta como agravante en la decisión inicial.

Es así como la historia, que se creía que había llegado a su fin tuvo un nuevo capítulo. Melo ya no pagará 41 años de prisión. Serán 36. La historia de Melo fue uno de los hechos judiciales más escabrosos de los últimos meses. Los hechos, que con el paso de los días iban apareciendo, fueron desdibujando la imagen del entonces concejal por un partido cristiano.

Él, quien durante todo el proceso aseguró que era inocente y que su único error había sido serle infiel a su esposa, fue acusado el 23 de octubre del 2009, junto a los tres sicarios que fueron condenados a 17 años de prisión luego de aceptar su participación en el asesinato. Los hombres habrían recibido de manos del exconcejal 5'000.000 de pesos para matar, el 17 de julio del 2009, a quien era su esposa.

“Yo no le debo nada a la justicia… es un vil montaje y patraña de los que quieren apoderarse de mí curul”, dijo el exconcejal en el momento en que se legalizó su captura, hace ya casi dos años. Sin embargo, el tiempo se encargó de demostrar otra cosa.

Testigos de la Fiscalía aseguraron que el día en que fue asesinada su esposa, él se reunió con los tres sicarios en una zona de talleres de carros en Bogotá conocida como la Playa. Allí se habría fraguado el asesinato.

Alejandra Díaz Lezama fue asesinada en su casa, ubicada en el barrio Ciudad Montes, en el sur de Bogotá. Su cuerpo fue encontrado dentro de un clóset con un balazo en la cabeza. El concejal, en su momento, le dijo a SEMANA que después de almorzar su esposa se adelantó para alistar a sus dos hijos, de 10 y 8 años, pues iban a salir a celebrar, y que cuando llegó con sus hijos llamó a la puerta varias veces, pero ella no les abrió.

Según él, después, padre e hijos, entraron a la casa, donde encontró muerta a Alejandra. Asegura que dejó a los niños con un vecino y dio aviso a las autoridades.

Sin embargo, tanto sus declaraciones a medios como a las autoridades estaban llenas de contradicciones. Por eso, la justicia abrió investigación en su contra. Desde entonces, en las audiencias, en donde además de procesado por homicidio agravado participó en calidad de testigo, Melo negó su responsabilidad en el crimen y aunque aceptó que existió un video en el que aparecía con su amante, siempre aseguró que éste fue borrado después de una discusión con su esposa.

Su versión, sin embargo, no fue suficiente, pues fue justamente el video una de las evidencias en las que se basó la acusación de las autoridades, que siempre sostuvieron que Melo Carrillo mandó matar a su esposa para que las imágenes nunca salieran a la luz y así no se afectara su carrera política, que apenas empezaba. Melo comenzó como edil de Puente Aranda y llegó al Concejo respaldado por un movimiento cristiano creado con recolección de firmas.

La versión de Melo Carrillo siempre estuvo orientada a que el asesinato de su esposa fue la consecuencia de un robo. Él, quien llevaba 15 años de casado, dijo que las personas que habían matado a Alejandra, además se habían llevado plata, joyas, videojuegos y el radio de su carro.

Sin embargo, el hombre que disparó contra la mujer aseguró que el propio Melo le había dado las llaves de la casa para que éste cometiera el crimen. La Fiscalía señaló que el exconcejal le había indicado a su esposa que fuera recoger ropa para sus hijos, quienes esa noche (la del crimen) no se quedarían a dormir en casa. Al día siguiente Alejandra cumplía 30 años, por lo que esa noche él la había invitado a celebrar.

Lo que vino después fue confusión para las autoridades, para la familia de Alejandra, para el Concejo y para la comunidad cristiana a la que pertenecía el exconcejal. Se crearon grupos en Facebook que lo defendían y hasta hubo protestas por el hecho, que terminó siendo revelado por el testimonio de un paramilitar.

Uno de los sicarios, que fue recluido en La Picota, le reveló detalles del crimen a Luis Francisco Morales, un paramilitar, quien le contó a la Fiscalía lo que sabía. Allí se empezó a reconstruir la historia, de la que hoy se conoce la sentencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.